Fútbol | Real Murcia

La ampliación de capital enfrenta a los accionistas con Víctor Gálvez

Nacho Martínez Abarca, a la derecha, presidente de los accionistas minoritarios, en la Junta celebrada el martes. / Nacho García / AGM
Nacho Martínez Abarca, a la derecha, presidente de los accionistas minoritarios, en la Junta celebrada el martes. / Nacho García / AGM

El colectivo que preside Martínez Abarca pide al Consejo que apruebe otra operación que permita convertir deuda en acciones y no ponga límites a posibles inversores externos

ALBERTO GÓMEZMurcia

Los accionistas minoritarios del Real Murcia recelan de los términos en los quedó aprobada la ampliación de capital que aspira a aumentar el capital social de la entidad grana en 18 millones de euros. La sensación es que el proceso que tiene la intención de llevar a cabo Víctor Gálvez, presidente pimentonero, no ofrece todas las garantías de éxito que podría tener porque presenta demasiados obstáculos para que entren inversores externos y eso podría conducir al club a la disolución.

Para dejar constancia de su planteamiento y pormenorizar los detalles que no comparten, los accionistas emitieron ayer un comunicado en el que solicitaron al Consejo murcianista que prepare una nueva ampliación antes de que la aprobada el martes empiece su cauce legal con su publicación en el Boletín Oficial de la Región de Murcia (BORM).

Los accionistas minoritarios no esconden que apoyaron la ampliación que salió adelante hace tres días, pero matizan que lo hicieron «por responsabilidad, porque entendemos que es vital para la salvación del club dotar a la sociedad de los recursos financieros que la misma necesita, con carácter de urgencia».

El empresario oriolano está a tiempo de recular antes de que la ampliación aprobada el martes se publique en el BORM

Además, el grupo que preside Nacho Martínez Abarca lamentó en su misiva hecha pública ayer que desde el Consejo del Murcia no les facilitaran con la suficiente antelación los detalles de la ampliación que se expuso en la Junta. Los accionistas demandaron información al respecto en los plazos que recoge la ley «para poder debatir y sopesar posibles alternativas que pudieran ser beneficiosas para el club».

La ampliación propuesta por Gálvez plantea tres fases que se prolongarán durante dos meses. En la primera solo podrán participar los accionistas para adquirir títulos hasta completar como máximo el valor de su actual capital en la sociedad. La segunda fase también estará reservada solo para accionistas, pero no tendrán límite para comprar acciones, mientras que en el tercer plazo pueden entrar inversores que no sean accionistas, pero no podrán sumar más de 12.200 euros en acciones. Cada título tiene un valor de 0,12 euros.

Los accionistas consideran que «el proceso de ampliación obedece a una clara intención de que el total del capital sea suscrito por los accionistas existentes». El equipo de Martínez Abarca expuso ayer que «el Consejo será el principal responsable del hipotético fracaso de la ampliación al no permitir la entrada de nuevos accionistas en una fase posterior. No podrán decir que han hecho todo lo que estaba en su mano para sacar adelante su única propuesta para restablecer el equilibrio patrimonial».

La propuesta que desde la asociación de accionistas minoritarios trasladaron ayer al equipo de Gálvez contempla una primera fase en la que solo participarían accionistas «hasta un límite proporcional a la distribución de capital existente». Se aplicaría, por tanto, el derecho de suscripción preferente. Una segunda fase estaría recogida solo para accionistas, pero sin límite de adquisición. A su conclusión, se convocaría una Junta para que los consejeros del club «puedan ser ratificados o modificados por el accionariado resultante de la ampliación de capital».

Los accionistas también contemplan una tercera fase para «fomentar la atomización de la propiedad» con la adquisición de títulos por parte de accionistas y no accionistas «en libre competencia hasta un máximo de 12.200 euros». Existiría igualmente una cuarta fase «para accionistas existentes o nuevos en libre competencia y sin límite de suscripción».

Vía libre a los acreedores

La quinta fase prevista sería «para acreedores de la sociedad que quieran convertir su deuda en acciones no suscritas de forma dineraria». Se podrían convertir como máximo 8 millones «para asegurar la inyección de liquidez en la sociedad». Por último, una vez terminada la ampliación, el proceso se formalizaría «mediante escritura pública y presentación en el Registro Mercantil». Además, «las aportaciones dinerarias se depositarán en una cuenta bancaria bajo tutela notarial hasta el día posterior de la celebración de una Junta Extraordinaria de Accionistas. Solo el Consejo resultante de dicha Junta estará capacitado para disponer de las cantidades depositadas».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos