Elady: «Hasta hace dos años trabajaba diez horas al día como albañil»

Elady, ayer, ante la fachada de la Nueva Condomina./Vicente Vicens / AGM
Elady, ayer, ante la fachada de la Nueva Condomina. / Vicente Vicens / AGM

El jienense, que acaba de renovar con el club grana pese a tener ofertas de Segunda, es una persona «cercana y sencilla, a la que le gusta bromear»

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

No es una misión fácil encontrar en el mundo del fútbol gente tan llana, tan accesible y tan normal. El futbolista profesional, como es el caso de los jugadores que militan en el Real Murcia, suelen rodearse de una coraza que les mantiene a una distancia prudencial de la mayoría de los que le rodean. Elady Zorrilla no es así, y aunque se ha convertido en un ídolo de la afición del Real Murcia, sigue siendo el mismo, un joven de La Puerta de Segura (Jaén) que todavía sueña con llegar al fútbol profesional.

-¿En qué piensa cuando ve que Cristiano se cabrea cuando no mete goles o no le pasan un balón?

-En Tercera metí en un año 27 y el año pasado, ya en Segunda B, hice catorce. Ahora llevo 9, pero no me obsesiono, aunque te gusta saber lo que estás haciendo. Si llegan bien, y si no llegan, también. No me fijo un numero de goles concreto ni me cabreo con los compañeros cuando no me pasan el balón. No soy rencoroso para eso. Si sigo bien haré muchos goles y será bueno para el equipo.

«No se me caen los anillos por nada; el martes estuve ayudando a mi familia a coger la aceituna». «Todos los jueves voy al entrenamiento del Churra, me gusta estar allí y que me traten como a uno más». «Este año he bajado dos kilos y me han cambiado la dieta. Eso se nota, al final de los partidos sobre todo». «Salmerón es un pedazo de entrenador, sabe lo quiere de cada uno y a mí me ha sacado lo mejor». «Me gusta La Condomina, el público está muy cerca y creo que estará a tope de aficionados del Murcia»

-Este año hemos visto a un Elady con dos caras, que explotó en la choque de ida ante el Barcelona.

-Me estoy notando muy bien. Con los cuatro partidos de sanción y la Navidad perdí un poco el ritmo, pero en El Ejido ya me sentí muy bien. La sanción me fastidió mucho. El partido contra el Barça tuvo mucha repercusión y me di a conocer. Jugar contra el Barça no lo haces todos los días. Lo dimos todo, a pesar que llegábamos de San Fernando sin apenas descanso. Fue un día importante para mí y para luchar por el escudo que llevamos en el pecho.

-Luego llegó la expulsión contra el Jumilla y la sanción que le impidió estar en el Camp Nou.

-La culpa fue mía por acudir a la pelea, pero acudí a defender a un compañero. Pero yo no hice nada, solo empujé a un contrario y me quedé fuera durante un mes. Lo de jugar en el Camp Nou me daba igual. A mis amigos les dije que prefería jugar en la Nueva Condomina, con mucha gente, antes que en Barcelona. La experiencia de que mi familia viniera a Murcia y que me viera en ese partido fue muy bonita. Fue una noche preciosa, y más para los que venimos de abajo, que lo valoramos mucho más.

-¿Le ha cambiado la popularidad o es igual de humilde que antes?

-Con el tiempo he cambiado, pero a mejor. Soy de un pueblo que tiene 2.500 habitantes. Tengo la suerte de estar cada semana con mi gente y ver a mis amigos. Sé de dónde vengo. Tener éxito no me va hacer cambiar. No se me sube a la cabeza. El fútbol tiene una cosa muy mala: que hoy eres Dios y mañana no eres nadie. Hay que mantener una estabilidad.

-Es un perfil poco habitual en el mundo del fútbol, en el que los futbolistas se suelen endiosar.

-Mi familia es trabajadora. Es humilde pero, sobre todo, es una familia de buenas personas. Mis padres siempre me han inculcado que es de bien nacido ser agradecido. Me han enseñado que si vas por la vida muy crecido lo más que te puedes llevar es un tortazo.

-No olvida de dónde viene.

-No hace ni diez horas que he estado trabajando en la aceituna, ayudando a mis padres. Si en mi día libre estoy en el pueblo, ayudo a mi familia en lo que puedo. Quién mejor que su hijo para ayudarles. Lo hago cada vez que el lunes por la tarde me voy para el pueblo y estoy allí hasta el martes. Yo lo veo normal.

-No se le caen los anillos.

-También tengo tierras con olivos y tengo que gestionarlos, recogerlos y arreglarlos. Hace dos años, cuando jugaba en el Mancha Real en Segunda B, trabajaba diez horas al día en la obra, de albañil. Hay que invertir lo que ganas, que luego el fútbol se acaba.

-Dicen que es una gran persona, que el vestuario le quiere mucho.

-Soy como soy. Una persona cariñosa. Me gusta bromear, ser cercano e ir de cara. Todos los jueves me acerco al entrenamiento del Churra, de Tercera. Me gusta estar con ellos. Es un equipo al que solo les invitan a unas pizzas los jueves cuando han ganado el domingo anterior y que no cobran nada más. Cuando están conmigo no me miran como a un jugador del Real Murcia, me valoran como persona.

-¿Está más fino que antes?

-Se me puede ver más ancho de la cuenta, pero los pliegues de grasa los llevo muy bien. Este año he bajado dos kilos. Me cambiaron la dieta y la alimentación. Me cuidan y se nota mucho, sobre todo de el minuto sesenta de los partidos.

-¿Qué música lleva en el coche?

-Llevo Canelita o Los Ecos del Rocío, por ejemplo. Me gusta la música tranquila y flamenca. Nada de machaqueo, música con mensaje.

-¿Tiene mujer e hijos?

-Este año me caso. Será el 30 de junio y mis planes son tener familia, sí. Tengo dos sobrinos y me encanta estar con ellos. A mi novia también le gusta. No sé si será a corto plazo, pero queremos formar una familia.

-Este año parece más serio.

-Los entrenadores que he tenido me han ayudado. Juan Arsenal me dio mucho en el Mancha Real. Vicente Mir fue duro conmigo, pero me enseñó muchas cosas. Creo que en el 'playoff' merecí ser titular en algún partido y no me puso, pero me mejoró como jugador. Y Salmerón es un pedazo de entrenador. Sabe lo que quiere de cada uno. A mí siempre me ha dicho que siga trabajando y no ha perdido nunca la confianza en mí.

-¿Cómo acabará la temporada?

-Pese a todos los problemas y con lo mal que empezamos, creo que este es el año que vamos a ascender. Acertaron con la contratación de Salmerón. Nos ha inculcado una gran fortaleza. Encajamos muy pocos goles y eso nos da la vida. Eso es lo que te hace estar arriba.

-¿Conoce La Condomina?

-Me encanta como es, el público está muy cerca, y ubicado en muy buen sitio. Y el campo va a ser nuestro en el próximo derbi, estará a tope de aficionados del Real Murcia.

-¿Y el liderato? ¿Es imposible?

-Creo que vamos a ser primeros. El Extremadura y el Cartagena tienen que venir a la Nueva Condomina. Si se duermen, nosotros vamos fuertes.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos