Arranque de semana caliente en las oficinas del club

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Toni Hernández quiere prescindir de Mateos, Orfila y Biel Ribas, pero no le saldrá barato. El primero, en teoría, entraba en los planes de Herrero, pero el pasado miércoles recibió la noticia contraria. Mateos dice que el Murcia les trata como a «perros» y que el próximo martes acudirá con su abogado al arranque de la temporada. Orfila, al que varios clubes le siguen, se negó a aplazar los 58.825 euros pendientes de la temporada pasada, y también fue señalado por Gálvez el pasado miércoles.

El caso de Biel Ribas podría acabar en los tribunales. El balear se presentará en el estreno de la temporada. Al igual que Orfila, Ribas también se negó a aplazar los 30.445 euros de deuda pendiente de la temporada. Las relaciones entre Ribas y el club están rotas y el Murcia se plantea despedirlo, una opción arriesgada para el club grana, que dificilmente podrá alegar causas disciplinarias, económicas o de bajo rendimiento. No querer aplazar una deuda pendiente no es denunciable, mientras que el alto sueldo del jugador (cercano a los 75.000 euros netos) tampoco lo es, ya que el club grana, además de al propio Aquino, ha ofrecido cantidades similares a otros jugadores este verano.

En cuanto a las deportivas, Ribas fue uno de los jugadores más utilizados y rentables el pasado curso. Este despido podría ser declarado improcedente en un plazo de entre 6 y 8 meses y podría obligar al Real Murcia pagar a Biel Ribas una indemnización de un par de meses por año trabajado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos