Remontada con premio gordo

Los jugadores del Murcia Xiscu y Juanra abrazan a Víctor Curto tras el 2-1. / Guillermo Carrión / AGM

Pedro Martín y Víctor Curto meten al Murcia en la cuarta ronda de la Copa tras un choque en el que el humilde Olot puso contra las cuerdas a los granas. Los de Sanlúcar, que salva el pellejo, se medirán en la próxima ronda a uno de los clubes españoles que juegan en Europa y que podría dejar una jugosa taquilla en las arcas granas

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

El Murcia ya está en la cuarta ronda de la Copa del Rey, aunque tragó saliva para conseguirlo. El equipo grana no demostró el verdadero potencial de su plantilla ante un Olot cargado de ilusión que puso contra las cuerdas a los de Sanlúcar y que incluso provocó que la grada cargara contra el técnico local en algunas fases del encuentro. El entrenador gaditano seguirá en el banquillo, de momento, aunque su equipo ayer siguió dejando dudas. Durante varios minutos estuvo perdido sobre el terreno de juego y fue dominado por su rival, además de mostrar sus carencias atrás, un pecado imperdonable para un equipo que busca el ascenso. Pese a todo, y gracias al acierto de Pedro Martín y Curto, el Murcia puede premiar a sus aficionados con un duelo a doble partido contra un equipo de los que brillan en Primera. Un oasis en medio del desierto de la Segunda B.

3 Real Murcia

Santomé, Juanra, Orfila, David Mateos, Xiscu, Juanma Bravo, Fran Carnicer (David Sánchez, min. 70), Fernando Llorente (Víctor Curto, min. 57), Santi Jara, Jordan (Elady, min. 57) y Pedro Martín.

1 Olot

Ginard, Roger, Carles, Blázquez, Bigas, Masó, Pedro (Nacho Pérez, min. 69), Roger (Toril, min. 78), Marc Mas, Uri (Alfredo, min. 57) y Héctor Simón.

El detalle
El Murcia no llegaba a la cuarta ronda de la Copa del Rey desde la campaña 2010-11, cuando se enfrentó a doble partido al Madrid.
Goles
0-1, min. 16, Héctor Simón. 1-1, min. 27, Pedro Martín. 2-1, min. 76, Víctor Curto. 3-1, min. 87, Pedro Martín.
Árbitro
Mena Gimeno (Comité Valenciano). Mostró amarilla a Pedro Martín y Toril.
Incidencias
Partido de la tercera eliminatoria de la Copa del Rey. Estadio Nueva Condomina, césped en buenas condiciones.
También se han clasificado
Numancia, Tenerife, Formentera, Ponerradina, Fuenlabrada, Cádiz, Elche y Cartagena. Hoy se juegan los partidos Cultural Leonesa-Valladolid y Zaragoza-Lugo.
El público
6237 espectadores en la grada, en una noche agradable. Durante varias fases del encuentro el público abroncó a Manolo Sanlúcar y a sus jugadores. En la parte final del choque, los aficionados murcianos entonaron el 'Viva España'.

El Murcia arrancó el choque con ilusión y con ganas de borrar la mala sensación que dejó el derbi con el UCAM. Sanlúcar alineó un 'once' cargado de novedades, con respecto a la Liga. Utilizó a futbolistas como Juanma Bravo y Jordan Domínguez, que apenas cuentan en la competición regular. Lo más llamativo de la lista copera fue la exclusión de Salva Chamorro, titular en las dos anteriores rondas, y que fue señalado ayer por su técnico. A los veinte segundos de juego, Fernando Llorente se probó desde lejos con un disparo que se fue alto. También lo intentó Fran Carnicer con una internada hasta línea de fondo, mientras que la triangulación entre Fernando Llorente y Santi Jara acabó con otra situación de peligro. El Murcia prometía.

Pero fue a partir del minuto doce cuando el Olot, que parecía un equipo ingenuo e inofensivo al principio, empezó a estirarse y a mostrar su capacidad ofensiva. El balón estaba cada vez más cerca del área grana, hasta que Héctor Simón, en una jugada personal, metió el balón en la escuadra de la portería local sin que Santomé hiciera nada. Lo peor no fue el gol en contra, si no la sensación que dejó el Murcia en los minutos posteriores, cuando los de Sanlúcar se mostraron huérfanos sobre el terreno de juego y a merced de un Olot superior. Hasta que en una carambola, en una jugada de estrategia mal ejecutada por Fran Carnicer, Pedro Martín se encontró con un balón dentro del área visitante y lo convirtió en gol.

La Nueva Condomina, que ya había mostrado su malestar con pitos hacia el juego de su equipo y su entrenador, se quitó un peso de encima y soltó toda la rabia contenida por la mala imagen del Murcia en los últimos partidos. El equipo grana, pese al empate, siguió sin tener las ideas claras en ataque y fallando en defensa. De hecho, a diez minutos para el descanso el Olot estrelló un balón en el palo tras un disparo de Uri Santos que silenció de nuevo al estadio grana. Además de esta oportunidad, el equipo murcianista siguió sufriendo con diversos acercamientos en los que el Murcia mostró su fragilidad defensiva y la grada, de nuevo, su enfado.

Otro aspecto

Al menos, el comienzo de la segunda parte fue prometedor, sobre todo por las ocasiones de gol. El Olot siguió moviendo el balón con más criterio, pero el Murcia parecía más peligroso. Santi Jara, forzado, remató en el segundo palo mientras que minutos más tarde Fran Carnicer se sacó de la manga un disparo que despejó con dificultad Ginard. El Murcia mejoró con el paso de los minutos y cada vez metía más presión a los de Martín Posse, que se probaron con un disparo lejano de Pedro. Pese a la mejoría, Sanlúcar hizo dos cambios de una tacada y metió en el campo a Víctor Curto y Elady buscando más garra. El Murcia parecía más enrabietado que en la primera mitad y ya tenía dos delanteros sobre el terreno de juego, tirando del dibujo que más le ha funcionado este año.

Sanlúcar, sin embargo, agotó su tercer cambio, metiendo en el césped de David Sánchez y sentando a Fran Carnicer. Pese al buen arranque del Murcia en la segunda parte, los cambios volvieron a encoger a los granas. Además, el técnico grana tomó muchos riesgos, ya que, pese a la posibilidad de ir a la prórroga y tener que jugar otros treinta minutos más de los reglamentarios, se quedó sin cambios. Hasta que apareció Víctor Curto para rematar de cabeza al palo y aprovecharse de su propio rechace para introducir el balón en la red. Al Murcia le tocaba proteger su portería y buscar el gol de la tranquilidad para rematar la faena.

El Olot, pese al batacazo del 2-1, fue a por el empate, sabiendo que el equipo grana tenía problemas en defensa. Santomé hizo una parada prodigiosa tras un disparo de Héctor Simón. Pero apareció de nuevo Pedro Martín para dejar claro que lo mejor del Murcia es su artillería y para premiar a la grada con 180 minutos contra un Primera.

Fotos

Vídeos