La asociación de accionistas se ofrece a mediar en el conflicto

«No podemos estar al margen», dice y pide una solución «porque ningún inversor serio se acercará en este marco de incertidumbre»

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

La Asociación de Accionistas Minoritarios (AAMRM) que preside Nacho Martínez Abarca ha peleado desde hace varios años y en varios frentes por la salvación grana. Y ahora, tras las resoluciones del TAS y el CSD no quiere echarse a un lado y ha decidido ofrecerse para mediar en la guerra entre García de la Vega y Víctor Gálvez, teniendo siempre en cuenta que «la salvación del Real Murcia pasa por el ineludible cumplimiento de la legalidad y no hay atajos». Esta agrupación asegura, a la vez, que «no es posible que ningún inversor serio se atreva a llegar al Real Murcia en el actual marco de incertidumbre, ni la aprobación de una ampliación de capital sin el visto bueno del accionista mayoritario».

Las próximas semanas son claves para el futuro del Real Murcia y por eso los accionistas minoritarios, que se enfrentaron a Samper, colaboraron con Martínez Abarca y fueron críticos con Raúl Moro y Deseado Flores, aseguran que «no podemos mantenernos al margen de los tristes y bochornosos acontecimientos producidos en torno a la compraventa del paquete mayoritario de acciones del Real Murcia».

Altura de miras

Por lo tanto, han decidido que, «por la imparcialidad en el conflicto y nuestro conocimiento y experiencia en la gestión del club, nos ofrecemos a realizar una intermediación en esta posible salida pactada entre ambas partes. Pedimos altura de miras y un comportamiento acorde con la institución que intentan representar», aseguran.

La AAMRM defiende una forma distinta de gestión a la que es habitual en el mundo de la empresa. De hecho, aunque este grupo reconoce que De la Vega es el legítimo dueño del club, también admite que Gálvez es el legítimo presidente, debido a que ha asumido responsabilidades y pagos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos