La ausencia de vistas orales agilizará la resolución del TAS

A. GÓMEZMURCIA

El procedimiento acelerado que derivará en el laudo arbitral del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) que servirá para ventilar la denuncia que puso Mauricio García de la Vega contra Raúl Moro, tras la decisión de este de vender su paquete de acciones del Murcia a Víctor Gálvez, se encuentra en marcha desde la segunda quincena de mayo y, al contemplar una duración aproximada de 6 semanas, se espera que la resolución se pueda producir entre el 20 y el 30 de junio.

Este procedimiento lo asume un único árbitro del Tribunal y no tres como sucede en el procedimiento ordinario. Otro hecho que facilita su rapidez en el trámite reside en que las partes que optan por el proceso acelerado renuncian a que se celebren vistas orales. Tanto De la Vega como Moro deben aportar la documentación que consideren oportuna y, después de recibirla y analizarla, el árbitro del TAS dictará un laudo arbitral. En el contrato privado que suscribieron los empresarios mexicano y extremeño, a finales de 2017, acordaron acudir a este procedimiento en caso de disputas legales como las que se acabaron produciendo.

Mauricio García pagó hace un mes aproximadamente una cuota para que el Tribunal de Arbitraje Deportivo admitiera el expediente del caso del Murcia y después el notificador del Tribunal envió una solicitud de arbitraje a las partes comunicándoles la fecha límite para que abonaran la cantidad necesaria para que el procedimiento siguiera su curso. Cuando se dicte el laudo, el Consejo Superior de Deportes procederá a reconocer a Mauricio García o a Víctor Gálvez como dueño del Real Murcia. Asimismo abrirá un periodo de siete días para la presentación de alegaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos