Basadre apunta a la defensa en su estreno

Basadre, en el centro de la imagen, con Juanra, Pedro Orfila, David Mateos y Forniés. / Javier Carrión / AGM

El plan del nuevo técnico del Murcia es evitar los regalos atrás y aprovechar la dinamita de Curto y Pedro Martín. Los granas tendrán enfrente al Córdoba B, un filial irregular que empató en Cartagena y que posee un esquema de juego muy camaleónico

JOSÉ OTÓNMURCIA

Víctor Basadre, el nuevo entrenador del Real Murcia, aseguró en su primera rueda de prensa como técnico grana que saldría hoy en el Nuevo Arcángel de Córdoba con su mejor 'once' posible, sin guardarse nada, con los mejores hombres disponibles. Para el entrenador gallego no existe el medio plazo, ni contempla reservar su artillería para semanas posteriores en las que, si el Real Murcia no mejora de inmediato, podría no volver a sentarse en el banquillo murcianista.

Por eso el partido de esta tarde es una final para la plantilla grana y también para su nuevo entrenador, que antepone la mejoría de su equipo a su permanencia en el cargo: «Lo dije delante de los jugadores el primer día. Firmaría que me echaran y que el Murcia ascendiera a Segunda. Pero ahora mismo, solo me veo en Córdoba, nada más». Basadre tiene poco tiempo para arreglar los defectos del equipo grana: «Tenemos claro que arriba tenemos pegada y tenemos gol. Un olfato enorme. Eso seguro que nos ayudará durante el tiempo que dure el proceso de ponernos bien», asegura.

El nuevo técnico grana ya ha tomado decisiones importantes. Para viajar a Córdoba ha dejado en tierra a Álex Ortiz y Fran Carnicer, dos futbolistas que aparentemente estaban disponibles. En cambio, Basadre no contará con Xiscu y Abel Molinero en el Arcángel, ambos con problemas físicos. Sin embargo, sí han entrado en la lista grana los más jóvenes del grupo como Nadjib y Juanma Bravo. «Queremos poner los mejores en Córdoba. Hay futbolistas con mucho talento que en un futuro, y a corto plazo, van a estar. Pero ahora están un punto por debajo de lo que nos gustaría. Hoy pondremos a los que mejor rendimiento puedan dar», dice el técnico grana.

A diferencia de Mir el pasado año, Basadre se sentará en el banquillo en su primer duelo, tras firmar Sanlúcar su finiquito El técnico del Murcia, que prefiere jugar con dos delanteros, dejó a Carnicer fuera de la convocatoria

Basadre asegura que conoce a su nueva plantilla a la perfección: «He visto fútbol todos los fines de semana durante toda mi vida, desde los 16 años, y de tres a cinco partidos en directo cada fin de semana. Intento estar siempre al día. Muchos de los jugadores que están aquí ya los conozco de etapas anteriores. He participado en hacer la plantilla, pero las decisiones las han tomado Deseado Flores y Juanma Barroso, yo solo he colaborado dando mi opinión. Pero no he sido el típico entrenador de filial que se limita solo a ver jugar al primer equipo».

El Real Murcia tendrá enfrente un filial que no ha terminado de despegar esta campaña. De hecho, el Murcia y el filial verdiblanco parecen dos gotas de agua. Ambos, tras siete partidos, han ganado un solo encuentro, han empatado cuatro y han sumado dos derrotas, colocando en su casillero solo siete puntos de ventiún posibles. La única diferencia es que el Murcia ha marcado ocho goles y ha recibido siete, mientras que el equipo de Jorge Romero ha marcado cinco y, sin embargo, ha recibido seis: «Ellos han cambiado de esquema según la semana. De inicio, en casa, parecían un equipo más combinativo, pero fuera de casa han cambiado atrás, poniendo a cinco defensas. Hemos valorado a qué campo vamos por lo grande que es. Tienen talento, verticalidad y desparpajo, pero hemos preferido mirarnos a nosotros mismos», afirma el entrenador murcianista.

La primera misión de Basadre a los mandos del Real Murcia es hacer que su equipo sea más sólido en defensa. El conjunto grana ha encajado, hasta ahora, siete goles en siete partidos, un lastre que no le ha permitido rentabilizar los ocho goles que sus delanteros han hecho en la competición liguera. La pasada semana, en las cinco sesiones que ha dirigido Basadre, el técnico gallego trabajó las basculaciones de su equipo, el trabajo colectivo, el orden y la conexión entre las líneas. Incluso, el pasado sábado, antes de retirarse a los vestuarios en Cobatillas, tras la sesión de entrenamiento, Basadre dio una charla a su línea defensiva con el objetivo de sellar las grietas que han hecho al Murcia un equipo vulnerable: «La fragilidad defensiva también puede ser fruto de las cosas que se hacen mal en ataque, como por ejemplo tener pérdidas tontas. A veces, con pocas cosas puedes cambiar mucho. Yo creo que este equipo no tiene grandes problemas en defensa, pero en conjunto, en el caos y el desorden, parece que somos peores de lo que somos». El técnico grana solo tiene una duda en defensa, situada en el lateral derecho. El elegido para esa demarcación será Juanra o Fede Vega. El resto de defensas serán Pedro Orfila, David Mateos y Forniés.

Si Basadre es fiel a sus principios futbolísticos dibujará un 4-4-2 en su primer choque en el banquillo grana. La presencia de los delanteros Curto y Pedro Martín, si ambos están al cien por cien, parece innegociable. Entre los dos han marcado cuatro goles en la Liga y ocho en la Copa y son un lujo asiático para la Segunda División B.

Las principales dudas que tiene Basadre están en el centro del campo. Con Fran Carnicer fuera de la convocatoria, cinco jugadores pelearán por los dos puestos en el doble pivote. Son Armando, Juanma Bravo, David Sánchez, Llorente e incluso Jordan, que también podría jugar en la mediapunta o pegado a una banda debido a su versatilidad. Santi Jara y Elady tienen posibilidades de entrar en el equipo inicial como extremos, mientras que Nadjib podría disfrutar de algunos minutos en un choque vital para que los granas enderecen el rumbo y Basadre tenga otra oportunidad.

Más

Fotos

Vídeos