El Betis de Valladolid da oxígeno al Murcia

La presentación, ayer, del trofeo Ciudad de Murcia, con Deseado Flores, José Luis Sánchez, Moro, Coello, Portillo y Moya.
La presentación, ayer, del trofeo Ciudad de Murcia, con Deseado Flores, José Luis Sánchez, Moro, Coello, Portillo y Moya. / Javier Carrión / AGM

El club castellano retirará la denuncia que impide al equipo de Moro inscribir jugadores y acepta un nuevo plan de pagos. De los 195.000 euros aún pendientes por el traspaso de Escudero, la entidad grana hará un primer pago de unos 100.000 y el resto en otros tres desembolsos, hasta liquidar la deuda en abril de 2018

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

La relación entre el Real Murcia y el Betis de Valladolid lleva camino de convertirse en un culebrón interminable. Un idilio que nació en 2007 y que, si el Murcia cumple su palabra esta vez, acabará en abril de 2018. Todo empezó cuando Sergio Escudero, una joven promesa castellana, firmó por el Murcia. Se formó como lateral izquierdo, tanto en el Imperial como en Segunda División, hasta que, tras el descenso de Montilivi en 2010 el Murcia no tuvo más remedio que venderlo. Fue traspasado en agosto de 2010 al Schalke 04 alemán por 2,5 millones de euros. De esta cantidad, que el club presidido entonces por Jesús Samper cobró de forma casi inmediata, 600.000 euros pertenecían al club de cantera radicado en Valladolid en el que se formó el jugador antes de vestir la elástica grana. Fue un pacto que se reflejó en un contrato entre ambas partes cuando Escudero puso rumbo al capital del Segura.

A pesar de que este club de Valladolid cobró una parte inicial del dinero que le correspondía, la entidad grana fue incumpliendo los plazos posteriores, lo que fue ocasionando que en los últimos años las denuncias contra el Murcia se convirtieran en habituales cada vez que se abría un mercado de fichajes. Primero la directiva de Martínez Abarca y ahora la de Raúl Moro han ido llegando a acuerdos parciales con este club y capeando el temporal, hasta llegar a lo que parece el final del entuerto.

El Consejo grana pagó a finales de la pasada temporada los 25.000 euros de un plazo incumplido en abril de 2017 y debía hacer frente a otro pago final, el pasado junio, de 195.000, que haría desaparecer la deuda. Pero este pago no se efectuó y el Betis de Valladolid, una vez más, se vio obligado a denunciar, lo que ha bloqueado otra vez el derecho del Murcia a inscribir jugadores para la próxima campaña.

Asistir al Trofeo Ciudad de Murcia, que enfrentará al Murcia y al Hércules el 9 de agosto, costará 5 euros

Pero una vez más, el Betis de Valladolid y el Murcia han firmado la paz, de momento: «Hemos llegado a un acuerdo. Nosotros deseamos lo mejor para este club y no le deseamos nada malo. No queremos hacerles daño, pero la gente debe entender que defendemos nuestros intereses. Es un dinero que debíamos haber cobrado hace muchos años», dice José Luis Alonso, el presidente de este club dedicado a la formación de futbolistas. El acuerdo firmado recoge que el Murcia debe pagar de forma inmediata una cantidad inicial que ronda los 100.000 euros, para luego hacer otros tres pagos, hasta saldar la deuda en abril de 2018. El Betis de Valladolid ha iniciado todo el proceso para retirar la denuncia que tiene interpuesta ante la Federación, aunque no dará el visto bueno definitivo hasta que no reciba el primer pago de este nuevo acuerdo.

Recuperar la tradición

Por otro lado, el Real Murcia ha decidido recuperar el Trofeo Ciudad de Murcia, cita veraniega que nació hace 50 años y que este vez medirá a los granas con el Hércules: «Queremos que sea una fiesta y una oportunidad de los aficionados para ver a nuestro equipo. Esperamos que no afecte el calor», asegura Deseado Flores, consejero grana. El choque se disputará el 9 de agosto, en la Nueva Condomina, y el invitado será un equipo con el que siempre tuvo el Murcia una gran rivalidad: «Estamos encantados de que el Hércules esté en este trofeo, han sido muy accesibles», dijo el manchego. Los abonados tendrán entrada gratuita al choque, mientras que los no abonados pagarán 5 euros. Para la cita el Murcia solo abrirá la tribuna preferente y la grada lateral, mientras que los fondos estarán cerrados.

El Hércules, englobado en el grupo III, también es un candidato al ascenso: «Para nosotros es un honor ver nuestro escudo junto al del Murcia en este evento. Vendremos con mucha ilusión y será un partido de pretemporada muy especial, que va a medir a dos grandes equipos que estamos unidos en buscar el objetivo del ascenso. Ojalá venga mucha gente desde Alicante y próximamente nos encontremos en Segunda», asegura Tomás Moya, representante del club alicantino. Felipe Coello, concejal de Deportes del Ayuntamiento de Murcia, aseguró ayer que «es una gran oportunidad para ver las caras nuevas del Real Murcia». A la presentación del evento también acudió Raúl Moro, que no quiso tomar la palabra, y Javier Portillo, que ejerce como director deportivo del club alicantino.

Más

Fotos

Vídeos