Bostezos, tarde plomiza y ocasión desperdiciada

El portero del Recreativo intenta evitar el remate de Chamorro./Javier Carrión / AGM
El portero del Recreativo intenta evitar el remate de Chamorro. / Javier Carrión / AGM

El Murcia podía haberse metido entre los cuatro primeros de haber ganado, pero no tiró con peligro entre los tres palos ni una vez ante el Recreativo

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

El Murcia se enfrentaba ayer a un partido vital, un choque en el que el equipo grana tenía el escenario apropiado para meterse, por primera vez en la temporada, en los puestos de 'playoff'. El pinchazo del UCAM en Las Palmas había escrito un guion perfecto para los granas, que derrotando al Recreativo acabarían la jornada en cuarta posición. Pero el equipo grana no dio la talla y, aunque suma siete jornadas sin conocer la derrota, perdió una ocasión de oro para iniciar la 'era García de la Vega' con el mejor sabor, ilusionando a una grada que está demostrando una paciencia infinita con un equipo construido a base de talonario que aún no ha llegado al lugar que le corresponde. Pero el Murcia, pese a tener todo a favor, incluido un rival que sumaba tres jornadas consecutivas sin ganar, estuvo espeso, desajustado, desdibujado y frío. No dio con la tecla en ningún momento durante los noventa minutos y no supo leer un partido que le deja a dos puntos del 'playoff', pero a ocho puntos de un liderato que agarra con más fuerza el Cartagena, que esta jornada ha mostrado una sonrisa de oreja a oreja. Un objetivo, ser primero, que se escapa de las manos a un Real Murcia que ahora queda demasiado lejos de la cima, y que solo puede resolver la situación si se refuerza con solvencia antes de febrero y ficha más inspiración en la parte de arriba.

0

0

El Recreativo de Huelva, otro histórico que tiene mucha prisa por salir de la Segunda B, tenía dinamita arriba y por eso comenzó el choque creando peligro con hombres como Lazo y Jonathan Vila. Demostrando su potencial ofensivo. Pero el Murcia se mostró serio defensivamente y poco a poco fue entrando en el partido. En el minuto 19 de la primera parte Diego Jiménez derribó de forma clara a Elady dentro del área onubense, pero el colegiado del encuentro no decretó la pena máxima. Fue la ocasión más clara de la primera parte. El choque era ya del Murcia, aunque el equipo de Ángel López se estiró buscando la espalda de la defensa grana. El conjunto de Salmerón parecía estar más cómodo, interpretando mejor el encuentro, pero le faltó ser peligroso, más incisivo y vertical para ponerse por delante en el marcador.

Aunque el equipo grana suma siete jornadas consecutivas sin perder (cuatro de ellas acabó con victoria), el conjunto murciano no ha conseguido meterse toda entre los cuatro primeros.
Real Murcia
Biel Ribas, Juanra, Pedro Orfila, David Mateos, David Forniés, David Sánchez, Armando (Jordan Domínguez, min. 67), Fran Carnicer (Juanma Bravo, min. 73), Santi Jara, Elady Zorrilla y Pedro Martín (Salva Chamorro, min. 56).
Recreativo de Huelva
Marc Martínez, Iván Malón, Julio, Jiménez, Mario Marín, Jonathan Vila, Traoré, Rafa de Vicente (Zambrano, min. 79), Lazo (Segura, min. 75), Víctor Barroso (Iván Robles, min. 90) y Boris Garros.
Árbitro
Ortiz Arias (Colegio Madrileño). Mostró tarjeta a Diego Jiménez, Mario Marín, Elady, David Mateos, Víctor Barroso y Forniés, que se pierde el próximo partido.
Incidencias
Jornada 21 del campeonato nacional de Liga en el grupo IV de Segunda B. Partido disputado en la Nueva Condomina, 6.504 espectadores. Tarde lluviosa.
El palco
Junto a Mauricio García de la Vega, que presidió el choque, se sentaron en el palco José Ballesta, alcalde de Murcia, y Adela Martínez Cachá, consejera de Educación. Además, asistieron al encuentro otros representantes políticos como Miguel Sánchez, portavoz de Ciudadanos en la Región.

Encontrar más a Fran Carnicer, el jugador con más brillo del Real Murcia, era la única salida del atolladero, del círculo vicioso en el que había caído. Armando y David Sánchez miraban siempre para atrás. Pero la primera parte se murió sin apenas oportunidades de gol, con un Murcia que no tiró entre los tres palos. Todo lo contrario que hace una semana en Écija, donde el equipo grana fue un torbellino ofensivo en la primera mitad del duelo que se jugó en el Municipal de San Pablo. De hecho, los méritos de los primeros cuarenta y cinco minutos acabaron muy repartidos, con un Murcia más dominador, pero con un Recreativo de Huelva igual o más peligroso, que aprovechaba cada pérdida en ataque de los granas para organizar un contragolpe rápido y eléctrico. Ninguno de los dos equipos arriesgaba en busca de la victoria.

La mejor ocasión de los granas fue un penalti que reclamó Elady en la primera mitad El Murcia se queda a solo dos puntos de los puestos de 'playoff', pero a ocho del liderato

El equipo grana salió en la segunda parte con más prisas, todo lo contrario que el Recreativo de Huelva, que parecía contentarse con el empate a cero. Al minuto de juego Elady se probó con un disparo duro y seco desde fuera del área, pero atajó Marc Martínez. El Recreativo contrarrestó el ímpetu grana con un remate peligroso de Lazo, aunque los murcianos mostraron más ganas. Pero el equipo de Salmerón no creaba ocasiones de gol, le faltaba fluidez y velocidad. Estaba espeso. El técnico almeriense metió en el campo a Salva Chamorro por Pedro Martín, apagado, pero no logró resultados de forma inmediata. Fue más de los mismo, ninguna evolución.

Con Armando y David Sánchez en el centro del campo el equipo grana no miraba nunca hacia arriba, por eso el técnico grana sentó a Armando y dio entrada a Jordan, un pivote más ofensivo. Salmerón traicionaba a su instinto y su estilo; en vez de sentar a Fran Carnicer y conservar a su doble pivote de confianza, con un carácter muy ofensivo, hacía un cambio en busca de la victoria, arriesgado. Pero la apuesta más valiente de Salmerón desde que llegó al equipo grana solo duró unos minutos, hasta que el técnico almeriense quitó a Fran Carnicer por Juanma Bravo, un claro paso atrás.

Por eso en los últimos minutos el Murcia volvió a ser un equipo gris y tampoco se encontró a sí mismo. Apretó más la grada que los once jugadores que estuvieron hasta el final sobre el terreno de juego. El Recreativo, incluso, se acercó más a la victoria, con dos faltas peligrosas que atajó Ribas, hasta entonces sin trabajo. El equipo grana dio sensación de impotencia y de perder una oportunidad de oro de agarrarse, por primera vez esta temporada, a los puestos altos de la tabla, aunque Salmerón dice que no tiene importancia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos