Fútbol | Real Murcia

En busca de otra gesta en tierra hostil

epe Aguilar y Loreto, de espaldas, celebran la victoria en Los Cármenes que supuso el regreso del Murcia a Segunda, en junio de 2000. /juan a. palma
epe Aguilar y Loreto, de espaldas, celebran la victoria en Los Cármenes que supuso el regreso del Murcia a Segunda, en junio de 2000. / juan a. palma

El Murcia necesita una victoria épica e histórica en el Martínez Valero para seguir vivo en el 'playoff'. En los últimos cuarenta años ha vivido tardes de gloria lejos de casa, como en 1979 en Algeciras, en Vitoria en 1983 y en 2000 en el estadio del Granada

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

La afición del Real Murcia está más acostumbrada a llorar que a sonreír. El conjunto grana, a pesar de sus 18 años en Primera y los 53 de Segunda, tiene una historia cargada de decepciones, aunque también de algunas tardes en las que el color grana brilló con intensidad lejos de casa. Partidos en los que el Murcia, en tierra hostil, se impuso y logró objetivos que hicieron vibrar a los aficionados que permanecieron pegados a la radio o al televisor.

En los últimos cuarenta años, destacan cinco partidos inolvidables de los que podría tomar nota el Murcia de Salmerón. Como el Algeciras-Murcia que se disputó el 17 de junio de 1979. El equipo grana acudió a El Mirador con el agua al cuello, con un pie en Tercera y necesitado de una victoria para escapar del descenso. El gol del Jaén al Alavés en la Victoria condenaba aún más a un Murcia que se echó al ataque. En la segunda mitad y gracias a un penalti que pitó García de Loza y que anotó Manolo Álvarez, los granas se pusieron por delante, aunque necesitaron la brillante actuación del portero Ojeda para lograr una victoria que dejó a los granas en Segunda, junto a equipos como el Almería, Málaga, Betis, Valladolid, Elche, Osasuna, Deportivo y Castellón. Un año después de salvarse agónicamente, el Murcia ascendía a Primera División.

Dos goles de Cantero en Valencia hicieron líder al Murcia de Campillo, que acabó subiendo a Segunda, en 1993. | Un gol de Moyano fue determinante para que el Murcia de Eusebio Ríos subiera a Primera en Mendizorroza, en 1983. | Manolo Álvarez, autor del gol que salvó a los granas del descenso a Tercera en un duelo dramático en Algeciras. / LV

Una gesta similar a la que consiguió el Murcia de Eusebio Ríos en la campaña 1982-83, cuando ya en Segunda consiguió el ascenso a Primera a cinco jornadas para el final de la Liga. Fue en Mendizorroza, campo del Alavés, el 24 de abril de 1983. El conjunto grana ganó gracias a los goles de Salamanca y Moyano. En aquel Murcia que quedó por delante del Cádiz y el Mallorca jugaban futbolistas recordados por la afición grana como Echevarría, Campello, Higinio, Vidaña, Guina y Del Barrio, entre otros.

Con Campillo al mando, el Murcia se hizo con el liderato del grupo III en 1993 con una victoria sonada en Valencia

La década de los ochenta del siglo pasado fue la más gloriosa del equipo grana, con siete campañas en Primera. Pero después, en junio de 1992 llegó uno de los episodios más oscuros del club con el descenso administrativo al grupo III de Segunda B por no convertirse en sociedad anónima deportiva. Un descenso que provocó la marcha de Juan Garrido y una crisis institucional en el Murcia que llegó también al vestuario. Pero por entonces, y con una deuda de más de 1.600 millones de pesetas, un grupo de futbolistas, liderados por el entonces entrenador Vicente Carlos Campillo, devolvió al Murcia a Segunda nueve meses después. La victoria por 1-3 en el campo del Levante, el 16 de mayo de 1993, fue vital para que el club que presidía José Luis Ortin acabara líder en la liga regular por delante del Sant Andreu. Los dos goles de Cantero y el de Crespí fueron vitales en la antesala de una liguilla de ascenso en la que el Murcia doblegó al Getafe, Barakaldo y Granada.

El 2-3 ante el Hércules, en 2014, fue clave para que Velázquez llevara al Murcia al 'playoff'

Luz al final del túnel

A pesar de aquel ascenso histórico del Murcia de Ortín y Campillo, el equipo grana volvió a caer en el pozo de la Segunda B, una categoría que entonces no frecuentaba tanto como ahora. Incluso, después de una campaña 1994-95 cargada de despropósitos, el Murcia caía a Tercera, una categoría en la que solo ha militado una campaña en su historia centenaria. Entre Pedro Valentín Mora y Fernando Rovira sacaron del ostracismo al Murcia, que tardó otras cuatro campañas en volver a Segunda. Fue el 26 de junio de 2000 en una final a vida o muerte entre el Granada y el Real Murcia en Los Cármenes. Los granas, tras una liguilla de ascenso en la que fue débil en casa, se la jugaba a una carta a domicilio.

Saúl y Kike celebran un gol en el 2-3 en el Rico Pérez del año 2014.
Saúl y Kike celebran un gol en el 2-3 en el Rico Pérez del año 2014. / vicente vicens / agm

Una temporada que mantiene similitudes con la actual, ya que aquel Murcia, que entrenaba Gonzalo Hurtado y Crispi, era fuerte lejos de La Condomina, como el de Salmerón. Ese Murcia de la 1999-00 llegó al último partido de la liguilla de ascenso tras seis victorias consecutivas fuera de casa y después de caer una semana antes ante el Granada en La Condomina, lo que dio al equipo nazarí la posibilidad de ascender a Segunda con un empate o una victoria. Pero un gol de Pepe Aguilar en el minuto 63 dio un ascenso histórico a los granas, tras seis años en Segunda B.

Uno de los últimos grandes partidos del Murcia fuera de casa tuvo lugar en mayo de 2014, cuando el equipo que dirigió aquel año Julio Velázquez, que llegó incluso a pelear por no descender meses antes, ganó 2-3 al Hércules en el Rico Pérez y se metió de llenó en el 'playoff' de ascenso con los goles de Kike y Saúl. Ahora le toca al Murcia de Salmerón firmar otro capítulo brillante en la historia grana.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos