Se busca inquilino para un banquillo caliente

Iñaki Alonso, Julio Velázquez y Aira. /LV
Iñaki Alonso, Julio Velázquez y Aira. / LV

El Real Murcia ha utilizado catorce técnicos en las últimas diez campañas y solo tres disfrutaron de una temporada completa. La falta de solidez y de un proyecto a medio plazo se ha acrecentado en los dos últimos años, en los que el club grana ha devorado cinco entrenadores

JOSÉ OTÓNMURCIA

Ser entrenador en el Real Murcia es una profesión de riesgo. Lo más probable es que un año después de firmar un contrato para ocupar el banquillo grana, sea de la duración que sea, pase a engrosar la cola del paro. Eso es lo que dicen los números y el largo listado de preparadores que han pasado en los diez últimos años por el club murciano. No es una costumbre que haya arraigado especialmente en los últimos años en el club, ya pasaba antes, pero es una tendencia que no ha ido a menos, justo cuando el Real Murcia tiene unos problemas económicas que no le permiten derrochar.

De hecho, desde que el Real Murcia descendió a Segunda de la mano de Javier Clemente, en la temporada 2007-08, hace justo diez años, solo tres entrenadores han sido capaces de acabar una temporada completa. Uno de ellos fue Iñaki Alonso, que llegó al Murcia en la campaña 2010-11 para sacar al club grana de Segunda B. Lo consiguió al primer intento e incluso disfrutó de un segundo año en el banquillo grana en el que consiguió la permanencia en Segunda. Pero a los Samper no les bastó, a pesar de que tenía contrato en vigor. El siguiente en acabar un año fue Julio Velázquez, en la 2013-14, en la que el salmantino hizo soñar al murcianismo con la Primera División. Pese a jugar el 'playoff' de ascenso, y ante las pocas perspectivas de futuro que le ofreció Jesús Samper, fue él mismo el que salió del Murcia y aceptó la oferta de un Betis que buscaba el ascenso a Primera División.

Tres técnicos que rompieron la norma

90 partidos
Iñaki Alonso ascendió al Murcia a Segunda B y al año siguiente lo mantuvo en Segunda. Fue cesado.
45 partidos
Julio Velázquez hizo soñar al murcianismo con el ascenso a Primera en 2014. Se fue voluntariamente.
79 partidos
Aira llegó tras el descenso administrativo de 2014. Cesado a solo una jornada de su segundo 'playoff'.

Julio Velázquez, en estos últimos diez años, fue el único entrenador grana que decidió marcharse del Murcia por su propia voluntad. Nada que ver con la salida de su sucesor José Manuel Aira, quien tras soportar el mal trago de entrenar al Murcia en el destierro al grupo I, tras el descenso administrativo, no pudo acabar la siguiente temporada. Fue destituido por la directiva de Martínez Abarca en la penúltima jornada de la liga regular, a quince días de un 'playoff' de ascenso que él mismo consiguió. No obstante, el leonés fue el tercer técnico que pudo acabar una temporada completa en un Real Murcia que carece de un proyecto sólido, de larga duración, y que se guía de los resultados inmediatos para tomar decisiones.

En los 22 años de Wenger al frente del Arsenal, el club grana ha tenido 35 entrenadores

Ausencia de un modelo

Siga Salmerón o no, el Murcia se ha convertido en una máquina de devorar entrenadores. En los últimos diez años la cifra de técnicos que han pasado por la Nueva Condomina es de 17, a una media de casi dos por curso. En los últimos tiempos el ritmo de destituciones incluso se ha multiplicado. En las últimas cuatro temporadas consecutivas en Segunda B el Murcia ha utilizado siete técnicos, una cifra que incluso empeora en los dos últimos ejercicios, en los que Paco García, Vicente Mir, Manuel Sanlúcar, Basadre y José María Salmerón han sido entrenadores del conjunto grana. La poca paciencia y la falta de un proyecto a medio plazo bien definido es una de las grandes carencias de un Real Murcia que, en los 22 años que Arsène Wenger ha estado al frente del Arsenal londinense (desde 1996), ha triturado 35 entrenadores en su banquillo.

En los últimos diez años, solo Julio Velázquez se fue del Real Murcia por decisión propia para firmar por el Betis

Después de Iñaki Alonso, Aira y Julio Velázquez, los tres entrenadores que han roto la norma en un club donde la paciencia brilla por su ausencia, el siguiente en la clasificación de partidos dirigidos en el Real Murcia en los últimos diez años es el murciano José Miguel Campos, que salvó al conjunto grana del descenso a Segunda B en la temporada 2008-09. Como premio, fue el entrenador en el siguiente ejercicio pero no pudo asentar al equipo murciano en los puestos altos de la clasificación en las primeras jornadas. Haciendo gala de su poca paciencia, Samper lo destituyó en la jornada 10. En total, el de Puerto de Mazarrón dirigió al Murcia 38 partidos, cinco más que José González y Salmerón, ambos con 33.

No cumplieron una temporada completa

31 partidos
Clemente dirigió 12 partidos en Primera y 19 en Segunda; fue cesado por los malos resultados.
38 partidos
Campos relevó a Clemente y evitó el descenso grana. No arrancó bien el siguiente curso.
33 partidos
José González relevó a Campos, pero arrastró al Murcia a Segunda B con el descenso de Montilivi.
25 partidos
El Murcia de Siviero hizo un fútbol brillante, pero las indiciplinas del vestuario le perjudicaron.
18 partidos
Onésimo no mejoró los números de Siviero, pero sí salvó a un Murcia que se asomó a la Segunda B.
3 partidos
Acciari relevó a Aira de cara al 'playoff' de 2016, pero el vestuario, indignado, nunca le ayudó.
28 partidos
Paco García fue la bandera de un Murcia más murciano, pero las urgencias pudieron con él.
15 partidos
Mir reanimó a un equipo que alcanzó la segunda ronda del 'playoff', pero Deseado se lo cargó.
10 partidos
Sanlúcar no se ganó al vestuario, que no aprobó su metodología. Superó tres rondas de la Copa.
2 partidos
Víctor Basadre, a pesar de ser un técnico interino, dejó buenas sensaciones esta temporada.
33 partidos
Salmerón llevó al Murcia desde mitad de la tabla al 'playoff'. Todavía podría continuar en el club.

El primero arrastró al Murcia a Segunda B en una temporada que acabó con el traumático descenso de Montilivi, mientras que el almeriense espera una llamada del Murcia para renovar tras llevar al equipo hasta la primera ronda del 'playoff' de ascenso, aunque el paso de las horas aleja la posibilidad de que siga de grana.

Tras ellos aparecen Javier Clemente, con 31 partidos (entre Primera y Segunda), y los 28 encuentros dirigidos por Paco García, a quien le tocó arrancar la temporada 2016-17 con un proyecto de bajo coste, muy murcianizado y que cambiaba con la costumbre de fichar entrenadores de fuera sin mirar a los de la Región. Pero el murciano, que contó con muchos canteranos, fue víctima de la presión de un club con urgencias que no terminaba de engancharse al 'playoff' de ascenso.

En la lista de entrenadores que pasaron fugazmente por el Real Murcia también está Gustavo Siviero, cuyo Real Murcia, cargado de jugadores argentinos, se fue desinflando poco a poco. Acabó destituido en la jornada 24 y sustituido por Onésimo, al que solo le dio para salvar al Murcia del descenso a Segunda B. Los más efímeros fueron Basadre y Acciari, con 2 y 3 partidos, respectivamente, en el banquillo grana.

Alonso, Velázquez y Aira, los entrenadores que más resistieron

Son los tres únicos técnicos, en las diez últimas temporadas, que han aguantado una campaña completa en el Murcia. Iñaki Alonso, incluso, terminó dos, pero los Samper decidieron destituirlo a pesar de haber cumplido el objetivo de mantener a los granas en Segunda.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos