Carlos Martínez: «Me veo en un futuro jugando con el Murcia en Segunda»

Carlos Martínez, ayer, en Cobatillas./Vicente Vicéns /AGM
Carlos Martínez, ayer, en Cobatillas. / Vicente Vicéns /AGM

El cordobés, que ya salvó al Cartagena de descender a Tercera y ascendió con el Lorca FC hace un año, teme más a los filiales que al Elche en el 'playoff'

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Carlos Martínez es un tipo llano, modesto. No parece un jugador de fútbol de los que hacen alarde de su condición. Todo lo contrario, tiende a pasar desapercibido. Y eso que tiene un largo historial en Segunda B. De hecho, con el que va a disputar con el Murcia a partir de la semana que viene, acumula ya cuatro 'playoff' de ascenso a Segunda. Antes lo hizo con el Lucena, La Hoya y el Lorca, conjunto con el que consiguió la gesta. Además, tiene en su historial una promoción de descenso a Tercera con el Cartagena en la que su gol en Las Palmas fue vital para la asegurar la permanencia del club albinegro. Al extremo grana, que antepone su familia a todo, no le importaría pasar también a formar parte de la historia del Real Murcia con el gol de un ascenso que sería histórico.

-¿Cómo vive un futbolista los días previos a jugar un 'playoff'?

-Son diferentes. Intentas seguir la misma rutina, pero la tensión, los nervios y el cosquilleo son diferentes a los de un partido de Liga. Te juegas el trabajo de todo el año en solo 180 minutos. Pero jugamos para vivir estos momentos.

«Somos ambiciosos y queremos ser segundos. Tuvimos la opción de ser primeros en la Liga y no la aprovechamos»«No guardo rencor a Curro Torres ni a Fabri por no contar conmigo en Segunda; creerían que no lo merecía» «Nuestra carrera es corta y tenemos tiempo para estudiar; es bueno formarse para cuando el fútbol se acabe»

-¿Nota la presión?

-Cuando era más joven la notaba más y me ponía más nervioso por hacer las cosas bien. Ahora solo te importa jugar para el equipo y para sentirte bien contigo mismo, logrando los objetivos y haciendo cosas bonitas.

-¿Sus familiares lo miman más?

-Supongo que me lo notarán. Siempre se lo toman con filosofía. Saben que es un momento importante para mí y que lo vivo con ilusión y con ganas. Ellos seguro que también están un poco más nerviosos que de costumbre porque quieren que las cosas te salgan bien. Saben que es mi ilusión y mi trabajo.

-Sin embargo, cuando marcó el gol de vaselina ante el Lorca Deportiva se le notó muy tranquilo.

-Lo pensé en ese momento. Cuando vi que el árbitro no pitaba fuera de juego, miré al portero y decidí elevarla. Son cosas que no las piensas, si las piensas mucho no salen.

-¿Le da rabia que el Real Murcia no pueda acabar la Liga primero?

-Es una pena, teníamos mucha ilusión por llegar al liderato. Sí que podíamos haber sido primeros, tuvimos la opción, pero no la aprovechamos. Eran muchos partidos en los que no debíamos fallar. Contra los equipos de abajo no hemos sido regulares. El año pasado ganamos la Liga con el Lorca en Mancha Real. La Liga es muy competitiva y estos tropiezos nos van a venir bien porque llegaremos al 'playoff' en alerta.

-Algunos se preguntan porqué no está usted jugando en Segunda con el Lorca FC. ¿Es culpa de Curro Torres y de Fabri?

-El futbolistas siempre busca crecer. Este año no he tenido la continuidad en Segunda que me hubiera gustado. Ojalá hubiera podido disfrutar más la categoría, que es muy bonita. Todos queremos tener la oportunidad de estar ahí. No estoy cabreado con Curro Torres ni con Fabri, ni mucho menos. Por unas circunstancias o por otras ellos creían que no merecía tener continuidad y ya está. No hay que darle más vueltas. No tuve esa oportunidad, pero se abrió la puerta del Real Murcia, el equipo más importante de la Región y un club grande. Voy a tener la oportunidad de jugar un 'playoff' con este equipo.

-Después de haber jugado diez partidos en la primera vuelta en Segunda y tras haber marcado un gol, parece que no se arrepiente de haber fichado por el Real Murcia.

-Ni mucho menos. Cuando te llama el Murcia valoras muchas cosas. Sabes que es un equipo donde, si haces las cosas bien, se te pueden abrir muchas puertas. Incluso tengo la opción de ascender con este equipo y jugar en Segunda aquí, un logro que tendría mucha repercusión, más que la que tuvo el año pasado el ascenso del Lorca, por todo lo que arrastra y conlleva un club como el Real Murcia.

-En Lorca cobraban religiosamente gracias al control de la Liga y desde que usted está en el Murcia ya ha tenido dos jefes, Mauricio García de la Vega y ahora Víctor Gálvez. ¿Notan los jugadores en el césped la inestabilidad que vive el club?

-Son cosas extrañas que nunca me han pasado. Pero nosotros nos dedicamos a venir a entrenar y a jugar. Somos gente seria y Salmerón nos da tranquilidad, ya que tiene mucha experiencia. Si nos va bien en el campo seguro que arriba las cosas van mejor. Es un grupo sano y humilde, con gente honrada que ha sabido aislarse. Te molesta que la gente no sea seria cuando te han prometido ciertas cosas. No nos planteamos nada sobre la propiedad del club, es bueno no darle vueltas a cosas que nosotros no podemos manejar desde el césped.

Una cabeza amueblada

-Dicen que Carlos Martínez es un hombre muy familiar que antepone su familia a todo lo demás.

-Somos seis hermanos y hemos estado muy unidos. Nuestros padres nos inculcaron que teníamos que ayudarnos los unos a los otros. Soy un tipo normal. La gente desde fuera ve a los futbolistas diferentes a como somos. La inmensa mayoría de los jugadores con los que he estado son gente normal, humildes, honrados que buscan ganarse la vida con su trabajo. A lo mejor, en clubes más grandes, como es el Murcia, los futbolistas se tienen que poner una coraza y se aislan un poco más por la repercusión que tiene todo lo que haces.

-Aprovecha los viajes para estudiar y está preparando a conciencia su futuro, ¿no?

-Hice Magisterio de Educación Física y luego CAFD (Ciencia de la Actividad Física y el Deporte), además de un máster de Dirección y Gestión de entidades deportivas, además de sacar el nivel I y II de entrenador. Tenemos mucho tiempo libre y es bueno formarse para buscar alternativas ya que nuestra carrera es corta. Hay que estar preparado para afrontar otros aspectos de la vida, pero me gustaría seguir ligado al mundo del fútbol.

-Además, tal y como está el fútbol de la Segunda B, no se habrá hecho millonario.

-No me he hecho millonario, ni mucho menos, pero estoy feliz y satisfecho con lo que he hecho y con lo que me ha dado el fútbol hasta ahora, aunque espero recibir mucho más. Me ha costado mucho trabajo llegar hasta aquí. Estoy orgulloso de lo que he hecho en mi carrera como futbolista y lo que me queda aún por hacer.

-¿Segundos o terceros?

-Queremos ser segundos, somos ambiciosos. En los dos primeros 'playoff' jugué la vuelta fuera y nos eliminaron. Con el Lorca ascendimos disputando la vuelta en casa, mientras que con el Cartagena conseguimos salvarnos jugando la vuelta en Las Palmas, cuando la gente no confiaba en nosotros.

-¿Y si les toca el Elche?

-No tengo miedo a ningún equipo, pero sí tengo respeto a todos. Con nuestras armas, vamos a intentar plantar cara a cualquier equipo. En el vestuario no hemos hablado de rivales porque no está clara ni nuestra posición final ni la de los cuatro primeros de todos los grupos. El abanico es muy amplio y está todo por decidirse.

-¿A qué club evitaría?

-Los filiales no me gustan. Son futbolistas que el día de mañana van a jugar en Primera. La mayoría son internacionales en categorías inferiores y tienen mucha calidad. Además, juegan sin presión ninguna, ya que muchos de ellos llegarán, pase lo que pase, al primer equipo. No tienen la presión y las urgencias que podemos tener nosotros. Hay algunos que no pueden ni subir y saldrán a jugar y a disfrutar, y eso los hace más peligrosos.

-¿Se imagina una eliminatoria final contra el Cartagena?

-Tendría que darse una carambola, pero podría pasar. Sería una eliminatoria increíble, pero a mí me gustaría que subiéramos los dos. Sería lo mejor para la Región: tener un derbi en Segunda sería bonito.

-¿Dónde se ve en un futuro?

-Jugando con el Real Murcia en Segunda División. Para que pasen las cosas hay que creer en ellas, y yo creo en el ascenso de este equipo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos