La cima, casi una quimera

La plantilla del Real Murcia, en un entrenamiento en Cobatillas. / javier carrión / agm
La plantilla del Real Murcia, en un entrenamiento en Cobatillas. / javier carrión / agm

Si pierde en el Nuevo Vivero, donde el equipo local ha sumado 31 de los 42 puntos que acumula, los granas se alejarán del Efesé en 7 puntos a tres jornadas del final

JOSÉ OTÓN MURCIA.

El Real Murcia está en el mejor momento de la temporada y no quiere bajar la guardia justo en el tramo final, con todo en juego. Tras los resultados de ayer, al equipo grana no le queda más remedio que ganar para seguir soñando con el liderato, aunque cada semana el sueño de ascender en solo una eliminatoria parece más complicado. Salmerón está listo para alinear el once que se ha mostrado fiable en las últimas semanas, aunque tendrá la baja obligada de Pedro Orfila, su lateral derecho de confianza, por sanción. Los otros dos futbolistas que el técnico almeriense ha dejado en casa no son titulares habituales. Ni Ongenda, que sufre molestias musculares y que no ha debutado como grana todavía, ni el extremo Xiscu, que por decisión técnica no ha viajado a Badajoz.

El resto está preparado para seguir con una racha triunfal que ya dura siete semanas, en las que el club grana ha sumado cinco victorias y dos empates que le han permitido acercarse a la cabeza y soñar con la primera plaza. Además de la entrada de Juanra en el lateral derecho, falta por saber si Salmerón meterá a Carlos Martínez, decisivo ante el Extremadura hace una semana, entre los titulares. En el centro del campo pueden repetir David Sánchez, Juanma y Armando que, a falta de fútbol de quilates, le han dado sobriedad a un Murcia que va de menos a más y que solo necesita un último empujón para confirmar su presencia en el 'playoff'.

Pero el rival del equipo grana no va a ser una comparsa. El Badajoz, recién ascendido esta temporada, no tiene asegurada la permanencia matemática en Segunda B y necesita doblegar al equipo grana para continuar en el tercer escalón del fútbol español. Suma 42 puntos en la clasificación y está situado tres puntos por encima del puesto de promoción. Su principal arma es su firmeza como local, ya que de los 16 partidos que ha disputado en el Nuevo Vivero esta campaña solo ha perdido uno. Fue en la quinta jornada ante el Melilla.

Salmerón no podrá contar con Pedro Orfila; el lateral derecho será baja por la acumulación de amarillasLa última vez que el Murcia visitó el Nuevo Vivero fue en el año del ascenso a Primera con David Vidal

El rival del Real Murcia ha sumado este año en su estadio 31 puntos de los 42, después de agarrar 8 victorias y 7 empates. Un empate a cero frente al Cartagena, otro resultado similar frente al UCAM y otra igualada, esta vez a uno, frente al Marbella, todos equipos de la zona alta, son una demostración de lo que puede hacer el conjunto pacense si está arropado por su público.

Además, el Badajoz es un equipo fuerte defensivamente ya que solo ha encajado 12 goles en sus 16 partidos en casa. En cuanto a su poder ofensivo, entre Juanma (8), Álex Rubio (7), Guzmán (7) y Ruano (6) han marcado 28 goles de los 41 que ha conseguido el equipo blanquinegro que, de puntuar más como visitante, ya se habría salvado.

Un histórico refundado

El actual Club Deportivo Badajoz es una refundación del histórico equipos pacense que con el mismo nombre militó hasta 20 temporadas en Segunda. Los problemas económicos lo hicieron desaparecer en 2012 al no aceptar Hacienda y la Seguridad Social el convenio de acreedores propuesto por los que entonces eran administradores. Pero solo unos meses después, los propios aficionados lo refundaron bajo la denominación Badajoz 1905, en alusión al año de fundación del histórico CD Badajoz. Pero estos aficionados fueron más allá y, tras una subasta, se hicieron con los derechos de imagen, escudo, nombre y colores de la equipación del antiguo Badajoz.

La asistencia media en el Nuevo Vivero esta temporada es de más de 4.000 espectadores y desde su refundación fue capaz de subir casi año a año desde la Regional hasta la Segunda B. Por eso el Real Murcia se va a encontrar con un equipo con músculo, que tendrá un ambiente favorable auspiciado por la directiva local, que incluso ha facilitado una entrada gratuita a cada uno de sus cerca de 3.500 abonados.

Eso sí, el Murcia no estará solo ya que un centenar de aficionados granas viajarán a un estadio donde el equipo grana jugó por última vez hace 16 años, en Segunda División. Fue en la campaña 2002-03 y el Real Murcia perdió 1-0. Pero los pupilos que entrenaba entonces David Vidal acabaron ascendiendo a Primera División de forma brillante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos