Cinco días frenéticos para el Murcia

Raúl Moro, presidente del Real Murcia.
Raúl Moro, presidente del Real Murcia. / N. García / AGM

El club, que dará a conocer hoy el nuevo técnico, comenzará también a vender los abonos y a perfilar la plantilla, además de preparar la junta vital del viernes

JOSÉ OTÓNMurcia

Raúl Moro, actual presidente del Real Murcia, ya ha aterrizado en la capital de la Región tras unos días fuera. Ayer estuvo trabajando codo con codo junto a Deseado Flores en la elección del nuevo entrenador. El extremeño quiere ser partícipe de cualquier decisión sobre este asunto, aunque tenga que ver con la parcela deportiva. Además, Moro quiere prepararse de forma concienzuda para una semana cargada de acontecimientos vitales para el futuro y la viabilidad de la entidad murciana. Hoy, para empezar, el club grana anunciará quién será el sustituto de Vicente Mir, mientras que a las diez de la mañana arrancará la nueva campaña de abonados con la apertura de las taquillas de la Nueva Condomina, con el objetivo de llegar, en una primera parada, a los 10.000 incondicionales.

Después de la elección del entrenador, llegará el momento de afrontar las negociaciones con los jugadores que acabaran contrato el próximo 30 de junio. Y para el final de la semana, el empresario extremeño tendrá que afrontar la cita más importante de los próximos cinco días, con una Junta de Accionistas vital para el futuro de la entidad y de la que Raúl Moro podría salir como máximo accionista de la entidad. Sería el paso definitivo para que la familia Samper pasase a un segundo plano.

Sustituto de Mir

Deseado Flores, el director deportivo del equipo grana, tiene casi tomada una decisión que podría hacer pública hoy. Si nada se tuerce en las próximas horas, Manolo Sanlúcar podría convertirse en el nuevo entrenador del Real Murcia. Flores y Raúl Moro, que han decidido entre los dos quién es el sustituto de Vicente Mir, ya han tomado una decisión. Cabe recordar que Sanlúcar llevó la pasada temporada al Villanovense hasta la segunda ronda del 'playoff' y era el favorito de Deseado Flores desde hace días. José Miguel Campos, por su parte, es un técnico con más recorrido, aunque su última experiencia en el Mérida no fue positiva. Antes, el técnico mazarronero ascendió a Segunda B con el Baza y el Murcia B, mientras que en 2009 salvó al primer equipo del Murcia de caer a Segunda B. Relevó a Clemente en el banquillo y con cinco victorias consecutivas sacó a los granas de los puestos de abajo, dejándolos en Segunda. Campos también brilló en La Hoya Lorca, club humilde recién ascendido desde Tercera al que llevó a la segunda ronda del 'playoff'.

El perfil de Sanlúcar encaja perfectamente en lo que buscaba Flores: un entrenador que conozca la Segunda B, con ganas de comerse el mundo y para el que entrenar al Real Murcia sea un bonito sueño.

La plantilla

Actualmente hay ocho jugadores que cuentan con contrato en vigor. Son Simón, Juanjo, Borja Gómez, David Sánchez, Rayco, Elady, Isi y Víctor Curto, una columna vertebral que Deseado Flores cree apta para armar el resto del equipo. Pero además, hay jugadores que finalizan contrato con el club grana el próximo 30 de junio y que interesan a la secretaría técnica del Murcia. Uno de ellos es Armando, una prioridad para Flores, igual que Josema, central ilorcitano que también acaba contrato pero que cuenta con varias ofertas de equipos de Segunda y alguno del extranjero. En la lista de prioridades también está Sergi Guardiola, aunque el delantero criado en Jumilla pertenece al Granada y parece inaccesible por su gran final de campaña y porque contará con muchos pretendientes de Segunda.

Otro de los jugadores que podría renovar es Adri Cruz, a pesar de que su temporada ha sido irregular, con dos expulsiones y varios partidos en los que vio la tarjeta amarilla en los primeros minutos de juego y lastró a sus compañeros. Además, hay otros jugadores como Golobart que buscarán un hueco en Segunda División antes de renovar con el Murcia. Por ello, Deseado Flores buscará otras alternativas para cubrir el puesto que dejará el central catalán. Otros como Pumar, que llegó de la mano de José Manuel Aira en el verano de 2014, tiene ofertas como la del Pontevedra, y podría no seguir de grana.

A por los 10.000

A partir de hoy los aficionados murcianistas pueden retirar el abono para la próxima campaña. Tras llegar a los 7.200 fieles el pasado curso, el club grana quiere llegar a los 10.000 fieles, aunque la directiva no se quiere poner límites. Para ello ha diseñado una campaña atractiva en la que los abonados tendrán que hacer una apuesta por el Murcia. El abono en la tribuna preferente costará 250 euros, 100 en la grada lateral y 90 en los fondos.

Lo curioso de la campaña es que si el Murcia asciende a Segunda al término de la temporada 2017-18, los que hayan retirado su carné este año tendrían un descuento de casi el 50% para la siguiente campaña en el fútbol profesional. El club grana descontará lo pagado este año en el abono del siguiente. Lo peñistas pagarán este año 75 euros, 80 los alumnos de la Universidad de Murcia en la grada lateral y 50 los abonados infantiles, en cualquier zona de la Nueva Condomina. El Murcia venderá los abonos a partir de hoy, en las taquillas del estadio, de 10 a 13.30 y de 17 a 20 horas, de lunes a jueves, y de 9.30 a 14.30 horas los viernes. Los abonos también se podrán retirar en el correo electrónico abonos@realmurcia.es, o a través del teléfono 968900110. Hace dos años, con Jesús Samper, la tribuna costó 550 euros, la grada lateral 200 y los fondos 165, más del doble que esta temporada.

Una cita crucial

No es una junta de accionistas cualquiera. La del próximo viernes es una cita en la que está en juego el futuro de la institución grana, tras las pérdidas de más de un millón de euros generadas en el segundo trimestre de 2016, que se acumulan a un cuenta de pérdidas general de 46 millones. Para restablecer el equilibrio patrimonial de la entidad, el actual Consejo está obligado a tomar medidas y planteará a los accionistas el próximo viernes una severa reducción del capital social, que pasaría de 1,8 millones a 180.000 euros (cerca del 90%), y una posterior ampliación de capital por valor de 400.000 euros. Si Samper no acude a esta ampliación y sí lo hace Moro, el extremeño se hará con el 70% de las acciones, dejando al madrileño con un 22%.

Si el plan de Moro funciona, el club grana habrá salvado otro 'match ball', pero si no, el Murcia estará en peligro. Para que haya una nueva ampliación Moro necesita que Samper vote a favor. El heredero de Jesús Samper está en un callejón sin salida ya que si vota 'sí' a la nueva ampliación perderá la propiedad del club, mientras que si dice 'no', el actual Consejo estará obligado a liquidarlo y sus acciones ya no valdrían nada. De cara a la junta del viernes, Jesús García, administrador concursal de Gestora Deportiva Murciana, propietaria de las acciones del Murcia, tendrá un papel decisivo ya que Samper debe consensuar con él su decisión.

Fotos

Vídeos