Real Murcia

El club paga y calma al murcianismo

Víctor Gálvez, presidente del Real Murcia, antes de una rueda de prensa. / nacho garcía / agm
Víctor Gálvez, presidente del Real Murcia, antes de una rueda de prensa. / nacho garcía / agm

El equipo de Gálvez abonó ayer 126.000 euros a la AFE, dos horas antes del cierre del plazo, y esquivó el descenso a Tercera

ALBERTO GÓMEZ

murcia. El murcianismo amaneció ayer con una incómoda sensación de calma tensa. Al mediodía expiraba el plazo para que los clubes saldaran ante la AFE (Asociación de Futbolistas Españoles) los pagos correspondientes a las denuncias de sus jugadores de las dos últimas temporadas. El club ha esperado casi hasta la última hora, encogiendo el corazón del mucianismo, pero ayer, alrededor de las diez de la mañana, el Murcia realizó los pagos que tenía pendientes y la afición pudo al fin respirar. El propio club emitió un comunicado para trasladar a su masa social que había afrontado el pago de las denuncias y que, por tanto, el Murcia seguiría en Segunda B otra temporada.

La propia AFE también dio el visto bueno al pago realizado por la entidad pimentonera y así se lo trasladó a la federación española. Días antes, representantes del Murcia también se dirigieron al organismo federativo para adelantar que los granas harían frente a sus obligaciones para evitar el descenso a Tercera. La asociación de futbolistas señaló que el Cerceda fue el único club que no resolvió las denuncias de sus jugadores dentro del plazo recogido por la normativa de la federación española, por lo que sufrirá un descenso administrativo.

La imagen del presidente murcianista, Víctor Gálvez, y su capacidad económica para hacer frente a los pagos que genera el primer equipo de la Región se pusieron en entredicho en la tarde del jueves después de que trascendiera que un consejero del equipo de trabajo del empresario de Orihuela se puso en contacto con la Fepemur (Federación de Peñas Murcianistas) para solicitarle un adelanto por valor de 50.000 euros de la campaña de abonos para hacer frente a los pagos de las denuncias en la AFE.

1: Los granas saldan sus deudas por las denuncias presentadas por jugadores que estuvieron durante las dos últimas temporadas. 2: Víctor Gálvez adelanta que no fallará nunca y hace un llamamiento a aficionados y empresarios para que respalden al club pimentonero. 3: Los murcianistas también tienen pendiente el pago de cinco nóminas a los empleados y de cuatro a los futbolistas del Imperial. LAS CLAVES

Dos horas después de anunciar que había pagado, el Murcia emitió ayer un segundo comunicado con un pequeño discurso de Gálvez en el que el presidente del club afirmaba que «yo no fallaré nunca y ahora espero que los aficionados de este club y los empresarios de esta región no fallen tampoco al mejor y más grande embajador que tiene esta tierra, el Real Murcia».

El club pimentonero tuvo ayer que realizar pagos ante la AFE por valor de 126.000 euros correspondientes a las denuncias presentadas por Biel Ribas, Pedro Orfila, Abel Molinero, Salva Chamorro, Fernando Llorente y Álex Ortiz. Este último reclamó el cobro de 28.879 euros. La denuncia con la cuantía más alta fue la de Orfila, que se situó en los 58.825 euros. Por su parte, el portero Ribas pidió el embolso de 30.445 euros. El exguardameta del UCAM, que tiene un año más de contrato con los granas, ha decidido salir de la Nueva Condomina y confía en rescindir su vinculación la próxima semana.

El Murcia tiene que hacer frente, además, a los pagos correspondientes a las nóminas del mes de junio y tiene de plazo para ello hasta el próximo 30 de julio. Al margen de las denuncias presentadas por los jugadores de la última temporada, el equipo de Gálvez también tuvo que hacer frente a reclamaciones que estaban pendientes del ejercicio 2016-17. Fue el caso de las presentadas por Rayco y Juanjo, jugadores el último año del Logroñés y el Lorca Deportiva, respectivamente, pero que fueron fichados por el Murcia en enero de 2017. El ex director deportivo de los granas Deseado Flores les ofreció contratos hasta el 30 de junio de 2018, pero los despidió el verano pasado dejando cuentas pendientes. Lo mismo hizo con el central Borja Gómez. Este jugador ha cobrado ahora la mitad de lo que le debía el Murcia y percibirá la mitad restante en el mes de septiembre.

Otra fecha en rojo

A pesar de que ayer el club grana dio un paso importante para seguir en Segunda B, la incertidumbre no se ha disipado por completo. La siguiente fecha que está subrayada en rojo en el calendario de Gálvez y Toni Hernández, director general y deportivo del Murcia, es el jueves 5 de julio. Ese día es el último que permite la federación para que los clubes de Segunda B aporten un aval por valor de 200.000 euros para confirmar su inscripción en la división de bronce del fútbol español. Este requisito lo estuvo cumplimentando en nombre de los pimentoneros durante las dos últimas temporadas la federación murciana, pero este organismo comunicó este mes a Víctor Gálvez que este verano esta obligación le tocaría afrontarla al propio Real Murcia.

Otro frente que todavía tiene abierto el Murcia es el del Betis de Valladolid. Este club reclama a los pimentoneros el cobro de 45.000 euros por los derechos de formación de Sergio Escudero, traspasado por los granas al Schalke 04 alemán en el verano de 2010, pero los vallisoletanos no cobraron ayer. El último contacto que tuvieron con los murcianistas se produjo esta semana, cuando los abogados de Gálvez ofrecieron una quita de los 10.000 euros que el Murcia debe pagar en concepto de recargos por pagar fuera de plazo los dos últimos abonos que debían realizar al Betis. Así se recogió en un acta notarial firmada en Murcia el 1 de agosto de 2017.

El Betis rechazó la propuesta de los letrados granas. Es la tercera vez en las últimas semanas que dice que no a una oferta en estos términos del equipo de trabajo de Gálvez, que entiende que debe pagar los 35.000 euros correspondientes con el último plazo que el Murcia debió afrontar con la recaudación del derbi que se disputó en abril en la Nueva Condomina contra el Efesé, pero no los otros 10.000 euros de recargo.

Ante esta situación, el equipo de Valladolid se dirigió por escrito a la Federación Española de Fútbol para denunciar la situación y el lunes va a tramitar el bloqueo de los derechos federativos del Murcia para que no pueda inscribir los fichajes que realice durante el presente mercado de fichajes. El conjunto castellanoleonés también apuesta por demandar a los pimentoneros por su negativa a pagar los 10.000 euros generados por sus propios retrasos.

Por otra parte, el Murcia también debe afrontar el pago de las cinco nóminas que tiene pendientes con sus empleados no deportivos, así como las cuatro que adeuda a los jugadores del Imperial, quienes presentaron 17 denuncias ante la AFE.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos