De la Vega: «Compré el Real Murcia el 7 de marzo y no me pienso marchar»

Mauricio García de la Vega./Vicente Vicéns / AGM
Mauricio García de la Vega. / Vicente Vicéns / AGM

El gestor mexicano, que acudió al TAS y que llamó a la Policía el pasado viernes en una tensa reunión con Víctor Gálvez, asegura que «yo no he montado todo esto, lo han hecho personas que no quieren salir del club»

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Mauricio García de la Vega ni se ha marchado de Murcia ni da su brazo a torcer ante la presión de Raúl Moro y el grupo Gálvez Brothers, que intentan que el mexicano desaparezca definitivamente de la vida del Real Murcia. Asegura que sigue fuerte en sus convicciones y que «estoy al cien por cien trabajando en que se solucione todo este asunto. Confío mucho en las instituciones, tanto del deporte como las de España. Hagamos todos un esfuerzo por estar dentro de la ley».

En una entrevista concedida a 'La Verdad', el mexicano asegura que «el club es mío, yo ejercí una opción de compra después de hacer un exhaustivo estudio día a día. Nadie conoce el club mejor que yo, me metí hasta las tripas. Todo lo que está pasando ahora es una reacción posterior a la opción de compra que hice yo y de una serie de decisiones que tomé respecto a gente que estaba dentro del club y que tenían que marcharse. Hay gente que se aferra con uñas y dientes a estar ahí».

Sobre la reunión del pasado viernes con Víctor Gálvez y la oferta de un millón de euros que le hizo por el club, el empresario mexicano explica que «ellos pensaron que poniendo un papel sobre la mesa que ellos querían que yo firmara iba a decir que sí. Pero mi intención es quedarme. Después me quisieron echar de la oficina los agentes de seguridad. Y me amenazaron de manera violenta, por eso yo tuve que llamar a la Policía».

García de la Vega piensa que hay algunos consejeros que se están metiendo en un callejón sin salida: «Más que la actitud de Moro es la gente que ha gestionando el club y está moviendo todo este asunto para agarrarse a sus puestos. Moro no es consciente de los actos legales que está realizando. Avisados están. Yo, a través del notario, les he notificado que están cometiendo irregularidades. Dos consejeros ya optaron por la legalidad». No inscribir, después de su compra del Real Murcia del 7 de marzo, es para De la Vega un delito grave: «No se puede desoír por parte de un Consejo la solicitud de inscripción de la compra que hicimos. Fue un requerimiento formal».

No estar presente en el palco de la Nueva Condomina el pasado domingo, en el derbi, no es lo que más le preocupa a De la Vega: «Estoy contento, se conformó una plantilla competitiva y pese a todos los problemas en la cúpula del club, no se han venido abajo, siguen compitiendo y han conseguido 13 de los últimos 15 puntos. Ayer los vi con una gran actitud. Claro que me hubiera gustado estar en el palco, pero es un tema secundario. Lo importante son los jugadores y su profesionalismo. Me duele, pero no tiene tanta importancia que me duela o no, lo importante es que el equipo marche bien y que se logre el objetivo».

García de la Vega, pese a la presión que está recibiendo, no se piensa marchar. Y tampoco tiene miedo: «Yo vengo de México y allí las cosas son muy complicadas y nos forja el carácter de una forma que hace que no nos rindamos tan fácil. Yo hice mi plan de vida aquí, tengo pensado traer a mi familia hasta Murcia y alquilar una casa. Vamos a hacer nuestra vida aquí. Lo aposté todo al Real Murcia porque el proyecto me gustó y la afición me parece fenomenal. Tenemos varios proyectos alrededor del club y hay grandes oportunidades para llevarlas a cabo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos