Real Murcia

Las cuentas, otro obstáculo para Mauricio

Mauricio García de la Vega, junto a Pedro Gómez y la empresaria Isabel Sánchez, el pasado domingo, en La Condomina./N. García
Mauricio García de la Vega, junto a Pedro Gómez y la empresaria Isabel Sánchez, el pasado domingo, en La Condomina. / N. García

Para formar su nuevo Consejo tendrá que aprobar los números de la campaña 2016-17, que arrojan nuevas pérdidas. El mexicano, que debe superar este 'match ball' para recibir el apoyo de los empresarios locales, ya no puede rebajar más el capital social del club

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Mauricio García de la Vega cumple un mes a los mandos del Real Murcia. Ha recorrido una parte del camino que se marcó, aunque tiene por delante mucho más trabajo. Pagó los 110.000 euros que impedían al club fichar jugadores en el mercado invernal y abonó su primera nómina, la de enero, a la plantilla. Pero tiene por delante otros retos mayúsculos. Uno de los obstáculos que debe superar es la aprobación de las cuentas del ejercicio económico 2016-17, aún pendiente. Es un paso fundamental para que el Real Murcia pueda seguir con vida y un paso previo para que el gestor mexicano nombre definitivamente a su nuevo Consejo. Ambos asuntos se podrían solucionar en una próxima Junta.

El pasado 23 de enero Mauricio García de la Vega citó en las oficinas de la Nueva Condomina a personas conocidas de la sociedad murciana relacionadas con el Real Murcia, a las que quiere convencer para que sean nuevos consejeros. En esta reunión, a la que acudieron todos los convocados, el gestor mexicano explicó detalladamente su proyecto y, tras más de dos horas de reunión, se emplazaron para más adelante, para cuando se pudiera constituir el Consejo oficialmente. Desde entonces todos estudian la propuesta de García de la Vega, aunque algunos tienen más claro que otros su entrada en el club. El hecho de que dos futuros consejeros, como José María de la Cierva e Isabel Sánchez, hayan presenciado los últimos partidos del equipo grana en primera línea de palco, ha sido más un gesto de agradecimiento de Mauricio García de la Vega que una representación institucional real.

178.712
euros es el actual capital social del club. Para enjugar las pérdidas del ejercicio 16-17, no valdría con reducir el valor de las acciones.

Y, aunque todos los presentes en la cita del 23 de enero se han dejado ver, tanto en el palco de la Nueva Condomina como en el de La Condomina en el derbi del pasado domingo, ni Isabel Sánchez, ni César Oliva, ni Richi ni José María de la Cierva son nuevos consejeros de la entidad grana, todavía. Todos ellos barruntan qué hacer, si entrar o no, aunque todavía tienen tiempo para meditarlo un poco más.

Miguel Martínez, que ha asumido el puesto de Moro, es el presidente en funciones del Murcia hasta la futura Junta

Dos fórmulas para cuadrar las cuentas: que un socio haga un préstamo o una nueva ampliación de capital

Para poder formar su nuevo Consejo de Administración, García de la Vega tiene que aprobar las cuentas del pasado ejercicio con el Consejo actual, formado aún por las personas de confianza de Raúl Moro. Formar parte de un órgano ejecutivo en una sociedad anónima comporta una serie de obligaciones para con la gestión de la misma y ninguno de los futuros consejeros se plantea aceptar el reto sin que antes estén aprobadas las cuentas que han gestionado otros.

Nuevo salto mortal

En todo caso, aprobar las cuentas del ejercicio 2016-17 no será un trámite. El periodo en cuestión corresponde a la temporada pasada, en el que la mitad de la gestión fue del Consejo de Martínez Abarca y la otra mitad de Raúl Moro, que llegó a finales de 2016. Cuando el abogado murciano cedió el testigo al empresario extremeño, las cuentas ya recogían cerca de un millón de euros de pérdidas, cantidad que, debido a las deudas concursales impagadas y las obligaciones no satisfechas con la Seguridad Social y Hacienda, entre otros gastos, se habrá duplicado al final del mencionado ejercicio, ya que Moro gastó más en personal que su antecesor. El problema que tiene el actual Consejo grana es cómo cuadrar los números para que el Real Murcia no permanezca en causa de liquidación.

Los dirigentes granas ya no tienen la posibilidad de reducir el capital social de la entidad con el fin de enjugar las pérdidas del ejercicio 2016-17. El pasado mes de junio Moro convocó una Junta Extraordinaria en la que, como medida principal para evitar la liquidación, decidió reducir el capital social de la entidad grana en un 90%, pasando de 1,6 millones a 178.742 euros. Por lo tanto, aunque redujera otra vez el valor total de todas las acciones emitidas a solo un euro, solo sería un parche en relación a la deuda generada. Otras salidas para cuadrar los números son que los socios hagan prestamos participativos o una nueva ampliación de capital para cubrir estos más de dos millones, en la que cualquier interesado (Moro tendría preferencia para comprar), podría entrar en el club.

Moro cede el trono

Cabe recordar que hasta hace poco Raúl Moro era presidente del Consejo de Administración grana, aunque hace apenas unas semanas fue Miguel Martínez, hasta entonces vicepresidente, el que asumió el cargo de forma interina. El motivo: agilizar procesos una vez que Moro ya no es la cabeza visible del proyecto. Además, en el Consejo siguen Deseado Flores, Gabriel Torregrosa y Juan Merino, amigo personal del extremeño.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos