Mehdi Nafti: «Deseo que el Murcia vuelva a Primera, es el lugar que se merece»

Mehdi Nafti, en un entrenamiento con el Mérida, su actual club. / Hoy
Mehdi Nafti, en un entrenamiento con el Mérida, su actual club. / Hoy

El exjugador grana, que quiere lo mejor, a partir del lunes, para un club del que salió por la puerta de atrás, dice que su rival del domingo «da miedo» y que acabará «entre los cinco primeros»

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

El nombre de Mehdi Nafti no deja indiferente a la afición del Real Murcia. El franco-tunecino, que tiene tras de sí una amplia carrera como futbolista, pasó por el equipo grana en la temporada 2012-13, un ejercicio en el que los murcianistas pasaron de soñar con el ascenso a Primera a luchar por evitar el descenso a Segunda B. En aquella campaña, con Jesús Samper aún como propietario del club y con un ambiente volcánico alrededor del equipo, todo se fue torciendo y los temas extradeportivos arrinconaron al fútbol en un segundo plano.

Muchos futbolistas de aquella plantilla, como Nafti, que contaba con una trayectoria deportiva brillante que incluye su participación en el Mundial de Alemania 2006, acabaron salpicados. Años después, aquel mediocentro defensivo es el entrenador del Mérida, el próximo rival del Murcia de Sanlúcar, un personaje que no se calla, que tira de sinceridad y que intenta hablar con claridad en un mundo cargado de hipocresía.

-¿Cómo está el nuevo Nafti, el que ha colgado las botas y se ha hecho entrenador de fútbol?

-Trabajando y sufriendo con esta nueva etapa. Se sufre mucho más cuando estás en el otro lado, de entrenador. Echo de menos mi pasado como futbolista, porque es el mejor trabajo que existe en el mundo.

-¿Cómo catalogaría su nueva profesión en el banquillo?

-Es muy duro ser entrenador, y a veces es muy frustrante. Hay muchos parámetros que no puedes controlar y que no están en tus manos. Pero a la vez es apasionante.

-¿Qué diferencia hay entre ser jugador y ser entrenador?

-Dejé el fútbol siendo un futbolista viejo, con experiencia, y ahora soy un entrenador joven, sin ningún bagaje. No he cambiado demasiado, ya que el lado pasional que tenía como futbolista lo sigo teniendo como entrenador. Todavía me cuesta cambiar el chip porque todavía me veo como jugador. El futbolista es más egoísta dentro de su propia preparación y un entrenador tiene que gestionar a muchas personas. La parte psicológica es más complicada, estoy aprendiendo sobre la marcha.

La campaña 2012-13: «Fue la peor temporada de mi vida. Se exageró todo alrededor de la plantilla y se dijeron mentiras»

Su recibimiento: «No creo que la gente pierda el tiempo conmigo, se volcará con su equipo. A mí me trataron muy bien»

El Murcia de Sanlúcar: «Es un equipo 'top' de la categoría, es cuestión de tiempo que arranque. Las piezas tienen que encajar y que den con la tecla»

-¿Entiende mejor ahora a los que fueron sus entrenadores?

-De todos aprendí algo y de todos tengo algo en mi metodología de trabajo. Todos los futbolistas piensan que son los mejores del mundo y yo intento ponerme en la piel del jugador que tengo delante. Intento no hacer lo que a mí no me gustaba que me hicieran. Intento tener temple, en eso sí que he evolucionado.

-Después de jugar un Mundial y muchos partidos en Primera y Segunda, ¿se le caen los anillos por entrenar en Segunda B?

-No, para mí es un lujo. Apenas hace un año que acabé con el curso de entrenador y tuve la oportunidad en el Marbella. Este año también tengo la suerte de tener un trabajo. Hay muchos entrenadores de nivel que están en el paro. Para nada ha sido un paso atrás, valoro mucho haber dirigido al Marbella y ahora a un gran club histórico como el Mérida.

-¿Cómo es su Mérida?

-Intentamos ser protagonistas, intentamos mandar. Somos un equipo bastante intenso, compacto y agresivo. Los jugadores intentan disfrutar sobre el terreno de juego, tienen libertad en el plano ofensivo.

-¿El objetivo del Mérida es jugar el 'playoff' de ascenso?

-El objetivo es el partido del Murcia. Solo llevamos seis jornadas, hemos fichado 17 jugadores y estamos construyendo un equipo. Aún tenemos altibajos durante los partidos.

-¿Cómo será el choque del domingo en la Nueva Condomina?

-Espero un partido contra un equipo 'top' de la categoría. Contra el Cartagena tuvimos el primero y contra el Murcia es otro plato fuerte. Si queremos sacar algo de la Nueva Condomina tendremos que hacer, como mínimo, lo que hicimos contra el Cartagena para poder puntuar.

-¿Cómo ve al Murcia desde fuera?

-La plantilla del Murcia da miedo. Tiene mucha prisa por conseguir resultados y puede pesar a los futbolistas, pero tiene gente con experiencia, como David Sánchez, Curto y Ribas. Imagino que no les pesara el ambiente. También tiene un público que, a la mínima, en cuanto sus jugadores les den algo, se van a enchufar con su equipo.

-¿Qué cree que le pasa al Murcia?

-No lo sé. Tiene un buen entrenador y muy buenos futbolistas. Creo que es cuestión de tiempo que arranquen. Hay que dejar trabajar a la gente desde la tranquilidad. La responsabilidad puede pesar y actuar como un freno de mano. El Murcia estará a final de temporada entre los cuatro o cinco primeros. Tienen que dar con la tecla. Tienen a Curto, el mejor delantero de la categoría. Tienen flechas en las bandas, un gran portero y también a otro delantero como Pedro Martín. Es cuestión de que las piezas encajen, pero espero que sea a partir del lunes cuando lo hagan.

Un recuerdo agridulce

-¿Será para usted el del domingo un partido especial?

-Sí, será un choque especial. A nivel deportivo la campaña que estuve aquí fue la peor de mi vida. Arrancamos muy bien, pero tuvimos problemas extradeportivos después. También me lesioné un dedo del pie y estuve fatal durante cuatro meses. Nos salvamos en la última jornada. Se exageró todo alrededor de la plantilla y se dijo que había mierda en el vestuario. Era mentira. Se montó una gran película, cuando lo único malo fue lo que pasó en el césped. Aquello ha quedado como una mancha en mi carrera. Tuve la mala suerte de que fuera así. Yo había salido bien de todos los equipos en los que había jugado antes.

-Aquella temporada dejó un mal sabor de boca en mucha gente.

-Y a mí también, aunque yo no soy nadie para cambiar la opinión de la gente. Tienen todo el derecho de opinar. Se dijeron muchas mentiras, hubo un efecto bola de nieve. Pero lo que más me dolió es que el proyecto era para ascender y no estábamos preparados para pelear por el descenso, lo encajamos mal.

-¿Cómo cree que le recibirá la afición del Real Murcia?

-No creo que la gente tenga que perder el tiempo conmigo. La afición del Murcia estará volcada con su equipo. Lo único es que si el domingo puedo ganar, le pediré perdón al Murcia. Si de algún modo la gente se sintió dolida por aquella temporada, yo le pido perdón. La mejor forma de seguir para adelante es que el Murcia recupere su lugar, que es Segunda, incluso Primera.

- ¿Le guarda algún rencor al Real Murcia por lo que pasó?

-No le tengo rencor a este club, todo lo contrario. En Murcia dejé muchos amigos y la gente se portó muy bien conmigo. Si no lo das todo en el césped la gente te manda a la mierda. En aquel Murcia había muchos jugadores con la ficha muy alta y no estuvimos a la altura. Pero el Murcia dentro de poco, estará en el sitio que se merece, que es Primera. A partir del lunes le deseo lo mejor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos