La deuda del Murcia rompe la barrera de los 55 millones

Momento en que De la Vega llega al estadio para intentar entrar a la junta, con los Gálvez a la izquierda. / vicente vicéns / agm
Momento en que De la Vega llega al estadio para intentar entrar a la junta, con los Gálvez a la izquierda. / vicente vicéns / agm

La temporada se cierra con elevadas pérdidas y Víctor Gálvez anuncia que quiere poner en marcha una ampliación de capital para evitar la disolución de la entidad

ALBERTO GÓMEZMurcia

El Real Murcia vivió ayer otra cita trascendental. La zona noble de la Nueva Condomina acogió la celebración de una junta de accionistas que se celebró por mandato del Registro Mercantil. Los exconsejeros granas Enrique López y Stefan Settels actuaron como presidente y secretario, respectivamente, de una cita en la que salieron adelante las cuentas correspondientes a la temporada 2016-17, un requisito que el club pimentonero cumplimentó ayer con seis meses de retraso de acuerdo a lo que recoge la Ley de Sociedades de Capital.

El ejercicio del Murcia que se puso ayer encima de la mesa arrojó una deuda de la sociedad murcianista que asciende a los 53,2 millones. En el periodo del que salieron las cuentas adelante los granas acumularon pérdidas por valor de 2,1 millones. Sin embargo, el actual presidente de la entidad, Víctor Gálvez, no tuvo reparos en admitir que la última temporada (2017-18) dejará al Murcia con una deuda total de 55,2 millones. Esto se debe a que los ingresos durante el último ejercicio se quedaron en 1,5 millones, mientras que los gastos ascendieron a 3,5 millones, por lo que la deuda del Murcia se incrementó en otros 2 millones.

El club deberá presentar un aval de 200.000 euros antes del 5 de julio para poder competir en Segunda B la próxima campaña

Con un agujero económico de más de 55 millones el futuro de la entidad grana se tiñe de negro y por eso el Consejo de Administración comunicó ayer que actuará conforme le marca la ley y en un plazo de 60 días convocará de nuevo a la junta de accionistas para que se vote si se lleva a cabo una ampliación de capital por valor de 18,8 millones. El periodo para los interesados en participar en este proceso será de 30 días.

Las claves

1 Futuro
Los accionistas del Murcia deberán votar si hay una ampliación de capital por valor de 18,8 millones
2 Pérdidas
La última temporada los granas gastaron 2 millones más de lo que ingresaron
3 AFE
Gálvez dice que las denuncias ante el sindicato de futbolistas quedarán resueltas la próxima semana
4 Quórum
La junta reconoce a Corporación Augusta como máxima accionista hasta que el CSD pueda confirmar al empresario de Orihuela como dueño

La ampliación de capital puede suponer la llegada de un inversor que se convierta en el nuevo dueño del Murcia si acomete una gran apuesta económica. En caso de que los accionistas no acuerden la aprobación de la ampliación de capital, el club deberá ir a liquidación. Uno de los principales motivos que han llevado a Gálvez a apostar por la ampliación es que el Murcia tiene los fondos propios negativos en 43,7 millones. Además, los granas han incrementado su deuda con proveedores en 21,7 millones. De ese montante, 16,4 millones son pagos que el club tiene pendientes con las administraciones públicas. Las deudas con Hacienda, Seguridad Social y ayuntamientos están presentes en este concepto.

De igual manera, los pimentoneros tienen remuneraciones pendientes de pago con trabajadores de la sociedad murcianista por valor de 975.000 euros. Con este escenario, el futuro deportivo del equipo se puede ver gravemente condicionado por su situación económica. Gálvez advirtió ayer de que, en caso de que el Murcia hubiera logrado el ascenso a Segunda, no habría podido competir en la división de plata con una deuda de 55 millones, aunque hubiera alcanzado los preceptivos convenios singulares con Hacienda y Seguridad Social.

El presidente murcianista repitió que la semana que viene dejará saldados los 630.000 euros que el club debe abonar por las denuncias que ha recibido ante la AFE (Asociación de Futbolistas Españoles). Además, adelantó que antes del próximo 5 de julio el equipo pimentonero deberá depositar ante la federación española un aval de 200.000 euros para poder competir en Segunda B la próxima temporada. Los últimos veranos fue la federación murciana la que solventó este requisito, pero su presidente, José Miguel Monje Carrillo, comunicó esta semana a Gálvez que este año será el Murcia el que deba dar este paso.

Roca, posible inversor

La junta de accionistas de ayer se pudo llevar a cabo porque existió quórum del 86,11 por ciento del capital social. Se reconoció a la mercantil Corporación Empresarial Augusta de Raúl Moro como máximo accionista. Su representación la ejerció Gálvez. Además, el empresario de Orihuela señaló como posible inversor del equipo murcianista a Enrique Roca Fernández, empresario con negocios en el mercado inmobiliario. Según la información que obra en poder del Registro Mercantil de Alicante, es el administrador único de la sociedad Centro de Negocios Playas De Orihuela. También ha trabajado en Murcia.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos