Fútbol | Segunda B

El plan B del Real Murcia le permite salir vivo de Badajoz

Álex Corredera cae tras la entrada de un jugador del Badajoz./LOF
Álex Corredera cae tras la entrada de un jugador del Badajoz. / LOF

El equipo de Herrero, que no pudo desarrollar su fútbol de toque y tuvo que apelar al oficio, se quedó con un jugador menos durante toda la segunda parte

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Manolo Herrero intentó llevar su idea futbolística hasta sus últimas consecuencias en el Nuevo Vivero, pero se equivocó de escenario y de día. Aunque el técnico jienense alineó un once puramente ofensivo con un centro del campo destinado a dominar y tocar el balón, se encontró con un césped que no era el más propicio para las florituras y el juego combinativo. Su equipo se estrelló parcialmente y tuvo que tirar del plan B para salir de Badajoz con la cabeza alta, aunque Herrero, que se desesperó con sus jugadores en la primera mitad porque abusaron de los balones en largo, escribrió un guión diferente para la tarde del domingo.

0 Badajoz

Kike Royo, Tony Abad, Eneko Zabaleta, Mario Gómez, César Morgado, José Ángel, Guzmán Casaseca (David Aparicio, min. 77), Damián Petcoff, Ezequiel Lamarca (Éder Díez, min. 62), Francis Ferrón y David Martín (José Higón, min. 62).

0 Real Murcia

Ian Mackay, José Ruiz, Hugo Álvarez, Charlie Dean, Forniés, Sergi Maestre, Álex Corredera, Jesús Alfaro (Miñano, min. 88), Héber Pena (Armando, min. 45), Dani Aquino y Manel Martínez (Zaka, min. 71).

Árbitro:
Pérez Muley (Comité madrileño). Mostró tarjeta amarilla a Guzmán, Hugo Álvarez, José Ruiz, Dani Aquino y Petcoff. Expulsó con roja directa en la primera parte a Sergi Maestre.
Incidencias:
Estadio Nuevo Vivero, césped en irregulares condiciones. El equipo grana, para no coincidir con la equipación blanquinegra del Badajoz, vistió completamente de rojo.
El público:
4.000 espectadores, cerca de 50 de ellos llegados desde Murcia. En representación del equipo murciano acudió al palco Toni Hernández, director deportivo del club grana.
El dato:
En 17 visitas oficiales del Real Murcia a Badajoz, solo ha conseguido dos victorias (1965-66 y 2017-18) y 6 empates. Todo lo demás fueron derrotas.

La lectura positiva radica en que con un jugador menos durante más de cuarenta y cinco minutos y todas los condicionantes en contra (incluido el árbitro), el equipo grana tiró de casta y de experiencia en la segunda parte para llevarse un punto de un campo de minas, que tampoco benefició al Badajoz, y ante un rival que demostró que ya no le vale con luchar solo por la permanencia. La expulsión de Maestre, aunque parezca contradictorio, despertó a los granas, que en la segunda parte fueron un equipo más solidario y unido, que defendió a muerte para arrancar un punto en la tercera jornada de Liga y seguir imbatido. El Murcia no es líder, pero no conoce la derrota y se va moldeando para una categoría en la que se va a encontrar con más de un campo así, donde jugar al fútbol no será siempre el plan más idóneo.

Y eso que la primera mitad arrancó con buenas sensaciones para el Real Murcia. Manel cortó una salida desde atrás del Badajoz y el equipo grana disfrutó de su primer acercamiento tras un centro peligroso de Alfaro. El equipo de Herrero salió a mandar y hacer un fútbol combinativo en el centro del campo y en los primeros minutos lo consiguió. Hugo Álvarez casi arrebata al portero local un balón aéreo. El choque parecía decantado para los granas.

Hasta que la ilusión inicial del Murcia se fue apagando. Hugo Álvarez vio tarjeta amarilla a las primeras de cambio y los granas comenzaron a sufrir atrás. Para colmo, los de arriba no estaban despiertos y solo Héber Pena parecía agarrarse al encuentro. El antiguo extremo del Racing sirvió un balón a Aquino en la frontal, pero el murciano le pegó al aire en un claro síntoma de que la estrella del Real Murcia andaba dormida. Así hasta que el equipo de Herrero, que se desesperó en la banda con el juego de sus futbolistas, tuvo que tirar de Charlie Dean para sacar un balón bajo los palos de Mario Gómez que iba camino de convertirse en el 1-0.

El Badajoz, que fue muy respetuoso con el Murcia hasta el ecuador de la primera parte, le perdió el miedo con el paso de los minutos y fue avanzando metros. Y tuvo más ocasiones. La más clara, la de Lamarca, que atinó con un balón suelto dentro del área visitante. Las buenas sensaciones del arranque del choque se esfumaron con el paso de los minutos, sobre todo, tras la rigurosa expulsión de Maestre antes del descanso que cambió todos los planes de Herrero. La primera parte acabó con la ocasión más clara del partido tras un remate de Guzmán al larguero y la posterior jugada de Ferrón, que robó la cartera a José Ruiz y pudo marcar en segunda instancia.

Para arrancar la segunda parte, el técnico jienense del Real Murcia dio entrada a Armando en puesto de Alfaro con la clara intención de rearmar su centro del campo. Pero el escenario del partido cambió respecto al inicio del partido. El Murcia se metió más atrás y el Badajoz se desató. En el primer minuto de la reanudación Lamarca disparó con peligro, aunque desviado, mientras que cuatro minutos más tarde y en una ocasión triple, Francis Ferrón fusiló a Mackay, aunque el portero grana hizo una intervención estelar para evitar el primer gol pacense. En pleno vendaval local, Zabaleta disparó sobre la meta grana, pero el balón se paseó por la línea de gol sin que ningún compañero acertara a rematar.

Con las cartas totalmente marcadas, al Murcia solo le quedaban dos opciones: atrincherarse en busca del empate o encomendarse a la calidad de Aquino y Corredera, los dos estiletes granas con más calidad. Entonces fue cuando jugadores como José Ruiz, Hugo Álvarez y Forniés, entre otros, sacaron a relucir sus horas de vuelo en la Segunda B y tiraron de un equipo que supo perder tiempo y que incluso, con la entrada de Zaka, tuvo ocasiones para llevarse los tres puntos antes de una semana con partido de Copa y la visita del Recreativo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos