Fútbol | Copa del Rey

El Murcia resiste una hora a un Barça voraz

El Murcia resiste una hora a un Barça voraz

El equipo de Salmerón mantuvo el tipo en el Camp Nou hasta el 2-0 de Piqué, en un duelo en el que el técnico grana apostó por un conjunto de suplentes que se hundió en el tramo final

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

La noche de este miércoles hizo aflorar sentimientos muy especiales a los miles de aficionados del Real Murcia. No por la eliminatoria en sí ante el Barça, si no por lo que emanaba el choque del Camp Nou. Más allá del resultado, el club grana volvía a un escenario que ha pisado 12 veces en Liga y que durante los años ochenta fue una visita habitual. Incluso, antes de la inauguración de uno de los estadios más bellos del fútbol mundial en 1957, el club grana ya retaba en otros estadios barcelonenses a este gigante que este miércoles se devoró al equipo de Salmerón sin compasión. Por eso, para muchos seguidores de este club humilde, más acostumbrado a los sinsabores que a las alegrías, que su equipo pisara de nuevo este espectacular coliseo del fútbol europeo atrajo un montón de sensaciones, la mayoría de ellas encontrados. Por un lado la gratitud por volver a ser importantes, aunque fuera por un día, y por otro la amargura de saber que, de momento, es una experiencia que tardará en volverse a repetir.

5 Barcelona

Cillesen, Semedo (José Arnáiz, min. 62), Piqué (David Costas, min. 56), Vermaelen, Digne, Denis Suárez, Aleñá, Oriol Busquets (Sergi Roberto, min. 62), Aleix Vidal, Deulofeu y Paco Alcacer.

0 Real Murcia

Santomé, Fede Vega, Pedro Orfila, David Mateos (Armando, min. 64), Melgar, David Sánchez (Santi Jara, min. 68), Juanma Bravo, Llorente, Nadjib, Abel Molinero y Renato (Pedro Martín, min. 59).

GOLES:
1-0, min. 16, Paco Alcácer. 2-0, min. 55, Piqué. 3-0, min. 59, Aleix Vidal. 4-0, min. 74, Denis Suárez. 5-0, min. 79, José Arnáiz.
ÁRBITRO:
Javier Alberola Rojas (Comité castellano-manchego). Auxiliado por Hernández Ramos y Cerdán Aguilar. No mostró tarjetas amarillas.
INCIDENCIAS:
Camp Nou. Partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey de fútbol. Representó al Murcia su presidente, Raúl Moro Martín, aunque también estuvieron presentes el resto del Consejo de Administración grana.
EL PÚBLICO:
68.775 espectadores en una noche fría, 300 de ellos llegados desde Murcia.
EL DATO:
Con la de este miércoles y desde 1927, el Murcia ha visitado siete veces al Barcelona en la Copa del Rey. En todas ellas, solo consiguió empatar (2-2) en la temporada 1958-59, aunque quedó eliminado por el 0-1 de la ida en La Condomina.

Pero más allá de los recuerdos, los aficionados que quieren de verdad al Real Murcia, en Primera, Segunda o Segunda B, afianzaron su convencimiento de que este club, con más de cien años de historia, no puede desparecer así como así. Más que dejarse ver por el palco, el Consejo que preside Raúl Moro debe resolver sus guerras internas y dedicarse, día sí y al siguiente también, a buscar una solución para un club que ha resistido a todo tipo de vicisitudes y tiempos oscuros. Los anteriores consejos, pese a todo, lo hicieron, y siempre mantuvieron viva una llama que reside en miles de corazones murcianos. Por eso, a partir de ahora, el Murcia vuelve a la triste realidad de la Liga y el único camino para regresar, por ahora, a Segunda. Ahora toca el Betis Deportivo, el choque del próximo domingo en un escenario que desprestigia al Murcia, y donde los de Salmerón sí tendrán la obligación de ganar tras lo del Camp Nou, que ya es solo un buen recuerdo.

Oportunidad desperdiciada

Salmerón apostó para la vuelta de la Copa por un once donde predominaron los jugadores que menos minutos están disfrutando en la Liga, unidos a los canteranos Melgar y Renato, que en el Camp Nou vivieron una noche muy especial.

Con un Murcia cargado de suplentes y con un Barça con Piqué arrancó un partido que dejó una evidencia: algunos jugadores de la primera plantilla grana están muy lejos de la titularidad. Uno de ellos Abel Molinero, que parece completamente desconectado del resto de sus compañeros; el otro es Nadjib, totalmente dormido. En los primeros minutos el choque fue un monólogo del Barça, mientras que el Murcia intentó que el partido no se descontrolara. A los trece minutos los azulgranas no habían creado ninguna ocasión clara, aunque los de Salmerón tampoco. Hasta que a los dieciséis minutos llegó un mal despeje de Fede Vega, que dejó el balón en inmejorable situación para que Paco Alcácer marcara el primero del partido, casi a placer.

El descaro de Renato

El 2-0 pudo llegar minutos después tras una gran internada de Semedo que Deulofeu, solo en el área, remató a la grada. A partir de ahí el equipo grana comenzó a soltarse la melena. El primer acercamiento del Murcia no lo pudo materializar en gol Nadjib, mientras que minutos más tarde las incursiones visitantes fueron cosa de Melgar, muy descarado, y Renato, muy peleón. Los dos jugadores del Imperial pasaron, en solo tres días, de pelear con el Mar Menor en el césped artificial de la Universidad de Murcia a vérselas cara a cara con Piqué y Semedo en el Camp Nou. Pese a las diferencias entre ambos equipos, el Murcia se fue al descanso perdiendo por 1-0, pero habiendo dejado una imagen de equipo ordenado y serio, y por momentos descarado y valiente.

En la segunda mitad el Barça estuvo más certero y consiguió tumbar definitivamente al Murcia. Sobre todo tras el 2-0 de Piqué, que hizo de delantero centro. Fue el punto de inflexión. Tres minutos más tarde llegó el tercero, obra de Aleix Vidal. Ya en la recta final, con Armando, Pedro Martín y Santi Jara en el terreno de juego, llegó el cuarto de Denis Suárez, tras una jugada brillante de Sergi Roberto. El Murcia se estiró más para encontrar el gol del honor, aunque se encontró con el quinto, obra de José Arnáiz y el final de un encuentro en el que el Murcia se dejó el alma, pero no fue suficiente para frenar a un Barcelona excelso que se merendó al equipo grana.

«El Barça nos ha ganado en todo y hemos sufrido», dice Salmerón

El entrenador del Real Murcia, José María Salmerón, no quiso poner paños calientes al 5-0 encajado en el Nou Camp y destacó que «no hemos sido capaces de dar tres pases seguidos y hemos sufrido en muchas fases, pero hemos sido solidarios». En su opinión, «sabíamos que sufriríamos sin el balón, pero es que tampoco hemos disfrutado con él. Nos ha faltado más continuidad en el juego para disfrutar», aseguró.

El Murcia estuvo más sólido en la ida: «Me fui más contento del choque de Murcia porque hemos tenido pérdidas continuas que generan muchas ocasiones de gol. El Barça mete una velocidad al juego muy grande y una gran calidad individual y colectiva. Nos ha ganado en todas las fases del juego».

Valverde, por su parte, dijo que «en la ida mostraron un nivel más alto. Han hecho cambios pensando en la Liga y se ha notado». Por otro lado, el club grana hizo ayer oficial que el Betis no pondrá a la venta el próximo domingo entradas para el choque frente al Murcia del próximo domingo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos