Fútbol |Segunda B

La defensa del Murcia tira por tierra el estreno de Basadre

Elady queda tendido en el césped del Nuevo Arcángel tras recibir un golpe. / Agencia LOF

El equipo grana remontó un 3-0 en contra, pero los errores atrás meten al cuadro grana en el puesto de promoción de descenso

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

El Murcia se vuelve de vacío de Córdoba, pero aún así puede sacar algunas conclusiones positivas en el estreno de Basadre. Por mucho que el técnico gallego intentase corregir los errores defensivos en sus primeros cinco entrenamientos, todavía tiene trabajo por delante para armar una defensa que es el auténtico talón de Aquiles de un equipo que en El Arcángel volvió a latir, pese a volver a Murcia trasquilado. El conjunto grana, tras derrumbarse después de encajar tres goles en un suspiro, se supo levantar y sacar la casta para empatar cuando tenía todo en contra. Es la mejor sensación que deja un choque que mete al Murcia en el puesto de promoción de descenso, pero que todavía permite a los aficionados granas tener fe en la recuperación de un grupo de jugadores seleccionados para estar en lo más alto de la tabla y que ahora deben sacar al Murcia del atolladero. Basadre tendrá una semana más de crédito, igual que lo tuvo Vicente Mir tras perder su primer partido como grana la pasada temporada.

4 Córdoba B

Marcos Lavín, Eric Ruiz, Alberto García, Arnau (Rubén García, min. 67), Soler, Jordi Ortega, Waldo (Sebas Moyano, min. 60), Kewin, Sillero (Hornero, min. 12), Aguado y David Moreno.

3 Real Murcia

Biel Ribas, Fede Vega, Pedro Orfila, David Mateos, Forniés, Juanma Bravo, Fernando Llorente (Armando, min. 56), Santi Jara, Elady (Nadjib, min. 78), Pedro Martín (Salva Chamorro, min. 87) y Víctor Curto.

Goles:
1-0, min. 28, David Moreno. 2-0, min. 35, Aguado, de penalti. 3-0, min. 43, David Moreno. 3-1, min. 45, Víctor Curto. 3-2, min. 57, Pedro Martín. 3-3, min. 64, Pedro Orfila. 4-3, min. 88, Sebas Moyano.
Árbitro:
Luis Miguel Montero de Lerma (Colegio Castellano-Manchego). Mostró tarjeta amarilla a Fernando Llorente, Pedro Martín, David Moreno y Nadjib.
Incidencias:
Jornada 8 del Campeonato de Liga en el grupo IV de Segunda B. Estadio El Arcángel. Terreno de juego en buenas condiciones.
El público:
Cerca de 500 espectadores en la grada del Arcángel, una treintena de ellos desplazados en coches particulares desde Murcia.

En el primer once de Basadre no hubo demasiadas sorpresas. Fede Vega y Forniés fueron los dos laterales junto a la pareja de centrales formada por Orfila y Mateos. Juanma repitió en el centro del campo y estuvo acompañado por Fernando Llorente, que no era titular en la Liga desde la jornada 2 en Huelva. Santi Jara y Elady volvieron a repetir en los extremos, mientras que arriba el técnico gallego no quiso tomar riesgos y salió con la pareja formada por Pedro Martín y Víctor Curto, una garantía para un partido tan vital como el del Arcángel.

El Murcia entró bien en el partido. Durante los primeros minutos se asentó con firmeza sobre el terreno de juego. Juanma Bravo dejó muestras de su calidad moviendo en balón con brillantez en los primeros minutos. Incluso Santi Jara se dejó ver en el ataque y de sus botas nacieron varios centros al área que acabaron creando dificultades a Marcos Lavín. Cuando el exjugador del Racing de Santander aparecía, el Murcia era un equipo peligroso y vertical. Elady, menos brillante con el balón en los pies, suplía su falta de claridad en ataque dejándose la piel y poniendo un centro a Curto que el delantero tarraconense remato de cabeza muy forzado. El Murcia parecía andar por el buen camino y solo era cuestión de tiempo que llegara la jugada que adelantara a los granas en el marcador.

Pero cerca del minuto treinta de la primera parte lo que llegó fue la pérdida de balón de Forniés que se convirtió en el primer gol grana. David Moreno remató dentro del área un centro lateral y al segundo intento metió el balón en la red con un gran disparo. El Murcia, aturdido por el gol, intentó levantarse del golpe pero se encontró con un Víctor Curto errático, que no se aprovechó de otro regalo en la salida de Marcos Lavín. Lo peor llegó siete minutos después del 1-0, en otro desacierto de Forniés en el que el filial verdiblanco se encontró con un penalti a favor que materializó Aguado, con frialdad. El Murcia se resquebrajó, se desorientó y parecía perdido. Había bajado los brazos.

En medio del caos grana llegaron dos grandes ocasiones seguidas de los de Basadre, la segunda con una jugada de espaldas de Pedro Martín que acabó en el palo. El castigo para los granas aumentó aún más con un tercer gol en contra que materializó David Moreno al rematar solo, en el segundo palo grana, ante la pasividad de Juanma Bravo. El Murcia era una caricatura, parecía completamente hundido, aunque una jugada en la que Elady tiró de gallardía Curto se encontró de nuevo con un balón muerto al borde del área pequeña que esta vez sí acabó en gol. Con el 3-1 llegó el descanso. Basadre tenía trabajo por delante, más psicológico que estratégico ya que su Murcia apenas respondía en un encuentro que era vital para sus aspiraciones de recuperar el terreno perdido con los de arriba de la tabla.

La segunda mitad arrancó con una imagen curiosa. Curto agrupó a sus compañeros en el centro del campo y tiró de jerarquía para intentar sacar lo mejor de ellos. Y durante muchos minutos lo consiguió ya que a los cuatro minutos Pedro Martín recibió un pase en profundidad y, sin apenas ángulo, estrelló el balón contra el portero. El Córdoba B intentó llegar con contragolpes pero el Murcia estaba herido en su orgullo y decidido a recuperar el autoestima. La conexión Curto-pedro Martín volvió a funcionar muchas semanas después y el delantero malagueño redujo distancias con ayuda de un defensa (3-2) y media hora por delante.

Demasiado valiente

El equipo grana se vio tan perdido durante la primera mitad, que volvió a latir con fuerza al sentirse tan cerca en el marcador. Pero aún así dos nuevos fallos defensivos obligaron a Biel Ribas a hacer de nuevo de salvador con dos intervenciones prodigiosas, una a disparo a bocajarro de Waldo y otra similar protagonizada por Alberto García. Y con el partido completamente loco el Murcia se encontró con el tercero en una jugada a balón parado que Pedro Orfila transformó en gol. Basadre había sacado a Armando por Llorente para intentar amarrar el centro del campo pero el choque era una locura, con dos equipos al borde del abismo locos por ganar el partido. De hecho, a falta de quince minutos, el técnico interino del Murcia apostó por meter a Nadjib en el campo, un hombre de ataque, convencido de que se podía llevar los tres puntos de El Árcángel.

El partido siguió loco y Pedro Martín cabeceó con potencia, pero Lavín la sacó de puños. Un minuto más tarde fue Curto el que remató, con dificultad, dentro del área. El Murcia era un animal ansioso, desmelenado, totalmente volcado en busca de la victoria. Tanto afán por ganar obligó a Ribas a hacer otro milagro, cuando a falta de cinco minutos para el final el portero mallorquín, uno de los pocos que ha mantenido el tipo en las últimas semanas, paró otro disparo a quemarropa. Pero el Murcia no supo conformarse con el punto, se descuidó de nuevo atrás, y en otro falló de los centrales Biel Ribas y en la locura final, Moyano sí acertó a hacer el cuarto para los locales, tirando todo el trabajo del Murcia en la segunda mitad.

Fotos

Vídeos