Fútbol | Segunda B

El Murcia olfatea el 'playoff'

Fernando Llorente conduce el balón ante la presión de un jugador del Extremadura./Agencia LOF
Fernando Llorente conduce el balón ante la presión de un jugador del Extremadura. / Agencia LOF

Un gol de Santi Jara en el minuto 92 otorga los tres puntos al Murcia en Almendralejo y lo sitúa a solo dos puntos del cuarto y a cinco del Cartagena, el nuevo líder

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Un solo gol, aunque sea en el minuto 92, puede cambiar por completo la percepción que deja en la retina de los aficionados un partido de fútbol. El Murcia de Salmerón, que estuvo pidiendo la hora en la segunda parte del choque de Almendralejo, que sufrió hasta la extenuación y que dejó muy malas sensaciones en el tramo final de un partido que estuvo más cerca de perder que de ganar, se llevó los tres puntos de un campo en el que no había ganado nadie esta temporada gracias a la genialidad final de uno de sus jugadores, que se quitó el corsé en el tiempo de descuento y se fue como un misil hacia la meta rival. Un gol que puede cambiar la historia del Murcia en esta Liga y que profana el Francisco de la Hera, un campo en el que el Extremadura había vencido en cinco de los siete partidos que había jugado hasta el momento y en el que había empatado los otros dos.

0 Extremadura

Manu García, Álex Díez, Pardo, Borja García, Candelas, Álex Barrera (Zarfino, min. 68), Fran Miranda, Jesús Rubio (Valverde, min. 53), Jairo (Samuel, min. Min. 72), Kike Márquez y Airam Cabrera.

1 Real Murcia

Biel Ribas, Juanra (Fede Vega, min. 60), Pedro Orfila, Álex Ortiz, Forniés, Armando, Fran Carnicer (David Sánchez, min. 55), Fernando Llorente, Jordan (Abel Molinero, min. 77), Santi Jara y Salva Chamorro.

Gol:
0-1, min. 92, Santi Jara.
Árbitro:
González Hernández (Comité Castellano Leonés). Auxiliado por Estévez Iglesias y Rivera García. Mostró tarjetas amarillas a Pardo, Jesús Rubio, Fran Miranda, David Sánchez y Jordan Domínguez.
Incidencias:
Jornada 15 del campeonato nacional de Liga del grupo IV de Segunda B.
El público:
Estadio Francisco de la Hera, 8.000 espectadores, cerca de una veintena desplazados desde Murcia.

Cuando todo hacía indicar que el equipo grana se volvería para casa con solo un punto en la maleta, un botín escaso para seguir con la remontada en la tabla y que dejaba aparecer de nuevo todos los fantasmas, se encontró con una genialidad de Santi Jara que levanta el ánimo del murcianismo, que deja soñar otra vez a un equipo que había quedado tocado tras el derbi del Cartagonova que no mereció perder.

Como en el fútbol lo que cuenta, cuando acaban las jornadas, son los puntos sumados, el Murcia se lleva tres de Almendralejo que le hacen pasar de estar cerca del descenso a colocarse en séptima posición, a dos del ‘playoff’, y con el depósito a tope de moral. Antes del 0-1 el Murcia había ofrecido dos caras: la de la primera parte, una sólida y atrevida al mismo tiempo, y la de la segunda, en la que reculó y le concedió todo el protagonismo al Extremadura, que se mostró más peligroso durante todo el choque pero que le perdonó la vida a un Murcia que acabó demostrando su calidad y que ya olfatea los puestos de ‘playoff’.

Inicio esperanzador

El choque arrancó con dos saques de esquina consecutivos del Extremadura que sirvieron como aperitivo a un disparo de Kike Márquez cargado de veneno que atrapó Biel Ribas pegado a la base del palo. El Murcia saltó al césped cohibido, pero se fue soltando poco a poco la melena. A los ocho minutos Chamorro se dejó ver con un centro al área desde la línea de fondo. Fue sin duda el aviso para lo que llegaría después: un centro al área de Forniés que el propio Chamorro, rematando de cabeza, mandó al larguero. Fue una acción similar a la que una semana antes, en el Cartagonova, supuso el gol grana en el derbi.

El Extremadura, el líder de la categoría, se sentía amedrentado por un Murcia que se había hecho con el centro del campo y que intentaba tocar el balón. De hecho, el equipo de Manolo Ruiz comenzó a soltar el codo y a entrar con dureza. Además contó con el consentimiento del árbitro, que debió expulsar a Fran Miranda por soltar un codazo malintencionado a Armando. El Extremadura solo se acercaba a balón parado, hasta que después de una salida errática de Biel Ribas Jairó mando un balón al palo. La primera parte acabó con los dos equipos calientes, pero con un Murcia al que no le bastaba el empate y que tenía que dar un paso más.

Pero el Murcia, tras la reanudación, se mostró como un equipo cada vez más desordenado, a pesar de la entrada de David Sánchez. El conjunto extremeño encontraba cada vez con más espacios que dejaba un Murcia que perdía el balón al intentar salir. De hecho, el equipo local disfrutó de tres contragolpes que no acabaron en gol por la mala puntería de Kike Márquez. El equipo de Salmerón estaba cada vez más atrás y se encomendó a la genialidad de sus hombres de arriba. Santi Jara se sacó de la chistera un centro de gol al que Chamorro no pudo llegar por unos centímetros. Era el único salvavidas de un Murcia que veía como el Extremadura se envalentonaba. hasta que el propio Santi Jara, el extremo grana que no había tenido suerte esta temporada de cara al gol, firmó la jugada del partido, digna de Messi o Cristiano, deshaciéndose de varios rivales y batiendo a Manu García con un disparo pegado al palo. Un tanto que cambia las sensaciones de un equipo que pasa del infierno al paraíso en tan solo un minuto.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos