Éxtasis grana en tiempos de tempestad

Los jugadores del Real Murcia celebran el gol con su afición./LOF
Los jugadores del Real Murcia celebran el gol con su afición. / LOF

El Real Murcia demuestra saber aislarse de la marejada y logra una victoria clave bajo la lluvia gracias a un gol en el descuento, tras una semana convulsa a nivel institucional

José Otón
JOSÉ OTÓNGranada

El fútbol es un deporte tan vibrante y voluble que puede hacer que un jugador pase de héroe a villano en solo unos segundos. Es lo que le ocurrió a Molo, que salió desde el banquillo para sustituir a David Mateos y que, a los pocos minutos, cometió un error imperdonable en el gol del empate del Granada B. El mismo jugador, solo un poco más tarde, se sacó una chilena de la chistera en el tiempo de descuento para dar una victoria al Real Murcia que sabe a media clasificación para el ‘playoff’. Ni la interminable y molesta lluvia, ni un Granada B chispeante y atrevido fueron capaces de frenar a un grupo de jugadores que brindó una victoria inolvidable a la afición que se desplazó hasta Granada en un día gris en cuanto al clima, pero brillante en lo futbolístico. Una afición que prefirió acompañar a su equipo cuando lo más fácil era quedarse en casa. Una afición que ayer sacó un sobresaliente.

1 Granada B

Aarón, Paco Torres (Jean Carlos, min. 61), Adri Castellano, Antonio Marín, Héctor, Isi Gómez (Eliseo, min. 81), Juancho, Andrés García, David Grande, Pablo González y Carlos Neva (Víctor Morillo, min. 61).

2 Real Murcia

Biel Ribas, Orfila, Charlie Dean, David Mateos (Pallardó, min. 63), Forniés, David Sánchez (Molo, min. 55), Armando, Juanma Bravo, Santi Jara, Jordan Domínguez (Pedro Martínez, min. 55) y Chrisantus.

GOLES:
0-1, min. 55, David Mateos. 1-1, min. 67, Juancho. 1-2, min. 94, Molo.
ÁRBITRO:
Yuste Querol (Comité Valenciano). Mostró tarjetas amarillas a Aarón Escandell, Paco Torres, Isi Gómez, David Sánchez y Jordan Domínguez.
INCIDENCIAS:
Jornada 30 del Campeonato Nacional de Liga en el grupo IV de Segunda B. Ciudad Deportiva del Granada. Tarde fría y lluviosa en Granada. Representaron al conjunto grana Miguel Martínez, presidente del Real Murcia, y Gabriel Torregrosa, secretario del Consejo grana.
PÚBLICO:
500 espectadores en las gradas, 400 de ellos desplazados desde Murcia tanto en el viaje organizado por la Fepemur y la Peña Los Coloraos como en coches particulares. Al no contar la ciudad deportiva del Granada con ninguna grada cubierta, los aficionados granas se mojaron durante todo el encuentro.
EL DETALLE:
El Real Murcia solo ha perdido un partido de los últimos siete, cuando cayó en la Nueva Condomina frente al Córdoba B. Fuera de casa no pierde desde que se dejó los tres puntos frente al Cartagena el pasado mes de noviembre.

La victoria en la ciudad deportiva del Granada es un empujón anímico para un grupo de jugadores que han demostrado estar comprometidos y a la altura del escudo, y que están sufriendo la inestabilidad institucional de un club que tiene unos dirigentes que han demostrado no estar a su altura. Una victoria que da un golpe certero a uno de los perseguidores del Murcia, que mete presión a un Extremadura que va de capa caída y que permite a la afición murcianista seguir soñando con el liderato. Eso a pesar de que solo tiene ocho jornadas por delante para intentar llegar a lo alto de la clasificación y demostrar que es más equipo de lo que refleja la tabla clasificatoria en el momento más caliente de la temporada.

La intensa lluvia que cayó durante toda la tarde en Granada impidió a los dos conjuntos que luchaban por meterse en el ‘playoff’ ofrecer un mejor espectáculo. De hecho, el equipo grana saltó helado al terreno de juego y se dejó dominar en los primeros minutos por el conjunto nazarí, más impetuoso. El 3-5-2 del técnico local despistó a los granas, que no entraron en juego hasta que Santi Jara se probó con un disparo tras un pase de Jordan Domínguez, la novedad en el once que puso ayer en liza Salmerón. Juancho y Pablo González habían avisado minutos antes de que el Murcia no lo iba a tener fácil ante un conjunto que llegaba al duelo tras empatar en Cartagena. Pero con el paso de los minutos el Murcia se soltó la melena y dio un paso adelante.

El equipo de Salmerón creó las ocasiones de peligro más claras en la primera mitad con un Chrisantus y un Santi Jara que cada vez estaban más metidos en el partido. Pasó poco más. El Granada B tuvo más el balón, aunque de forma infructuosa.

En los primeros minutos de la segunda parte el filial nazarí salió del vestuario de nuevo más enchufado, hasta que Jordan volvió a aparecer en el encuentro con una jugada clave en la que provocó una falta cerca del área que supuso la amarilla a Paco Torres. La falta la ejecutó a la perfección David Mateos, que metió el balón por la escuadra de la portería de Aarón Escandell, que solo pudo verlo pasar y recoger la pelota de la red. Fue el premio a un jugador polivalente y entregado al equipo.

La afición grana, que invadía la única grada de la ciudad deportiva del Granada y que no paró de mojarse durante todo el choque, estalló de júbilo. Juanma Bravo se probó después con un disparo lejano, hasta que llegó el fallo de Molo, que le sirvió en bandeja un balón a Juancho que acabó en la red. Fue un mazazo que dejó tocado al Murcia durante un rato. Hasta que el equipo grana comprendió que estaba perdiendo una oportunidad de oro de sacar medio billete para el ‘playoff’ y dar un golpe psicológico a todos sus rivales. Por eso, en los minutos finales el Murcia se volcó en busca de la victoria con un Chrisantus que tiraba del carro y al que no le fallaban las pilas. Y cuando parecía que el Murcia se tenía que conformar con un punto, se produjo una falta lateral de Santi Jara que tocó el propio Chrisantus y que Molo, de espaldas a la portería rival, acertó a meter en la meta del Granada B.

La grada, abarrotada de seguidores granas, estalló de júbilo, aunque solo unos segundos más tarde y ya con el partido casi acabado, se llevó un susto de muerte al ver que un balón en largo acababa en una jugada de Biel Ribas en la que el colegiado pudo pitar penalti en contra de un Murcia que ha dado un paso de gigante en su recuperación y que ya asusta a sus rivales en la lucha por el ascenso a Segunda.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos