Fútbol | Segunda B

Paso atrás de un triste Murcia en su carrera hacia el liderato

Paso atrás de un triste Murcia en su carrera hacia el liderato

Los granas, que tras la victoria del Marbella se quedan a siete puntos de la cima, no dispararon entre los tres palos ante un Jumilla valiente, que buscó el triunfo en el tramo final

José Otón
JOSÉ OTÓNJumilla

Si Salmerón tenía diseñada una hoja de ruta destinada a acabar como líder al final de la liga regular, este sábado en Jumilla el Murcia se salió de la carretera, pegó un volantazo inesperado que le obligará a hacer un nuevo cálculo del camino a seguir. De hecho, necesitará tomar algún atajo tras el empate grana ante el Jumilla es un mal resultado para un equipo que, con el segundo presupuesto más alto del grupo, no está peleando de tú a tú con el Marbella y el Cartagena en lo más alto de la clasificación. La victoria de los malagueños en su propio estadio, también ayer, deja a los de Salmerón a siete puntos de la cima, con dieciocho puntos por disputarse. Y a falta de que el Cartagena juegue ante el Extremadura este domingo, en un duelo en el que la victoria de uno de los dos convertirá esta jornada en aún más dolorosa para los granas.

0 Jumilla

Jaume Valens, Ceballos, Catalá, Neftalí, Ángel Robles, Carlos García (Manolo, min. 30), Chupe, Caye Quintana (Chacopino, min. 39), Titi, Fran Moreno y Óscar Rico (Txomin, min. 77).

0 Real Murcia

Biel Ribas, Juanra, Molo, Charlie Dean, Forniés, David Sánchez, Juanma Bravo (Fran Carnicer, min. 55), Armando, Elady (Santi Jara, min. 23), Pedro Martín (Jordan Domínguez, min. 77) y Chrisantus.

ÁRBITRO:
Álvaro Varón Aceitón (Comité Balear). Mostró tarjetas amarillas a Charlie Dean, Molo, Ceballos, Carlos García, Chrisantus, Óscar Rico y Titi.
INCIDENCIAS:
Jornada 32 del Campeonato Nacional de Liga en el grupo IV de Segunda B. Municipal Uva Monastrell de Jumilla. Césped en mejores condiciones que semanas anteriores. El viento dificultó el juego de ambos equipos.
PÚBLICO:
1.200 espectadores, 800 llegados desde Murcia.
EL DATO:
El Jumilla pone fin a una racha victoriosa del Real Murcia, en la que el equipo grana había tumbado en las últimas semanas al San Fernando, Granada B y Las Palmas Atlético.

Por lo tanto, al Murcia le toca recapacitar, pese a haber sumado once puntos de los últimos quince, una racha que hizo soñar a los murcianistas con un derbi ante el equipo albinegro con el máximo rival a tiro de piedra. Y eso que el Real Murcia llegó como favorito al choque del Uva Monastrell. El equipo de Salmerón era el único conjunto del grupo IV que afrontaba la jornada 32 tras ganar sus tres últimos envites. Una racha que había permitido a los granas escalar puestos en la tabla y aspirar al primer puesto, aunque les faltaba el último paso, rematar la faena.

Pero el Jumilla, que llegaba al derbi en el Altiplano tras conseguir solo una victoria en los últimos seis duelos, le plantó cara e impidió a los granas seguir con su trayectoria ascendente. Ni estar acompañado por 800 seguidores en la grada del recinto jumillano fue suficiente para que el Murcia ganara en un estadio en el que esta temporada solo han vencido el Melilla, el Cartagena y el UCAM. Un recinto que en las 16 jornadas de Liga disputadas en este ejercicio, solo ha visto 19 goles y ha registrado 9 empates. Un duelo en el que si un equipo estuvo cerca de la victoria fue el de Pato y no el grana.

Quizás uno de los errores de Salmerón este sábado fue que comenzó a jugar el derbi frente al Cartagena del 8 de abril antes que dirimir el que le enfrentaba al Jumilla, eligiendo un once titular sin Pedro Orfila y Santi Jara, titulares apercibidos de sanción. Dio entrada a Juanra y a Elady en su lugar. El lateral, que ayer ocupó el carril derecho, ha rendido siempre que ha jugado esta campaña, aunque reaparecía dos meses después de lesionarse contra el Melilla, mientras que el extremo jienense fue determinante en la victoria de hace una semana ante Las Palmas Atlético y demandaba más protagonismo. Pato, por su parte, apostó por un once más ofensivo, con una pareja en el doble pivote formada por Carlos García y Fran Moreno, con atacantes en la parte alta como Caye Quintana, Óscar Rico, Chupe y el delantero Titi.

No obstante, en la primera mitad el Murcia tuvo más balón, pero no creó más peligro que el Jumilla. El equipo de Pato fue de menos a más, perdiéndole a cada paso el miedo a un partido vital para sus aspiraciones de salvarse. En los primeros minutos Elady fue el más activo de los granas, pero no estuvo acertado en los últimos metros. Le faltó encontrar más espacio entre los defensas jumillanos. Los locales, que esperaban pacientemente el error de su rival, comenzaron a llegar con peligro gracias a una jugada por banda de Óscar Rico que acabó en las manos de Biel Ribas.

La primera parte terminó de equilibrarse con la jugada más peligrosa de la primera parte, obra de Catalá y Caye Quintana, que acabó con un remate del delantero jumillano que se fue cerca del palo. A la postre, fue el acercamiento más claro del partido para cualquiera de los dos equipos. En los últimos minutos de la primera parte los dos conjuntos intercambiaron golpes, aunque ninguno fue certero, no teniendo ninguna de las dos delanteras claridad en los últimos metros para marcar un gol.

Fran Carnicer, la solución

El Jumilla arrancó mejor la segunda parte que el equipo grana, en la misma tónica que acabó los primeros cuarenta y cinco minutos. El once jumillano, con cinco hombres para atacar y otros cinco para defender, se impuso de inicio y tuvo más el balón que su rival. El conjunto vinícola fue más aguerrido que el Murcia, que saltó al césped algo dormido y falto de intensidad. De hecho, Salmerón, ante la fragilidad de su centro del campo, se vio obligado a mover ficha y a sacar a Fran Carnicer para intentar recuperar la posesión y el dominio en la medular.

Y llegando a la hora de partido el Murcia volvió a ser otra vez el protagonista, como quería su entrenador. El conjunto grana reclamó un penalti en el área de Jaume Valens antes de que Carnicer y Pedro Martín elaboraran una de las mejores jugadas del partido que no acabó en un disparo entre los tres palos. El Murcia no tenía puntería, estaba ausente en ataque. Y el Jumilla, que no se sintió acobardado, no renunció a la victoria y buscó el triunfo en el tramo final con más intensidad que los granas. Solo le castigó su falta de gol ante un Murcia que dio un paso atrás en sus aspiraciones y que llega al derbi contra el Cartagena del próximo domingo más lejos del primer puesto de lo que esperaba José María Salmerón.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos