La Junta aprueba la ampliación de capital sin la presencia de De la Vega

Un grupo de aficionados increpa a De la Vega en los aledaños del estadio Nueva Condomina./Nacho García / AGM
Un grupo de aficionados increpa a De la Vega en los aledaños del estadio Nueva Condomina. / Nacho García / AGM

El empresario mexicano ha sido increpado a su llegada por un grupo de aficionados que le cortaban el paso. Gálvez ha impedido finalmente su entrada a la reunión

SERGIO CONESA

La Junta de Accionistas del Real Murcia de este martes prometía ser intensa y así ha sido. En la Nueva Condomina se aprobó una ampliación de capital por 18 millones de euros, sin la presencia de Mauricio García, y el enfrentamiento del mexicano con un centenar de aficionados que quisieron impedir su acceso al estadio.

Desde las 17.30 horas estaba convocada la afición murcianista por parte la zona de animación del fondo sur, conocidos como Raijos Granas, para evitar que Mauricio García de la Vega entrara al estadio y pudiera participar en la Junta. Minutos antes de las 18 horas llegaba el gestor mexicano a la Nueva Condomina, allí le esperaba más de un centenar de aficionados que le insultaron y obstaculizaron su entrada a través de la puerta del palco de autoridades. De la Vega escuchó cánticos por parte de los aficionados como «te vamos a morder la yugular» o «no vas a pasar» e incluso recibió algún escupitajo. Desde el balcón del estadio algunos miembros del Consejo del club, como Víctor Valentino Gálvez, o el director deportivo del Real Murcia, Toni Hernández, presenciaban la escena.

La Policía Nacional apareció para evitar que pudieran producirse incidentes e intentó que los aficionados se retiraran de la entrada al estadio tras hablar con De la Vega y advertir a los hinchas de las posibles consecuencias de permanecer en esa actitud. No hizo falta más actuación policial, ya que el notario Javier Escolano tras aportar la documentación de Mauricio García y conocer que no habían autorizado que el mexicano entrara a la Junta se fue del estadio a las 18.30 horas. Minutos después el gestor mexicano hizo lo mismo y abandonó las inmediaciones de la Nueva Condomina en un coche.

Dentro del estadio, con un retraso de más de una hora y media sobre la hora prevista, la Junta de Accionistas comenzó con un 'quorum' del 86%. Todos los presentes, menos Higinio Pérez, votaron a favor de la ampliación de capital de 18 millones de euros, que se realizará mediante la emisión de un máximo de 147.541.000 acciones con un valor nominal de 0,122€ euros cada una. De esta manera, desde el club pretenden restablecer el equilibrio patrimonial y que la persona que acuda con más dinero se haga con el control del Real Murcia.

La ampliación, que comenzará lo antes posible una vez que se publique en el Boletín Oficial de la Región de Murcia, contará con tres fases. En la primera, con un mes de duración, los actuales accionistas podrán comprar el mismo porcentaje de acciones con el que cuentan hasta ahora. Ya en la segunda seguirán siendo los accionistas los que puedan comprar acciones sin límite en un plazo de 15 días. En la tercera y última fase podrá cualquier persona acudir a la ampliación de capital, no obstante los que no sean accionistas podrán adquirir un máximo de 12.200 euros. De esta manera Mauricio García, al no ser accionista, no podrá acudir a la ampliación con una aportación mayor a esos 12.200 euros, a pesar de que Gálvez en diferentes ocasiones lo ha retado a que demuestre el dinero con el que cuenta durante el aumento del capital del club. Lo mismo ocurrirá con cualquier otro inversor extranjero, que necesitará acceder al club por medio de algún accionista actual si quiere invertir más de esos 12.200 euros.

Mauricio García declaró después de la Junta, a la que no pudo acceder por tercera vez consecutiva, que «es una vergüenza que tengamos a este presidente en el Real Murcia». Sobre los aficionados que estaban en la Nueva Condomina y le han increpado, el gestor mexicano considera que «la gente no tiene el conocimiento profundo de la situación» y que «esta gente no representa al verdadero murcianismo. Algunos de ellos no son ni abonados». «La Policía me dijo que debía darle más prioridad a mi integridad física que a los temas mercantiles. Para que no hubiera un problema mayor me he retirado. Las consecuencias legales existen y ya hemos tomado todas las medidas necesarias por si no me dejaban entrar, porque sabíamos que esto iba a pasar. Vamos a impugnar la Junta y tomar todas las decisiones mercantiles y penales tras esta situación», anunció De la Vega.

«Tenemos un okupa en casa»

De esta manera, el gestor mexicano explicó que lo firmado en el acto de este martes «no vale para nada. El secretario del Consejo dice que la escritura no es válida. Un secretario no tiene atribuciones para eso, esto solo pasa en el mundo de Gálvez. Vamos a tomar todas las acciones mercantiles y penales. Todas las personas que decidan ir a la ampliación tienen riesgo de perder su dinero. Es una cuestión de tiempo. Tenemos un okupa en casa y ya sabemos que echarlos lleva su tiempo, pero ellos finalmente van a salir. La ley dice que tengo la razón, que hemos dado todos los pasos legales. Los que hayan tenido un okupa e su propiedad saben el tormento que es. Es un día muy triste para el murcianismo».

Finalmente, en declaraciones a los medio de comunicación señaló que no tiene intención de marcharse, «es más, mi familia llega en estos días. Voy a seguir al pie del cañón. A mí estas cosas no me asustan. Que se asusten los que están haciendo las cosas mal, los que no están del lado de la ley. Yo he hecho las cosas de buena fe y no le he faltado al respeto a nadie», concluyó De la Vega.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos