Fútbol | Segunda B

Puesta de largo con claroscuros

Celebración del tanto de Chamorro. / V. Vicéns / AGM

El Murcia compensa los fallos en la defensa con su lucidez ofensiva en su presentación en la Nueva Condomina

ALBERTO GÓMEZ

El Murcia se llevó en la noche de este miércoles el partido de presentación en un choque con altibajos, muy espeso y con fluidez solo al final. El Trofeo Ciudad de Murcia se quedó en casa y lo hizo merced a un gol de Salva Chamorro a los 8 minutos, después de convertir un penalti, y a otro tanto de Curto. Tampoco fue malo el principio, ya que el equipo pimentonero salió con ganas de agradar. El nuevo Real Murcia no quería demorar su idilio con sus aficionados y entró al partido con un plus de revoluciones que hizo que desarbolara al Hércules durante el primer cuarto de hora.

2 Real Murcia

Ribas (Santomé, 46), Fede Vega (Adrián Montesinos, 75), Álex Ortiz (Borja Gómez, 63), Orfila, David Forniés (Juanra, 75), Armando (David Sánchez, 63), Llorente (Juanma Bravo, 63), Carnicer (Elady, 63), Jara (Xiscu, 63), Abel Molinero (Pedro Martín, 63) y Chamorro (Curto, 63).

0 Hércules

Falcón (Iván, 46), Santamaría (Berna, 79), Samuel, Connor, Checa, Chechu Flores (Salinas, 67), Miñano (Tariq, 67), Pedja (Nieto, 60), Gaspar (Omgba, 46), Juanjo (Carlos Fernández, 60) y Juli (Pol Bueso, 60).

árbitro
Lax Franco, del Comité Murciano.
Goles
1-0, Salva Chamorro en el minuto 8. 2-0, Curto, en el minuto 89.
Incidencias
Trofeo Ciudad de Murcia disputado en el estadio Nueva Condomina ante 4.500 espectadores.

Armando fue el único superviviente en el equipo titular de los jugadores que siguen de la temporada anterior. En la portería Biel Ribas y Santomé se repartieron una parte cada uno. El primero demostró su solvencia y templanza y solventó con creces las escasas ocasiones que tuvieron los de Alicante durante la primera mitad. Pese a su juventud, Santomé también cuajó una gran actuación haciendo paradas de mérito cuando el Hércules buscó el empate en el segundo periodo.

Hasta el gol de Chamorro el único equipo que llevó sensación de peligro sobre la meta contraria fue el Murcia. La inercia del principio se prolongó unos minutos más, pero terminó diluyéndose. Buena parte de la responsabilidad de que esto sucediera la tienen Santi Jara y Abel Molinero, que actuaron como extremos, pero estuvieron desaparecidos, especialmente, el primero.

El Murcia demostró con su juego la visión ofensiva que tiene del fútbol su entrenador. Sanlúcar dibujó un 4-3-3 donde las bandas son concebidas como autopistas para poner en aprietos al rival, aprovechando la velocidad y desborde que se le presupone a varios jugadores granas. En esta idea también desempeñan un papel protagonista los laterales. El mejor ejemplo de ello su pudo ver en Fede Vega. El jugador argentino llevó un peligro constante en ataque mientras estuvo en el campo y suyas fueron dos ocasiones de gol en el primer periodo.

Forniés, por su parte, se mostró más cauto a la hora de subir. Donde el Murcia volvió a ofrecer más dudas es en la parte de atrás. La pareja de centrales formada por Álex Ortiz y Pedro Orfila sufrió muchos desbarajustes. Producto de ello el Hércules tuvo opciones de marcar en las botas de Chechu Flores y Juli. Este último fue un quebradero de cabeza para la zaga pimentonera.

En el centro del campo grana destacó Fran Carnicer. El jugador cedido por el Albacete se erigió como el jefe de la zona ancha teniendo protagonismo en todas las posiciones e intentando generar juego. Sin embargo, suyo fue un fallo en la entrega que Juli aprovechó para plantarse ante Ribas y mandar el balón por encima de la portería. Con más dudas que aciertos se llegó al descanso.

El inicio del segundo tiempo no varió mucho el guion del encuentro. Los alicantinos salieron con un punto más de agresividad y eso les bastó para volver a poner en apuros a la defensa grana. Pedja encontró un carril por el flanco derecho y armó un disparó que despejó Santomé y el rechace lo mandó a las nubes Omgba. Cuando el encuentro entraba en una fase anodina nuevamente llegaron los cambios y el ritmo cambió. El Murcia introdujo 7 novedades de una tacada y el equipo lo notó. Entraron Borja Gómez, David Sánchez, Juanma Bravo, Xiscu, Elady, Pedro Martín y Víctor Curto.

El tridente formado por Xiscu, Elady y Martín brindó a los pimentoneros una gama de alternativas en ataque que no habían tenido hasta que estos jugadores entraron en juego. Elady estuvo arropado por la afición en todo momento y siempre tuvo una pizca más de mordiente que sus oponentes. Sus desbordes por la banda derecha levantaron a los aficionados.

Víctor Curto volvió a demostrar su condición de goleador y culminó de la mejor manera una jugada trenzada entre Xiscu y Pedro Martín para poner el 2-0 definitivo. En la última acción del encuentro Elady tuvo un enganche con Samuel que no pasó a mayores y la afición se marchó vitoreando a su equipo. Por otra parte, el Murcia comunicó que ya ha superado los 8.000 abonados.

Fotos

Vídeos