Un batacazo inesperado

Fede Vega en un lance del partido contra el Écija Balompié.
Fede Vega en un lance del partido contra el Écija Balompié. / Vicente Vicéns

El Real Murcia pierde en su estreno contra el Écija, un recién ascendido desde Tercera que sacó los colores a un equipo desacertado que solo brilló al comienzo de la segunda mitad

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

En el fútbol sumar uno más uno no siempre es dos. Y si no, que se lo digan al Real Murcia, un equipo construido este verano a base de talonario, firmando sueldos de Segunda y que este domingo se estrelló contra un recién ascendido desde Tercera División. El Écija Balompié, con una gran primera parte y con mucha efectividad en la segunda, se llevó los tres primeros puntos de la temporada de la Nueva Condomina y dejó al equipo grana lleno de dudas y con muchos aspectos pendientes que mejorar en su juego. A pesar de los destellos de jugadores como Santi Jara y las ganas de Víctor Curto, el equipo de Manolo Sanlúcar se estrelló una y otra vez contra un equipo humilde y bien ordenado, que demostró su valentía y no tener complejos desde el primer minuto, y que cuenta en su plantilla con 16 jugadores que el año pasado estaban en Tercera. Si el Murcia quiere acabar primero en la liga regular, el objetivo marcado por la directiva grana, no podrá permitirse más fallos como el de este domingo en la Nueva Condomina.

0 Real Murcia

Biel Ribas, Fede Vega, Pedro Orfila, Álex Ortiz, Forniés, Armando, Fran Carnicer (David Sánchez, min. 74), Fernando Llorente (Elady, min. 62), Santi Jara, Abel Molinero (Salva Chamorro, min. 62) y Víctor Curto.

1 Écija Balompié

Fermín García, Carmona, Crespo, Núñez, Juan Delgado (Bugatto, min. 78), Marrufo, Jonathan, Manu Reina (Domínguez, min. 84), Canillas (Ezequiel, min. 63), Castro y Moyita.

Árbitros
Luis Collados López (Comité Castellano-Manchego). Auxiliado por Carlos Grande y Miguel Ángel Toledo. Mostró tarjetas amarillas a Marrufo, Fermín García, Álex Ortiz, Forniés, Manu Reina, Juan Delgado
incidencias
Estadio Nueva Condomina, primera jornada del Campeonato Nacional de Liga en el grupo IV de Segunda B. Presidió el choque Raúl Moro, presidente del Real Murcia, que estuvo acompañado por Felipe Coello, concejal de Deportes del Ayuntamiento de Murcia.
El público
Antes del comienzo del encuentro se guardó un minuto de silencio por los fallecidos en los atentados del pasado miércoles en Barcelona y Cambrils. 4.500 espectadores en la grada. Terreno de juego en malas condiciones.

El choque comenzó a un ritmo vertiginoso, con dos equipos atrevidos que miraron desde el primer minuto a la portería rival. El Écija, recién ascendido desde Tercera, movió el balón con rapidez y se presentó como un equipo sin complejos. En el primer minuto Canillas disparó a la portería de Biel Ribas con peligro y cinco minutos más tarde se permitió un taconazo que llegó de forma mansa a las manos del portero. El equipo grana también iba al ataque y Santi Jara se encargó de generar dos situaciones de peligro, primero con un contragolpe al que no llegó Curto y después con un centro que Álex Ortiz remató fuera.

El choque era de ida y vuelta, atractivo, con ocasiones de gol para los dos equipos. Antes del ecuador de la primera parte Canillas volvió a rematar sobre la portería de Biel Ribas con peligro, aunque el equipo de Manolo Sanlúcar contestó con dos grandes ocasiones en las que de nuevo apareció Santi Jara. En la primera, Fernando Llorente estrelló su remate contra un defensa rival y, en la segunda, el extremo grana llegado desde el Racing de Santander botó una falta directa que salió pegada al palo. El Murcia demostraba que era mejor equipo que temporadas atrás, con más fundamentos, pero no terminaba de orientar el partido a su favor con su primer gol de la temporada y no ataba el centro del campo. De hecho, la primera parte terminó con susto para la afición grana con la ocasión más clara del partido para el Écija, en la que Juan Delgado dribló a Biel Ribas y algo escorado tiró el balón fuera. La grada mostró su enfado con algunos pitos para un equipo que no terminaba de carburar y que sembró dudas en la primera parte.

Una cara más ofensiva

En la segunda mitad el Murcia salió más decidido a dominar. En los primeros minutos el Écija no pasó del centro del campo y el equipo de Sanlúcar dispuso de dos buenas ocasiones: la primera, un disparo centrado y duro de Armando; mientras que cinco minutos mas tarde Abel Molinero remató de cabeza un centro de Armando que despejó Fermín García a saque de esquina. El público, más crítico en la primera mitad con el juego gris de su equipo, tiró del Murcia animando de sus jugadores. Pero tras diez minutos el equipo grana se volvió a desinflar y, después otro contragolpe con peligro del Écija, Sanlúcar decidió introducir sus primeros cambios. El gaditano cambió de sistema y pasó a jugar con Chamorro y Curto en la parte de arriba, metiendo a Elady en la banda en puesto de Abel Molinero.

El premio a la valentía del Écija llegó a los veinte minutos de la segunda parte con una jugada a balón parado, mal defendida por el Real Murcia y que Carmona convirtió en gol. El equipo grana no encajó bien el golpe y se diluyó en los siguientes minutos, en los que el equipo sevillano siguió atacando. Sanlúcar, que necesitaba recuperar el centro del campo, dio entrada a David Sánchez, pero el Murcia no mejoró y solo apretó en el tramo final con un remate de cabeza de Álex Ortiz. Lo peor fue que en los últimos minutos estuvo igual de cerca del empate a uno que el cero a dos, y que por lo que se pudo ver sobre el terreno de juego Sanlúcar tiene mucho trabajo por delante con un equipo que, por presupuesto, solo tiene el objetivo del ascenso y no puede permitirse resbalones como el de este domingo.

Fotos

Vídeos