Fútbol | Segunda B

Festival de goles en un partido gris

Los jugadores granas celebran uno de los tantos del partido. / NACHO GARCÍA / AGM

El Murcia demuestra ante el Marbella su contundencia ofensiva, pese a perder por lesión a Curto y Pedro Martín, en un choque en el que Basadre se reivindica para seguir en el banquillo grana

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

No fue un partido brillante, pero al menos la afición grana volvió a esbozar una sonrisa después de muchas semanas de disgustos y cabreos. Una alegría que llegó más por la contundencia de los atacantes que por la imagen colectiva de un grupo que tiene aún mucho crédito por recuperar y aspectos en su juego que pulir. Y es que el Murcia no fue excesivamente mejor que el Marbella, pero sí más letal. Ahora, tras el partido de este domingo, lo único que se le puede reprochar al Real Murcia es su falta de contundencia atrás, aunque falta por saber si ahora Deseado Flores hace cambios en el banquillo grana después de un 3-0 a favor o, sin embargo, apuesta hasta el final por Víctor Basadre, un entrenador que si sigue en el primer equipo grana ya no podrá dirigir más al filial.

3 Real Murcia

Biel Ribas, Fede Vega, Forniés, Pedro Orfila, David Mateos (Juanma Bravo, min. 67), David Sánchez, Santi Jara, Armando, Pedro Martín (Llorente, min. 61), Víctor Curto (Salva Chamorro, min. 44) y Elady.

0 Marbella

Wilfred, Carlos, Razvan, Pavón (Yael, min. 80), Catena, Alonso, Corpas (Juanfran, min. 58), Indiano, Rioja (Héctor, min. 73), Chus Hevia y Añón.

goles
1-0, min. 1, Pedro Martín. 2-0, min. 57, Santi Jara. 3-0, min. 84, Elady.
árbitros
Josep Subirats Matamoros (Comité catalán). Mostró tarjetas amarillas a David Mateos, Armando, Pavón y Héctor.
INCIDENCIAS
Jornada 9 del Campeonato Nacional de Liga en el grupo IV de Segunda B. Terreno de juego en buenas condiciones, aunque con mucha arena.
EL PÚBLICO
Cerca de 5.000 espectadores en la Nueva Condomina. El equipo grana no mostró en los marcadores electrónicos del estadio la cifra oficial de espectadores.

Al equipo grana no le dio tiempo a ponerse nervioso ya que a las primeras de cambio se le puso el partido de cara. Antes del primer minuto, una falta de entendimiento entre el defensa marbellí Pavón y su portero Wilfred permitió a Pedro Martín, delantero grana, hacer el primer gol del partido a puerta vacía. La insistencia y la fe del goleador grana tuvieron premio en un partido que había arrancado con un ambiente enrarecido. El gol rebajó la tensión que se respiraba en la grada antes del inicio de un choque vital para los granas.

Galería

En los minutos posteriores al gol el Murcia se mostró como un equipo bien organizado atrás, que no dejó al Marbella acercarse a la portería grana. Igual que en los primeros veinticinco minutos de la primera parte del choque ante el Córdoba B, en los que el equipo grana mejoró tácticamente con Basadre en el banquillo. Eso sí, el Murcia se mostraba más conservador y solo el disparo de Elady rompió la monotonía de un encuentro soso y sin ritmo.

Hasta que unos minutos más tarde el Marbella mostró las garras con una ocasión de oro en la que el delantero Añón se plantó solo delante de Ribas y se estrelló contra el portero balear, que hizo una intervención prodigiosa. Un minuto más tarde Rioja se probó con otro disparo lejano antes de que el colegiado anulara un remate brillante de Curto de tacón que se estrelló en la madera. El choque no era brillante y dejó otra noticia peor para los granas antes del descanso en forma de lesión de Víctor Curto, que se retiró en camilla con grandes signos de dolor.

Recompensa para Jara

En la segunda mitad el choque tampoco arrancó con unas revoluciones muy altas, aunque al menos el Murcia lo tuvo controlado. A los cinco minutos Chamorro remató de cabeza y desviado una asistencia de Elady. El equipo grana dominaba la situación, hasta que Santi Jara, en una jugada personal, batió a Wilfred con un gran disparo duró y pegado al palo. El segundo gol animó al Murcia, que ocho minutos más tarde vio como Forniés se atrevía con un disparo lejano que salió cerca del palo de la meta malagueña. El Murcia mostró su fragilidad defendiendo las jugadas a balón parado, primero en un remate de Juanfran en el segundo palo y después con otro de Catena que acabó estrellándose en la madera de la meta de Ribas.

Pero la peor noticia para los granas, más allá de las dudas defensivas que siguió mostrando el Murcia, fue la lesión de Pedro Martín, su segundo delantero más en forma de la plantilla. Tras las lesiones de Curto y Martín, el choque se calentó y aumento de revoluciones, aunque no tuvo excesivas consecuencias en el devenir del encuentro. El Murcia, gafado por las lesiones, perdió a David Mateos por un fuerte pelotazo en la cabeza que le hizo abandonar el césped antes de tiempo. El choque acabó con buen sabor de boca. Elady, uno de los jugadores más implicados de la plantilla murciana y más queridos por la grada, obtuvo el premio que llevaba buscando varias semanas haciendo un gol que el público grana celebró como si fuera el de la victoria. Incluso Chamorro, que no ha visto portería con la camiseta grana, fue ovacionado por la afición murciana tras rematar erráticamente un balón que debió acabar en la red malagueña.

Fotos

Vídeos