Fútbol | Segunda B

Elady vuelve a salvar los muebles

Elady remata a puerta ante dos jugadores del Jumilla FC./Guillermo Carrión / AGM
Elady remata a puerta ante dos jugadores del Jumilla FC. / Guillermo Carrión / AGM

Los granas consiguen después de un derbi gris encadenar tres victorias consecutivas que le terminan de enganchar con los equipos de la cabeza. El Jumilla, que mereció más, se hunde en la zona de descenso

ALBERTO GÓMEZMurcia

Si alguien pensaba que con Salmerón el Murcia fichaba un entrenador amante del espectáculo, se equivocaba. Los equipos del técnico andaluz siempre han sido sobrios atrás, pero capaces de llevarse los partidos creando muy pocas ocasiones de gol. Con ese estilo el nuevo técnico grana llevó al UCAM a Segunda, y con el mismo manual se ha propuesto llevar al Murcia desde los puestos de descenso al 'playoff'. Y tras cuatro semanas en Murcia, su equipo dio una buena imagen en la Copa ante el Barça y ha pasado, con tres victorias en cuatro partidos de Liga, desde el puesto de promoción de ascenso a acercarse al 'playoff', ahora tres puntos. Además, tras no encajar ni un solo gol en los tres últimos partidos, el Murcia ya está preparado para un derbi, el del Cartagonova, al que no podrá acudir con Elady, el corazón grana.

Aún así, Salmerón no fue Salmerón durante muchos minutos. Alineó un once y un sistema de juego distinto al que le gusta, con solo dos pivotes en la medular y cuatro futbolistas de ataque como Elady, Santi Jara, Molinero y Pedro Martín, que contra todo pronóstico fue titular, a pesar de que llegó al choque tras varias semanas de baja. Además, en vez de un 4-3-3 más conservador, puso en liza un 4-4-2, con vocación más ofensiva. El choque ante un rival cargado de bajas y la necesidad de su equipo de recuperar el terreno perdido obligó al entrenador almeriense a salir a tumba abierta, con toda su artillería, aunque se encontró con un Jumilla necesitado, que llegaba después de caer ante el Extremadura y el Cartagena, y que planteó un partido serio para intentar robarle un punto al equipo grana.

El choque arrancó con el freno de mano, con un disparo lejano de Elady, que con la presencia de Pedro Martín tuvo que escorarse a la banda. Fue un misil que obligó a Mandaluniz a parar en dos tiempos. Comenzó a mandar el equipo grana, aunque el Jumilla reaccionó y llegó a la meta de Biel Ribas con una volea de Borja García que se fue alta. El partido no tenía un dueño claro, aunque el equipo de Pato comenzó a crecerse con el paso de los minutos y a discutir la posesión a los granas. La verdadera batalla estaba en el centro, ya que ambos equipos no creaban oportunidades claras de gol. El choque era pesado, muy táctico, muy diferente a los de la primera fase de la Liga, en los que el Murcia creaba innumerables ocasiones de gol y siempre dejaba su puerta desguarnecida ante las embestidas rivales.

Hasta que a los 26 minutos Pato hizo su primer movimiento. Sentó a Álvaro González, con tarjeta amarilla por parar una internada de Pedro Martín, retrasó a Domínguez y metió a Chupe como extremo. El cambio coincidió con los mejores minutos del equipo vinícola, que cada vez estaba más cómodo. El choque solo se calentaba cuando aparecía Elady, que hizo un regate para sentar a dos defensores jumillanos. A pesar de todo, no era el Jumilla de las últimas semanas. El partido estaba disputado, intenso en el centro del campo, pero poco vistoso para el espectador. O los dos equipos se soltaban la melena o el choque apuntaba a decidirse con pocas diferencias en el marcador, si es que alguno de los dos era capaz de hacer un gol.

Forniés, un rayo de luz

La primera parte acabó con buenas sensaciones para el Jumilla, que no parecía el antepenúltimo en la tabla. Era un equipo bien plantado sobre el terreno de juego y con hombres como Julián Domínguez o Andrés Sánchez rayando a buen nivel. El Murcia, el favorito en el derbi, debía dar más en la segunda parte tras unos primeros 45 minutos en los que el conjunto grana estuvo espeso, con un juego plano y con escasa conexión entre sus hombres de arriba. Solo Forniés parecía estar lo suficientemente metido en el partido.

Tras el descanso el choque fue a peor. El primer disparo entre los tres palos de alguno de los dos equipos llegó a balón parado, con una falta favorable al equipo grana. David Sánchez, que la ejecutó desde la frontal, mandó el esférico muy centrado y a las manos de Mandaluniz. Solo Forniés y Elady, que tiró desviado tras una jugada individual, se animaban a crear peligro. El Jumilla siguió bien plantado, sin pasar apuros y esperando su oportunidad. Salmerón volvió a meter tres centrocampistas en la medular, quitando a Molinero y colocando en el centro a Jordan Domínguez. Quería más control. Y el Murcia mejoró y se mostró más contundente.

Hasta que en el tramo final el Jumilla comenzó a notar el cansancio y a conformarse con el empate. Cada vez estaba más metido atrás. Salmerón realizó su tercer cambio, sacando a Fran Carnicer en busca del gol. Nadie podrá decir que el almeriense no intentó buscar la victoria. Hasta que Elady, que se ha convertido en el nuevo Víctor Curto, se sacó un disparo desde fuera del área que pegó en un defensor jumillano y se coló en la meta de Mandaluniz. La grada, que minutos antes pedía más implicación a sus jugadores, explotó y comenzó a frotarse las manos con una victoria que confirmaba la remontada de un equipo que, tras ganar tres partidos consecutivos, ha pasado en cinco semanas de los puestos de descenso a merodear el 'playoff'. Pato sacó a Titi en el tramo final, el delantero murciano que ha estado ocho meses de baja, pero no le dio para empatar un partido que acabó con tensión y con expulsados, entre ellos un Elady que se perderá un derbi que puede ser vital para la escalada grana.

Más

Fotos

Vídeos