Fútbol | Segunda B

Antesala gris a la fase de ascenso

Xiscu Martínez se lamenta de una ocasión fallada en el partido ante el Linense. / Vicente Vicéns / AGM

Mucho tendrá que cambiar un Murcia frío y sin chispa para tener posibilidades en un 'playoff' que arranca esta semana, tras acabar el campeonato tercero

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

El Real Murcia no ha cerrado de la mejor forma posible una temporada regular y deja en el ambiente un sabor agridulce. Por un lado, la llegada de Salmerón en la décima jornada del campeonato hizo posible la reacción del equipo grana, que con Sanlúcar no apuntaba ni al 'playoff'. El técnico almeriense recuperó el ánimo de un grupo de futbolistas que volvieron a confiar en sí mismos y que poco a poco comenzaron a remontar posiciones, agarrados a su fiabilidad lejos de la Nueva Condomina. Pero en el tramo final de la temporada y, a pesar de haber plantado cara a rivales directos como el Marbella, Extremadura y Cartagena, el equipo grana dejó escapar la posibilidad de ser líder en casa, en partidos contra rivales débiles como el Lorca Deportiva, Córdoba B y Betis Deportivo, un choque contra el filial bético que fue un mazazo para el vestuario y la afición grana. El conjunto murciano, tras un nuevo pinchazo contra un rival de la zona baja, tiene que prepararse para pelear por ascender en una batalla que durará, en el mejor de los casos, hasta finales de junio, y en la que tendrá que demostrar el amor propio y el orgullo que le hicieron resucitar antes de Navidad, cuando estaba muerto.

0 Real Murcia

Biel Ribas, Pedro Orfila, Charlie, Molo (Pallardó, min. 24), Forniés, David Mateos, Armando, Fran Carnicer (Elady, min. 57), Carlos Martínez (Ongenda, min. 71), Xiscu y Chrisantus.

2 Linense

Javi Montoya, Sergio Rodríguez, Joe, Olmo, Juanmi Carrión, Ismael Chico, Sana, Almenara, José Ramón (Elías, min. 83), Stoichkov (Juampe, min. 90) y Wilson Cuero.

Goles:
0-1, min. 56, Stoichkov, de penalti. 0-2, min. 60, Stoichkov.
Árbitro:
Óscar Sauleda Torrent (Comité Catalán). Mostró tarjeta amarilla a Carlos Martínez, Xiscu, Sergio Rodríguez, Wilson Cuero, Stoichkov y José Ramón.
Incidencias:
Jornada 38 del Campeonato Nacional de Liga en el grupo IV de Segunda División B. Antes del inicio del choque el club grana hizo entrega al doctor González Costea de las gafas recogidas durante la pasada semana en una campaña destinada a ayudar al tercer mundo. Homenaje a la cantera grana en el descanso del partido.
El público:
7.889 aficionados en la grada de la Nueva Condomina, más de cien de ellos desplazados desde la Línea de la Concepción para ver el último partido de la liga regular de esta temporada. Ahora arranca el 'playoff'.

Salmerón decidió apostar este domingo por un equipo muy titular, con Biel Ribas en la portería y una defensa que sería la inicial en cualquier partido de 'playoff'. En el equipo que dispuso el entrenador almeriense también aparecían jugadores como Armando, Carlos Martínez y Chrisantus, indispensables esta temporada para el técnico del Real Murcia. Pero la primera parte del conjunto murciano fue muy pobre. Pese a necesitar los tres puntos para acabar como segundo la fase regular, el equipo local no pisó el acelerador en la primera mitad. Se limitó a dejar pasar el tiempo, sin imprimirle un ritmo demasiado alto al choque y sin mostrar más ganas que su rival, que se jugaba la vida. Dos centros laterales que fueron rematados por Xiscu y Carlos Martínez, ambos con la cabeza, se convirtieron en el bagaje ofensivo grana en los primeros 44 minutos. Pero el Murcia sí disfrutó de una gran ocasión justo al final, en el descuento del primer acto, tras una gran jugada de Chrisantus que acabó con un mano a mano errado por Xiscu, titular este domingo y de los mejores del cuadro grana.

Un rival con más brío

La Balompédica Linense, que necesitaba ganar para depender de sí misma a la hora de salvarse, mostró más corazón que los granas en la primera parte y tuvo dos ocasiones claras para adelantarse en el electrónico. Primero, con un disparo de Almenara que se estrelló en el palo a los trece minutos de juego y veinte minutos más tarde con un mano a mano del que disfrutó Wilson Cuero que el colombiano estrelló contra el cuerpo de Biel Ribas. El equipo grana no sacaba partido al hecho de que el Marbella no pudiera marcar en su partido contra el Villanovense, lo que dejaba a los murcianos a solo un gol de la segunda plaza. El Real Murcia del último partido de Liga, con Fran Carnicer en el centro del campo, no terminaba de carburar. Tampoco con la entrada de Pallardó, que sustituyó a un Molo que se retiró a los 25 minutos por un problema muscular. El equipo grana tampoco encontraba a Carlos Martínez, algo apagado, que no era el revulsivo de otras ocasiones.

Más

En la segunda mitad el equipo grana salió como si nada, igual de dormido que en la primera, como si los puntos de ayer no fueran importantes. Tal fue la desidia local que la Balompédica Linense, sin apretar demasiado, se encontró con un penalti a favor tras una jugada de Cuero dentro del área local en la que cayó derribado por Charlie Dean. La pena máxima, que pareció clara, la convirtió Stoichkov en gol con un disparo a la izquierda de Biel Ribas. El equipo grana tiró de orgullo en busca del empate, pero solo le dio para generar un par de remates de cabeza de David Mateos. Y fue el propio Mateos el que, al igual que sus compañeros en defensa, permitió a Stoichkov anotar el 0-2 con un remate de cabeza desde el punto de penalti.

El gol visitante fue un jarro de agua fría para la afición grana, que comenzó a quejarse por la frialdad de su equipo, que no estaba en el encuentro. Lo peor es que tras el 0-2, el equipo que más cerca que estuvo de marcar el tercero fue otra vez la Balompédica Linense gracias a un disparo cruzado de Almenara que se fue cerca del palo de la meta de Ribas. Salmerón, que había metido en el terreno de juego a Ongenda, Elady y Pallardó, no daba con la tecla para reactivar a su equipo, dormido y sin chispa ni argumentos para poner en aprietos a una Balona que se sentía cómoda.

Solo Elady fue capaz de generar electricidad en el terreno de juego, de reanimar a unos aficionados que bostezaban sobre sus asientos. Chrisantus, en el tramo final del partido, fue capaz de generar peligro en la portería del Linense, que estaba cómodo sobre el césped. El delantero nigeriano quiso acortar diferencias, pero no estuvo certero. Igual que el resto de sus compañeros, que jugaron a medio gas un partido gris que no es la mejor antesala para un 'playoff' que arranca en solo unos días y que obligará a los granas andar por el precipicio, enfrentándose a los equipos más difíciles en la búsqueda de Segunda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos