Fútbol | Segunda B

El 'playoff' se pone cuesta arriba

Elady se lamenta de una ocasión fallada ante el Elche CF./Nacho García / AGM
Elady se lamenta de una ocasión fallada ante el Elche CF. / Nacho García / AGM

El equipo de Salmerón, que acabó jugando sin delanteros, necesita una proeza la próxima semana en el Martínez Valero para seguir en la lucha por el ascenso

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Nadie puede certificar que para ascender a Segunda el Murcia esté obligado a elaborar un fútbol brillante. En muchos casos, y más cuando se trata de la Segunda B, la fortaleza mental, el equilibrio en los momentos duros y la fiabilidad se anteponen a la excelencia, la valentía y la osadía futbolística. O lo que es lo mismo, no siempre hay que jugar bien ni ser el Barça de Guardiola para cumplir los objetivos. Pero otras veces el fútbol premia a los atrevidos y a los que buscan la victoria con más insistencia. Justo lo que pasó en la Nueva Condomina.

0 Real Murcia

Biel Ribas, Pedro Orfila, Molo, Charlie Dean, Forniés, David Sánchez (David Mateos, min. 80), Juanma Bravo (carlos Martínez, min. 73), Armando, Santi Jara, Pedro Martín y Chrisantus (Elady, min. 62).

1 Elche CF

José Juan, Tekio, Gonzalo Verdú, Neyder, Manu, Manolo Sánchez, Provencio (Jony, min. 86), Javi Flores (Nino, min. 73), Collantes, Josan (Benja, min. 57) y Sory Kaba.

Gol:
0-1, min. 65, Benja.
Árbitro:
Carlos Calderiña Pavón (Comité Catalán). Mostró tarjetas amarillas a Tekio, Pedro Orfila, Forniés, Molo y Pedro Martín.
Incidencias:
Nueva Condomina, partido de ida de la primera eliminatoria de la fase de ascenso a Segunda. Terreno de juego en perfectas condiciones y tarde soleada.
El Público:
22.457 espectadores en la Nueva Condomina, cerca de 4.000 de ellos llegados desde Elche. La de ayer fue la mejor entrada en Liga de toda la temporada 2017-18. En el palco del estadio grana, además de los presidentes y directivas de ambos equipos, hizo acto de presencia José Ballesta, alcalde de Murcia, al que acompañó Felipe Coello, concejal de Deportes.

El Elche se encontró con un gol de rebote, pero lo buscó más que el Murcia, que apostó por un planteamiento conservador, pensando más en el partido de vuelta que en los primeros noventa minutos de la eliminatoria. El equipo de Salmerón salió este domingo a no encajar y acabó derrotado en casa, el peor resultado posible, ante el equipo de Pacheta, que hizo todo lo contrario: buscar el gol con insistencia, jugando durante muchos minutos con dos y hasta tres delanteros sobre el césped de la Nueva Condomina. Con hambre y con ganas de aumentar el botín.

El Murcia jugó como un equipo pequeño, que hasta el minuto sesenta y cinco se conformó con el empate a cero. Era el guion esperado, un resultado inicial que satisfacía al Murcia de Salmerón y obligaba al Elche a marcar un gol más en el partido de vuelta, pero la historia acabó de una forma muy diferente a la planeada por el entrenador grana. Ahora el Murcia necesita dar la campanada en el Martínez Valero, volver a ser fiable fuera de casa y buscar una victoria que mantenga viva la ilusión de un murcianismo que este domingo se volvió a llevar otro golpe duro.

Los dos entrenadores fueron fieles a su estilo de inicio. Centros del campo contundentes y dinamita en la parte alta. Pacheta, incluso, fue más ofensivo que Salmerón ya que dos de sus tres centrocampistas eran Javi Flores y Provencio, dos jugadores con buen manejo de balón y más vocación ofensiva que defensiva. Quizás la mayor sorpresa fue la presencia de Pedro Martín en el once grana y la suplencia de Elady, el máximo goleador del Murcia, y Carlos Martínez, uno de los futbolistas granas con más puntería en las últimas semanas. Pero Salmerón fue Salmerón y su once, también, más preparado para soportar embestidas que para atacar al rival a lo loco.

La tensión inicial mantuvo a los jugadores granas agarrotados en los primeros minutos frente a un Elche que se mostró más atrevido, queriendo dominar el juego. El equipo de Salmerón tenía problemas a la hora de construir el juego, con Chrisantus teniendo que bajar demasiado para recibir y alejándose del área ilicitana. Los dos equipos se mostraron encorsetados hasta que comenzaron a llegar las oportunidades de gol a partir del cuarto de hora. Primero llegó la de Sory Kaba con un cabezazo que se fue desviado a la izquierda de la meta de Biel Ribas.

Tres minutos más tarde Santi Jara pecó de individualista tras una gran cabalgada en la que le fallaron las fuerzas, justo antes de que el propio Sory Kaba replicara con la ocasión más clara de la primera parte. Otro cabezazo que esta vez se acercó más al gol y se estrelló con el larguero de la portería grana. Chrisantus, el mejor de los murcianos en los primeros minutos, se sacó de la chistera una jugada personal y un disparo cruzado que se fue cerca del palo. Al menos, el ímpetu del nigeriano despertó a la afición grana que veía como el Elche se mostraba más peligroso y hacía sufrir a los granas, que se atrincheraban poco a poco en torno a Biel Ribas.

Pero el Murcia de Salmerón es especialista en sufrir sin el balón y esperar el fallo del rival, sin complejos, a pesar de jugar en casa. Y conforme pasaron los minutos se fue acomodando. El partido estaba en las coordenadas que había fijado Salmerón, para el que primaba no encajar antes que marcar en los primeros minutos de la eliminatoria. Incluso los granas pidieron dos penaltis, aunque ninguno de los dos fue. Ni la supuesta mano de Tekio dentro del área visitante a disparo de Juanma Bravo, ni la caída de Pedro Martín en el área ante José Juan, a pesar de que para el delantero malagueño hubiera sido más fácil tirar a puerta que buscar el penalti. Lo peor es que, después de las jugadas polémicas, el partido se embarulló y el Murcia salió perjudicado con las tres amarillas a Pedro Martín, Forniés y Molo. Lo mejor fue que llegó un descanso que permitió que los granas bajar de revoluciones y evitar una expulsión tempranera.

Más dinamita para el Elche

En la reanudación el Elche volvió a tomar el control del partido, aunque sin crear ocasiones claras más allá de un remate de Kaba que se fue desviado. Pacheta decidió buscar con más insistencia el gol y con más balones en largo para lo que sentó a Josan y tiró de Benja, otro delantero referencia. Salmerón le contestó metiendo a Elady, en busca de más revoluciones. La sorpresa para la grada fue que el sacrificado en el cambio fue Chrisantus, el único delantero referencia sobre el césped. Hasta que, cuando parecía que el Murcia tenía el partido controlado, llegó la jugada más desafortunada del partido tras un disparo centrado de Benja que pegó en Charlie Dean y que entró en la portería de Biel Ribas, que se tiró para el lado contrario.

El Murcia se quedó tras el 0-1 sin capacidad de reacción, a merced de un Elche que movía el balón con comodidad y que incluso buscó el segundo gol. Olía sangre ante un equipo roto. La valentía de Pacheta, sacando al segundo delantero, tuvo premio, mientras que Salmerón ya no podía volver a meter en el campo a Chrisantus y se veía obligado a jugar el final del partido sin grandes referencias arriba. Después el Murcia fue un equipo torpe, sin ideas, al que le costó llegar arriba. Elady disfrutó de una ocasión que se fue arriba. Y para colmo Pacheta dio entrada a Nino, juntando sobre el campo a sus tres delanteros más en forma. Un movimiento que contrastó con el último cambio de Salmerón, que después de tirar de Carlos Martínez, introdujo como último cambio a David Mateos, reforzando aún más su defensa, algo que pareció inexplicable con un 0-1 en contra que deja la eliminatoria cuesta arriba para un Murcia que mostró sus carencias en casa y que fue sobrepasado por un Elche que fue mejor.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos