Fútbol | Segunda B

Un despiste de Mackay borra la sonrisa al Murcia

Remate de cabeza de Dani Aquino./NACHO GARCÍA / AGM
Remate de cabeza de Dani Aquino. / NACHO GARCÍA / AGM

El equipo grana, que pasó por encima del Recreativo en la primera parte, regaló dos puntos al conjunto de Salmerón tras un gol en propia meta del portero grana

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

El Real Murcia perdió una oportunidad de oro de enderezar el rumbo en la Liga con una victoria ante un Recreativo que no demostró ser más que el equipo grana, pero que se encontró con un punto gracias a su tesón y su fe en el modelo de Salmerón, que otra vez más demostró que es un técnico práctico, que sabe sacar partido a lo que tiene y que piensa dar guerra esta temporada en la zona alta de la tabla.

2 Real Murcia

Ian Mackay, José Ruiz, Hugo Álvarez, Forniés, Miñano (Juanma Bravo, min. 73), Álex Corredera, Jesús Alfaro, Héber Pena, Dani Aquino (Víctor Curto, min. 62) y Manel (Zaka, min. 79).

2 Recreativo de Huelva

Marc Martínez, Pina (Diego, min. 74), Israel Puerto, Iván González, Andrade, Tropi, Llorente (Traoré, min. 83), Borja, Lolo Plá, Caballé (Carlos Martínez, min. 87) y Caye Quintana.

Goles:
1-0, min. 26, Jesús Alfaro. 2-0, min. 39, Dani Aquino. 2-1, min. 41, Caye Quintana. 2-2, min. 61, Ian Mackay, en propia puerta.
Árbitro:
Sergio Escriche Guzmán (Comité Valenciano). Auxiliado por Mellá García y Rodríguez Rodrigo. Mostró tarjeta amarilla a Pina, Hugo Álvarez, Forniés, Lolo Plá y Marc Martínez.
Incidencias:
Estadio Nueva Condomina, 9.500 espectadores. En los prolegómenos del partido no funcionaron los tornos, hecho de los que se quejaron los aficionados granas.
El público:
Cerca de 10.000 espectadores. Víctor Valentino Gálvez, vicepresidente y director general del club grana, representó oficialmente al Real Murcia ante la ausencia de su padre. Manolo Zambrano, exjugador grana de la década de los noventa, fue la cabeza visible del Recreativo. Además, en el palco grana se dejaron ver Quique Pina y Juan Carlos Cordero., exdirectivos del Ciudad de Murcia y Granada entre otros equipos.
El dato:
El Real Murcia de Herrero no conoce aún la derrota en la Liga, pero su bagaje en esta competición es de 6 puntos de 12 posibles. El equipo grana acumula cuatro empates consecutivos si se suma el de Copa del Rey ante el Ebro del pasado miércoles.

Un entrenador al que le importa más el resultado que la floritura y que pasó de verse con el agua al cuello tras los primeros cuarenta y tres minutos de partido por un Murcia que fue un vendaval ofensivo, a llevarse demasiado premio de una Nueva Condomina que, aún así, disfrutó de la valentía de sus jugadores, que confía en la propuesta de Herrero y que aún no muestra su nerviosismo a pesar de los seis puntos sumados de los doce posibles. Una racha que junto a la eliminación de la Copa ante el colista del grupo III aún no hace saltar las primeras alarmas. Sobre todo, porque el técnico jienense demuestra ser fiel a sus ideas, anteponiendo el toque al balonazo sin perder el rumbo.

Lo que también demostró el duelo entre el Murcia y el Recreativo, además de que Curto está listo para ayudar al equipo grana a buscar el ascenso a Segunda, fue que ambos son dos claros aspirantes al 'playoff', a pesar de sus estilos antagónicos. Los primeros minutos del choque del domingo fueron para el Recreativo de Huelva, un conjunto que se hizo amo de la pelota y que tuvo la primera gran ocasión en el minuto uno con un disparo pegado el palo de Borja Díaz. Pero el Murcia, que llegaba al duelo cansado tras jugar cuatro días antes en Zaragoza, se recompuso a base de buen fútbol y acercamientos a la portería contraria. El primero, con un disparo lejano y contundente de Dani que paró con apuros Marc Martínez. Caye Quintana, ex del Jumilla, contestó con otro acercamiento que desbarató Mackay, hasta que el equipo grana se desmelenó definitivamente y buscó con ahínco la portería rival.

Jesús Alfaro, uno de los grandes fichajes del proyecto de Víctor Gálvez, comenzó a sentirse cómodo y muy pronto marcó su segundo gol de grana tras agarrar un balón desde fuera del área y pegar el disparo al palo derecho de la portería onubense. Héber Pena, que en otros partidos no estuvo muy acertado, levantó a los espectadores de sus asientos en varias ocasiones, encarando a sus rivales y creando situaciones de peligro. Tropi contestó con otro disparo lejano pero Mackay se sentía seguro.

Hambre voraz

El segundo gol grana rondaba la portería del Recreativo de Huelva, que a pesar de las embestidas del Real Murcia no se desordenó y siguió jugando con criterio y con calma. Aquino y Manel se pelearon por un centro de Alfaro y ninguno de los dos remató. El Murcia se gustó, hasta que llegó el segundo gol logrado por el otro gran baluarte del proyecto grana de esta temporada. Dani Aquino, con un soberbio remate de cabeza, ajustó al palo un balón que se transformó en el 2-0. Los cerca de 10.000 espectadores que acudieron a la Nueva Condomina vibraron con el mejor primer tiempo del Murcia en los últimos años de Segunda B, aunque un zarpazo de Caye Quintana, que remató de cabeza en el área pequeña del área grana, enfrió el ambiente. El 2-1 no hacía justicia a la gran primera parte del Real Murcia, que corría el peligro de caer en la tela de araña que preparaba Salmerón de cara a la segunda parte.

De hecho, tras el descanso el partido fue más gris, con un Recreativo de Huelva que fue ganando metros poco a poco, aunque los remates se sucedieron en ambas porterías. Primero el de Caye Quintana y después el de Dani Aquino. El equipo de Salmerón era mejor que el de Herrero y el disparo de Lolo Plá, a la hora de juego, ponía en aviso a la defensa grana, que solo dos minutos más tarde encajó un gol absurdo y evitable. Charlie Dean cedió atrás el esférico y Ian Mackay, que tocó el balón ligeramente, se lo tragó y vio como entraba lentamente en su portería, sin llegar a tiempo de evitar el empate a dos.

El mazazo fue tremendo para un Murcia que pasó de deleitar a sus aficionados con un fútbol de tiralíneas y un resultado holgado, a comprobar cómo su rival, casi de rebote, empataba el encuentro. Además, el esfuerzo de la Copa comenzaba a pesar en las piernas de unos futbolistas que necesitaban una victoria para encauzar definitivamente el rumbo. Era el día perfecto. Herrero tiró de Curto, que volvía a jugar un partido oficial tras 11 meses de lesión. Y el tarraconense, en su primera intervención, estrelló un balón en la madera que originó un rechace que Alfaro también estrelló contra un rival. El efecto de la entrada de Curto se fue diluyendo conforme el Recreativo comenzó manejar el tiempo del choque, perdiendo tiempo e intentando que el ritmo no fuera fluido ni propicio para el Murcia.

De hecho, aunque el equipo grana tuvo ocasiones en el tramo final que nacieron de las botas de Héber Pena, también las tuvo el Recreativo, que pudo llevarse la victoria tras un remate de Quintana que sí paró el portero grana. Un punto que sabe a poco, aunque sirve para que el Real Murcia siga sin no conocer la derrota en cuatro jornadas, a la espera de ser más efectivo de cara a gol y de no regalar puntos en partidos como el del domingo, un lastre que, de momento, le aleja de la cabeza de la tabla.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos