Fútbol | Segunda B

No hay rodeos para el Real Murcia en el camino al ascenso

La receta de Salmerón, que apuesta por la vía directa, acerca al equipo a solo cinco puntos de la cima

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Alberto Monteagudo, entrenador del Cartagena, fue este domingo uno de los espectadores en la cita de la Nueva Condomina. Tomó nota desde la zona noble del estadio grana de las virtudes y los defectos del Real Murcia, rival de los albinegros para dentro de dos semanas y uno de los grandes candidatos a jugar el ‘playoff’. El manchego, seguramente, apuntó en su libreta que el equipo grana es fuerte defensivamente, que tiene carácter y que explota sus virtudes al máximo. También apuntó que los granas, como hicieron en Granada, se llevaron el triunfo ante el filial de Las Palmas por casta y coraje, aprovechando al máximo los puntos débiles de su rival y las oportunidades que le brindó un adversario que fue más valiente que efectivo.

2 Real Murcia

Biel Ribas, Pedro Orfila, Charlie Dean, Molo, Forniés, Juanma Bravo (Pallardó, min. 62), David Sánchez (Carnicer, min. 77), Armando, Santi Jara, Chrisantus (Elady Zorrilla, min. 68) y Pedro Martín.

0 Las Palmas Atlético

Josep, Parras, Erik, Alex Suárez (Alex González, min. 74), Álvaro, Pablo, Fabio (Kirian, min. 62), Gopar (Carlos González, min. 68), Edu, Artiles y Jeremy.

GOLES:
1-0, Santi Jara, min. 21. 2-0, Elady Zorrilla, de penalti, min. 88.
ÁRBITRO:
Garcelán Docio (Comité Valenciano). Auxiliado por Héctor Rodríguez y Sergiy Nizhelovskiy. Mostró tarjetas amarillas a Santi Jara, Juanma Bravo, Fran Carnicer, Josep, Parras, Álex y Jeremy.
INCIDENCIAS:
Estadio Nueva Condomina. Jornada 31 del Campeonato de Liga en el grupo IV de Segunda B. Mañana soleada en la que el viento apenas hizo acto de presencia. Terreno de juego en perfectas condiciones.
PÚBLICO:
4.976 espectadores. Asistieron al encuentro empresarios como Tomás Fuertes y José Antonio Bolarín, además de técnicos como Alberto Monteagudo, del Efesé.
EL DETALLE:
El Real Murcia ha sumado nueve puntos en las tres últimas jornadas frente a los cinco que en este tramo han logrado Marbella, Cartagena y Extremadura, los otros tres equipos de ‘playoff’.

El equipo de Salmerón, en contra, no necesitó hacer un fútbol excelso ni tampoco llevar la iniciativa para ganar un partido que le acerca más a los puestos altos de la clasificación y también al liderato del grupo, a solo cinco puntos de distancia con aún 35 por disputarse.

El Real Murcia, en un partido marcado por las protestas previas contra Raúl Moro y Mauricio García de la Vega, jugó con fuego durante muchos minutos, pero se mostró con contundencia en los momentos clave. No le importó ceder el balón al equipo de Juanma Rodríguez, que hizo méritos para no irse de vacío de la Nueva Condomina. Pero los de Salmerón fueron más eficaces y enredaron a los canarios en su tela de araña, anestesiando la creatividad de su rival y su capacidad de reacción. El conjunto grana, con la victoria, sigue con su trayectoria ascendente en el momento más importante de la temporada y agarra el tercer triunfo consecutivo antes de viajar, el próximo sábado, a Jumilla para jugar otro derbi regional vital que le puede hacer más candidato aún para el ascenso a Segunda.

Para los de Salmerón la jornada 31 solo deja noticias positivas: el Marbella y el Cartagena se encuentran a cinco puntos con siete jornadas por delante, el Real Murcia ganó su segundo partido consecutivo en casa y firmó su cuarta jornada consecutiva sin encajar un gol. A pesar de que en defensa cometió algunos errores clamorosos, Ribas no tuvo que recoger ningún balón del fondo de la red y su equipo ha abierto una brecha con el quinto clasificado, que ya se encuentra a cinco puntos a siete jornadas del final. Un domingo que vuelve a hacer soñar al murcianismo con volver a la élite.

La jornada, además, deja como vencedor a un Salmerón que ha sabido aislar a su vestuario de todo el ruido exterior y que ha encontrado al mejor once posible. El entrenador almeriense ha sabido reordenar a un equipo mal diseñado el pasado verano. Orfila ha pasado de ser un central con dudas a ser un lateral brillante, mientras que Juanma Bravo y Armando, jugando ambos por delante de David Sánchez, están dando su mejor versión. Los dos centrocampistas murcianos, que ya no tienen tanto miedo al fallo, han aumentado su capacidad de trabajo y han hecho a los granas más fuertes. A Salmerón tampoco le ha temblado el pulso a la hora de sentar a un Fran Carnicer irregular que llegó como una estrella, ni tampoco a la hora de apostar por Pedro Martín más pegado a la banda. El técnico del Murcia ha construido un equipo fuerte. Musculoso, que antepone el resultado a todo lo demás y que tienes claro cuál es el camino más directo hacia Segunda.

Un Murcia agazapado

El filial de Las Palmas arrancó el partido disfrutando con el balón. La internada inicial de Parras acabó con un remate de Artiles que detuvo Biel Ribas. El equipo amarillo se sentía dueño del partido, pero el Murcia esperaba agazapado el error de su rival. Juanma Bravo, al cuarto de hora, se probó con un disparo lejano. Chrisantus, unos minutos más tarde, cabeceó con peligro tras una buena triangulación de sus compañeros. Las Palmas Atlético abusaba del juego horizontal, mientras que el Murcia daba más sensación de peligro.

Hasta que un centro envenenado de Santi Jara impactó en un defensa amarillo y acabó en la escuadra canaria. El 1-0 supuso un impulso para los de Salmerón y para la grada, que disfrutaba con la implicación de su equipo. Forniés, en el tramo final del primer acto, acercó a los granas al 2-0 con un disparo desviado.

En la segunda parte el Real Murcia pudo aumentar su renta y también perderla. Tras un primer cuarto de hora de dominio de Las Palmas en el que el Murcia tuvo problemas para salir con el balón controlado, llegaron las ocasiones. La más clave en el devenir del partido fue la internada en la que Edu acabó en el suelo dentro del área grana. El árbitro no pitó penalti y Artiles articuló un disparo que tras pegar en el palo fue desviado, de forma milagrosa, por David Sánchez sobre la misma línea de gol.

A partir de ahí y, con el susto en el cuerpo, el Murcia buscó el segundo gol. Primero Chrisantus de cabeza, y tres minutos más tarde Pedro Orfila con otro cabezazo que se fue cerca de la escuadra. Además, el Murcia pudo sentenciar a diez minutos del final cuando Elady falló un claro mano a mano ante Josep, portero visitante. Cerca del minuto 90, y con el filial de Las Palmas volcado en ataque, el Murcia logró el segundo gol gracias a un penalti cometido sobre Elady que el propio jienense se encargó de marcar para certificar una victoria que acerca al Murcia a lo más alto de la tabla.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos