Mir se va al Elche y se lleva a Óscar Sánchez y a Acciari

Vicente Mir, en un partido de esta temporada./Vicente Vicéns / AGM
Vicente Mir, en un partido de esta temporada. / Vicente Vicéns / AGM

Manolo Sanlúcar, que ayer se desvinculó del Villanovense, podría ser el sustituto del valenciano en el banquillo grana

B. TORRASMURCIA

El Real Murcia hizo oficial ayer la no continuidad de Vicente Mir al frente del banquillo murcianista, tras no alcanzar un acuerdo para prolongar su vinculación una temporada más. El técnico valenciano ha preferido elegir la propuesta que le han hecho desde el Elche para liderar un proyecto que contará con un presupuesto mayor que el de los granas y que tiene el único objetivo de lograr el ascenso a Segunda. Además, Mir no se marchará solo, ya que estará acompañado de Óscar Sánchez, que también abandona la entidad murciana para seguir como ayudante del técnico valenciano. Ambos han firmado por una temporada, con opción a otra más en caso de lograr el ascenso a Segunda. Para Mir es un regreso a casa, ya que conoce bien su nuevo destino, tras haber dirigido al filial ilicitano durante dos temporadas en Segunda B, desde 2013 hasta 2015, aunque terminó descendiendo a Tercera. No son los únicos con pasado murcianista que trabajarán en Elche la próxima temporada, porque Acciari dirigirá al Elche Ilicitano en el Grupo VI de Tercera División. Por lo que todo el cuerpo técnico del Real Murcia de la presente temporada se desplaza a Elche.

Deseado Flores ya preveía que este desenlace con Mir se podía producir. De hecho, durante la presentación de la campaña de abonos de ayer aseguró, al ser cuestionado por la probabilidad que había de que siguiese Mir, que «un 51% y 49% de que continúe, pero no quiero decir cuál de los dos se corresponde con que siga o no».

Ahora, el responsable de la parcela deportiva anda buscando un entrenador que venga con hambre de lograr un ascenso, que para él llegar al Real Murcia tenga una importancia mayúscula, que tenga una buena experiencia en Segunda B y que además no le suponga un gran desembolso económico, porque Deseado quiere que la mayor inversión vaya a parar a la plantilla. Con ese perfil el que más encaja y más cerca está de fichar es Manolo Sanlúcar, que ayer se desvinculó del Villanovense y su contratación por el Real Murcia está muy cerca de confirmarse, tras haber desechado la propuesta que tenía del Mérida. Otros candidatos al banquillo que gustan en el Real Murcia son Luis García Tevenet, que está estudiando ofertas de Segunda y es difícil que firme, Eloy Jiménez, Claudio Barragán y José María Salmerón.

Antes del martes, el club hará oficial el nombre del entrenador porque quieren que la afición le vaya poniendo caras al nuevo proyecto deportivo. «La gente, antes de sacar su abono, quiere saber quién va a ser el entrenador de su equipo, cuál va a ser su goleador, sus defensas...», dijo Flores, que espera que sea «cosa de dos, tres o cuatro días porque no tiene sentido que llevemos a los de marketing a todo lo que da y en el tema deportivo no vayamos tan rápido».

Por otro lado, sobre el tema del director deportivo, Deseado reculó ayer en la idea inicial que tenía al final de la campaña anterior, cuando se planteó contratar a un responsable de la parcela deportiva para que se encargase de hacer los fichajes. «No está decidido, pero no se descarta que en lugar de que viniera un director deportivo, se hiciera alguna reestructuración interna que pudiera dar continuidad a la línea deportiva que hemos llevado hasta ahora», reconoció sobre la intención que tienen de acudir al mercado de la misma forma que hicieron en invierno, es decir, tirando de sus propios contactos y conocimientos futbolísticos.

Fotos

Vídeos