El empresario extremeño, a por la mayoría de acciones del Real Murcia en la próxima junta

Una cita crucial

No es una junta de accionistas cualquiera. La del próximo viernes es una cita en la que está en juego el futuro de la institución grana, tras las pérdidas de más de un millón de euros generadas en el segundo trimestre de 2016, que se acumulan a un cuenta de pérdidas general de 46 millones. Para restablecer el equilibrio patrimonial de la entidad, el actual Consejo está obligado a tomar medidas y planteará a los accionistas el próximo viernes una severa reducción del capital social, que pasaría de 1,8 millones a 180.000 euros (cerca del 90%), y una posterior ampliación de capital por valor de 400.000 euros. Si Samper no acude a esta ampliación y sí lo hace Moro, el extremeño se hará con el 70% de las acciones, dejando al madrileño con un 22%.

Si el plan de Moro funciona, el club grana habrá salvado otro 'match ball', pero si no, el Murcia estará en peligro. Para que haya una nueva ampliación Moro necesita que Samper vote a favor. El heredero de Jesús Samper está en un callejón sin salida ya que si vota 'sí' a la nueva ampliación perderá la propiedad del club, mientras que si dice 'no', el actual Consejo estará obligado a liquidarlo y sus acciones ya no valdrían nada. De cara a la junta del viernes, Jesús García, administrador concursal de Gestora Deportiva Murciana, propietaria de las acciones del Murcia, tendrá un papel decisivo ya que Samper debe consensuar con él su decisión.

Fotos

Vídeos