Esperpento en la casa del Real Murcia con los Gálvez como testigos