El expresidente del Granada y del Ciudad aboga por una fusión con el Lorca de Genbao

PEDRO RELORCA

El Lorca Deportiva logró el pasado domingo el tercer ascenso en sus cinco años de existencia: de Preferente a Segunda B. El equipo de Joaquín Flores, tras la gesta, pasará ahora a manos de Pedro Cordero y Quique Pina, quienes se hace con las riendas del club blanquiazul por 50.000 euros, cantidad que figura en el contrato que firmaron ambas partes en caso de un ascenso, como finalmente así ha ocurrido. Cabe recordar que Pedro Cordero llegó para dirigir el proyecto deportivo en diciembre, reforzó el equipo y se hizo cargo de los gastos del club.

Ahora se plantea un problema en la Ciudad del Sol, que cuenta con dos proyectos ambiciosos, uno en Segunda y otro en Segunda B. Pedro Cordero y su grupo han asegurado que no tendrían ningún problema en fusionar los dos equipos, a pesar de tener que desembolsar 50.000 euros para hacerse con el Lorca Deportiva. Tampoco descartan poder llegar a un acuerdo para comprar el Lorca propiedad de Xu Genbao.

«No tiene sentido que en esta ciudad haya dos equipos, uno en Segunda y otro en Segunda B. Si eso no se hace, tarde o temprano Pedro Cordero intentará llegar a la máxima categoría. Es un proyecto, el del otro Lorca, que está en venta, y no es legal que pueda salir de Lorca. Me gustaría que se llegara a un acuerdo entre todas las partes, en unas condiciones razonables», dijo Quique Pina en el Artés Carrasco.

Tras el ascenso a Segunda B, el grupo de Pina puede comprar el Lorca Deportiva pagando 50.000 euros

Después de unos días para celebrar el ascenso, en los que está pendiente la visita a la sede de la Comunidad de Murcia y al Ayuntamiento de Lorca, a final de semana, llegará el momento de planificar la próxima temporada. Lo primero será resolver la continuidad del entrenador, José Emilio Galiana, que está convencido de seguir después del ascenso logrado. Hay que recordar que el técnico blanquiazul fue jugador del Lorca Club de Fútbol durante dos temporadas.

En la primera ascendió a Segunda B y en la segunda no pudo evitar el descenso. «Deportivamente es el día más feliz de mi vida. Yo tenía en mi débito que había bajado al Lorca de Segunda División B, y tenía una deuda con este equipo y esta ciudad. Afortunadamente la he pagado, ahora estoy liberado. Era una apuesta arriesgada venir a un equipo en que solo valía ascender de categoría, me he ganado seguir aquí la próxima campaña», aseguró el técnico.

Fotos

Vídeos