Las fisuras en la medular y la fragilidad atrás, primeras vías de agua del Murcia

Disputa de balón en el Real Murcia - Écija del pasado viernes.
Disputa de balón en el Real Murcia - Écija del pasado viernes. / J. Caval / AGM

El equipo estuvo desorganizado y estático en la construcción del juego, y poco solidario a la hora de defender las acometidas del rival

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

No fue el estreno deseado para Manolo Sanlúcar en el banquillo del Real Murcia. En los noventa minutos del choque contra el Écija, el equipo grana solo impuso su jerarquía al comienzo de la segunda parte y en el tramo final del choque, cuando bombardeó al equipo sevillano con varios balones en largo al centro del área astigitana, pero poco más. Contra un recién ascendido el equipo diseñado por Deseado Flores no demostró que es una de las dos plantillas más potentes en lo económico del grupo IV y que su único objetivo es quedar primero. Todo lo contrario, el choque se convirtió durante muchos minutos en un ida y vuelta y el Écija pudo lograr un gol más ante un equipo inconsistente en el centro del campo y que atrás se mostró frágil.

En la parcela ancha, el nuevo Murcia no supo controlar el partido, a pesar de que el técnico grana alineó a Armando, Fernando Llorente y Fran Carnicer en esa posición. El jugador murciano no brilló en la salida de balón y no estuvo contundente al intentar evitar los contragolpes visitantes, mientras que Fernando Llorente apenas apareció y no aportó demasiado al juego de su equipo, ni en defensa ni en ataque. Fran Carnicer, que llegó este verano con la vitola de organizador vital en el nuevo Murcia, estuvo muy adelantado en la primera mitad y apenas entró en contacto con el balón en la segunda. No vio huecos en la defensa del Écija y no tuvo claridad para mover a su equipo.

La falta de movilidad no permitió a los futbolistas murcianos tener apoyos cuando alguno de ellos tenía el balón en los pies y las líneas tan distanciadas entre sí hicieron al Murcia vulnerable. El equipo, además, dejó moverse con soltura a su rival, a pesar de que la mayoría de los jugadores del Écija llegaban desde Tercera. Solo la entrada de David Sánchez al final avivó las esperanzas granas.

En el gol del Écija cuatro atacantes 'se comieron' a seis defensas granas, que pudieron hacer algo más

Más cerca el segundo

Pero además de en el centro del campo, el Murcia mostró debilidad en la parte de atrás. No solo encajó un gol, también permitió que el Écija llegara con facilidad en varias fases del partido a la meta de Biel Ribas. De hecho, en algunos momentos estuvo más cerca el segundo gol visitante que el empate local. Al equipo grana le costó defender en bloque, y no se mostró compacto. En más de un contragolpe, los defensores granas se quedaron solos ante las embestidas visitantes y ni el centro del campo ni los extremos se replegaron para ayudar en defensa.

Durante todo el choque el Murcia dejó entrever problemas para defender las jugadas a balón parado. En el 0-1 del Écija, cuatro atacantes sevillanos se impusieron a seis defensores granas y Carmona, el autor del gol, remató solo en el segundo palo, sin ninguna oposición de los defensas granas, que se quedaron parados. Por lo tanto, Sanlúcar tiene trabajo por delante para organizar mejor a su equipo, asegurar los automatismos a la hora de crear el juego y robustecer la defensa de cara al choque frente al Recreativo de Huelva de la próxima jornada, en el que el equipo grana está obligado a mejorar su imagen y resultado. Tras visitar Huelva podría llegar a jugar hasta tres partidos seguidos como local. Primero recibirá al Cacereño, de Tercera, en la Copa del Rey, el próximo 30 de agosto, mientras que el 3 de septiembre será El Ejido el que venga en la tercera jornada de liga. De clasificarse para la segunda ronda de la competición copera, el equipo grana volvería a jugar en casa la segunda ronda, el 6 de septiembre, frente al Racing de Ferrol, actuando así en tres partidos como local en solo ocho días.

El 0-1 ante el Écija puede hacer que el club grana realice algún movimiento en las dos semanas que restan de mercado invernal. El club espera la salida de Borja Gómez, mientras que Elady no tiene al cien por cien su puesto asegurado en una plantilla diseñada por Deseado Flores que no tiene otro objetivo que no sea lograr el ascenso a Segunda.

Una visita glamurosa

El Real Murcia y el Recreativo de Huelva son dos equipos históricos del fútbol español que no pasan por el mejor momento de su historia. El equipo grana visitó por primera vez Huelva en 1930, aunque no fue en partido oficial. Este sí se produjo en la temporada 1957-58, en Segunda, perdiendo el conjunto murciano, entrenado entonces por Luis Alfonso Villalaín, por 2-0. Desde aquel año, el conjunto que ahora preside Raúl Moro ha visitado 31 veces más en partido oficial al decano del fútbol español, consiguiendo 7 victorias y sufriendo 18 derrotas.

La última victoria grana en tierras onubenses se produjo en la campaña 2011-12, por 0-2. Aquel Murcia, que acababa de conseguir su último ascenso desde Segunda B al fútbol profesional, estaba dirigido por Iñaki Alonso. El Recreativo de Huelva, que perdió en la primera jornada en Cartagena por 3-2, ha militado 5 temporadas en Primera División, 38 en Segunda, 11 en Segunda B y otras 26 en Tercera.

El césped de la Nueva Condomina volverá a brillar en 15 o 20 días

La afición del Murcia se asustó el pasado domingo al comprobar el estado del césped de la Nueva Condomina. Su aspecto no tenía nada que ver con el que presentó el 8 de junio con la visita de la selección española. En varias zonas del terreno de juego el verde era inexistente, por lo que los cuidadores tuvieron que cubrir con arena de este color varias zonas del campo donde había menos densidad de planta, con el objetivo de igualar el piso para evitar lesiones de jugadores.

Sin embargo, el mal estado del césped no es fruto de la falta de cuidados de los encargados del mismo, ya que este se encuentra en pleno proceso de regeneración y hace veinte días los responsables de la empresa Cespiasport plantaron una variedad de césped llamada bermuda, utilizada en estadios como La Rosaleda, el Sánchez Pizjuán, La Condomina y Mestalla, entre otros. Eso sí, la insistencia de Sanlúcar por utilizar la Nueva Condomina para entrenar lo hizo empeorar.

«Esta regeneración se debe hacer cada diez años y la temperatura era óptima ahora para llevarla a cabo. El campo va a ir mejorando poco a poco y en quince o veinte días lo hará aún más. Este tipo de semilla se está utilizando en campos de zonas costeras donde hace calor y por eso hemos decidido plantarla aquí. Es un césped que permitirá al Murcia utilizar mucho más el estadio», asegura Antonio González, quien junto a Javier Agüera se encarga de cuidar el césped.

Más

Fotos

Vídeos