Gálvez encoge el corazón del murcianismo

Pedro Orfila y Biel Ribas, dos de los jugadores con los que no están resueltas las negociaciones. / guillermo carrión / agm
Pedro Orfila y Biel Ribas, dos de los jugadores con los que no están resueltas las negociaciones. / guillermo carrión / agm

Cunde el nerviosismo entre la hinchada tras conocer que la directiva pidió ayer 50.000 euros a los peñistas para hacer frente a los pagos La afición vive una jornada en vilo, tras saber que el club sigue sin pagar las denuncias y puede caer a Tercera

ALBERTO GÓMEZ MURCIA

El murcianismo vivió ayer una jornada en vilo. El motivo no es otro que el posible descenso a Tercera que puede sufrir hoy el equipo pimentonero si a mediodía no ha satisfecho las denuncias que ha recibido ante la AFE (Asociación de Futbolistas Españoles) de sus jugadores de la última temporada. A pesar de anunciar que los pagos correspondientes para evitar el descenso de categoría se afrontarían sin problemas, lo cierto es que el Murcia ha apurado los plazos y ha llegado a la última jornada recogida por la normativa de la federación española para hacer frente a los pagos sin tener el tema resuelto.

Fuentes del club murcianista aseguraron ayer por la tarde que hoy quedará todo resuelto y el propio equipo emitió un breve comunicado después de las siete de la tarde en el que hacía un llamamiento a la tranquilidad y aseguraba que hoy quedarían pagadas las cantidades pendientes para que el descenso no se produjera y el equipo grana pudiera competir un año más en Segunda B.

Sin embargo, en la tarde de ayer cundió el nerviosismo entre los murcianistas cuando trascendió que el club había pedido a la Fepemur (Federación de Peñas Murcianistas) que adelantara 50.000 euros de la campaña de abonados ante el riesgo, en caso contrario, de que el primer equipo de la Región diera con sus huesos en Tercera, una categoría que no ocupa desde hace 23 años. El conjunto grana salió al paso de esta información anunciando que hoy afrontaría los pagos pendientes.

El club llama a la calma y asegura que hoy estarán satisfechas todas las cantidades para no bajar Gálvez ofrece a casi todos pagarles la mitad ahora y abonarles el resto en el mes de septiembre. El canterano accedió a retirar su denuncia, pese a no haber cobrado un solo euro de lo que se le debe Orfila, cuyo futuro parece lejos del Murcia, reclama al club más de 58.000 euros y lo quiere todo ahora. LAS CLAVES

El problema para el equipo que encabeza Víctor Gálvez le vino en forma de denuncias. En concreto, de las tramitadas por sus futbolistas ante la AFE por las nóminas pendientes con las que terminaron la temporada que, a efectos administrativos, acabará hoy.

Dentro de las negociaciones que ha tenido que emprender el director general y deportivo de los pimentoneros, Toni Hernández, cada jugador ha presentado unas características determinadas. Desde comienzos de semana el Murcia aceleró las negociaciones y alcanzó acuerdos con sus futbolistas para que retiraran sus denuncias y aliviaran la situación que debía afrontar el club grana. La fórmula más empleada por el equipo de Gálvez ha sido la de abonar de forma inmediata una cantidad próxima a la mitad de la deuda que tenía pendiente el club y abonar la otra mitad en septiembre.

Las conversaciones con integrantes del último plantel murcianista como Víctor Curto y David Forniés fueron fluidas. Lo mismo sucedió con Armando. El capitán de los pimentoneros accedió a retirar su denuncia pese a no cobrar un céntimo de los 18.941 euros que le debe el club. El jugador murciano podrá volver a denunciar al Murcia en enero si el equipo de Gálvez no cumple con los pagos.

Ribas y Orfila, complicado

Las negociaciones con Pedro Orfila y Biel Ribas han sido de las más complicadas. La cuantía que reclama el primero es la más altas de todas las denunciadas por los jugadores granas y asciende a 58.825 euros. El jugador tiene contrato con el Murcia hasta el 30 de junio de 2019, pero su futuro parece que está lejos de la Nueva Condomina después de despertar el interés de equipos como el Racing de Santander y mostrarse reacio a todo lo que no sea cobrar de forma íntegra el montante que le corresponde por contrato.

En el caso de Biel Ribas, el portero balear también tiene contrato hasta junio de 2019. El Murcia le debe 30.445 euros y las negociaciones llevadas a cabo a lo largo de la semana entre su agente, Miquel Riera, y Toni Hernández han sido tensas. A última hora de la tarde de ayer no existía acuerdo y el jugador estaba dispuesto a aplicar la cláusula que aparece en su contrato en virtud de la cual puede rescindir unilateralmente su compromiso con los granas por la acumulación de al menos dos nóminas consecutivas impagadas.

El Murcia también tuvo que negociar con los jugadores despedidos en enero. Fueron los casos de Álex Ortiz, Salva Chamorro, Fernando Llorente, Abel Molinero y Fede Vega. El primero, por ejemplo, exige el cobro de 28.879 euros. Chamorro, Llorente y el propio Ortiz demandaron al Murcia por despido improcedente y los juicios están señalados para noviembre en los juzgados de lo Social de la capital del Segura. El argentino Fede Vega accedió a pactar un aplazamiento con el club.

Borja Gómez, central despedido por el ex director deportivo murcianista Deseado Flores en agosto de 2017, también denunció al Murcia ante la AFE. Pedía cobrar 50.000 euros. El jugador pactó en abril cobrar una cantidad regular todos los meses hasta diciembre y acordó que, si los pimentoneros incumplían un plazo, el futbolista podría reclamar el cobro íntegro de la cantidad que tenía pendiente. Así se negoció en el acto de conciliación previo a la celebración del juicio por la demanda por despido improcedente que presentó el defensa contra el Murcia. Sin embargo, los abogados de Gálvez acordaron este mes un nuevo escenario y los granas pagaron 25.000 euros al jugador y se comprometieron a pagar otros 25.000 en septiembre para saldar lo pendiente.

Por otra parte, los letrados pimentoneros también se pusieron en contacto recientemente con el Betis de Valladolid, club con el que el Murcia tiene una deuda pendiente de 45.000 euros. Los pimentoneros ofrecieron el pago de 35.000 euros y una quita, primero de 8.000 euros y, en un segundo intento, de 5.000 euros de los 10.000 que debe abonar en concepto de recargos por afrontar fuera del plazo estipulado los dos últimos pagos. Los vallisoletanos rechazaron la propuesta y amenazan con bloquear los derechos federativos del Murcia si no paga la cantidad íntegra.

Cuatro nóminas al filial

Por lo que se refiere a las deudas con los jugadores del Imperial, los mandatarios murcianistas no tienen previsto pagar ninguna de las cuatro nóminas que los jugadores tienen pendientes hasta que exista una resolución de la comisión mixta que refleje la cantidad exacta a la que ascienden las 17 denuncias presentadas por los futbolistas del filial pimentonero. La resolución se espera para la semana que viene.

Además, Santi Jara y Carlos Martínez rescindieron ayer sus contratos con la entidad pimentonera y siguen los pasos de Molo, Elady, Xiscu y Pedro Martín.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos