Gálvez y Moro comparten mesa y mantel para abordar el lío institucional del club

A. GÓMEZ MURCIA

La crisis institucional que vive el Real Murcia, y que alcanzó su punto álgido la semana pasada cuando García de la Vega intentó acceder a la Nueva Condomina por la Junta de Accionistas y un grupo de seguidores exaltados se lo impidieron, fue el tema de la comida celebrada ayer entre Moro y los Gálvez. El extremeño se encuentra pasando unos días en Murcia. De hecho, ayer aprovechó para ir a los toros y comer con Víctor Gálvez y su hijo, Víctor Valentino, presidente y vicepresidente y director general del Real Murcia, respectivamente. El encuentro se produjo en el restaurante El Molinero, que se encuentra en La Albatalía. El extremeño explicó ayer a 'La Verdad' que «coincidimos en un bar al que solemos acudir a comer y repasamos la actualidad del club grana, tanto en el plano deportivo como en el institucional».

Víctor Gálvez y Moro hablaron también de la posible llegada de inversores que puedan inyectar liquidez a la entidad pimentonera. El extremeño afirmó que «no he cedido ni cederé mis acciones del Murcia a Mauricio García de la Vega», a quien avanzó que llevará a los tribunales por estafa y por introducir cláusulas abusivas en el contrato que firmaron en diciembre de 2017.

También aseguró no haber recibido ninguna notificación que le comunique que De la Vega ha pedido en los juzgados españoles la ejecución del laudo del TAS, en el que el tribunal consideraba legal la operación del mexicano para hacerse con el club. Por su parte, De la Vega sostiene que lleva meses sin hablar directamente con Gálvez y ya ha iniciado el procedimiento para impugnar la ampliación de capital aprobada en la Junta de Accionistas de la semana pasada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos