Fútbol | Real Murcia

García de la Vega se aprieta el cinturón

Mauricio García de la Vega, el día de su presentación./Vicente Vicéns / AGM
Mauricio García de la Vega, el día de su presentación. / Vicente Vicéns / AGM

El Murcia, que apostó por el talonario en los dos últimos mercados de fichajes, ha trazado una línea de austeridad y control económico con la llegada del gestor mexicano. Stoichkov, de la Balona, ha recibido una oferta del club grana por debajo de los 3.000 euros al mes, cantidad muy inferior a la que ofrecía Deseado Flores el pasado verano

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Austeridad, control económico y mesura en el gasto. Son algunos de los lemas que predica Mauricio García de la Vega, el nuevo gestor del Real Murcia. Es su carta de presentación a la sociedad murciana, con la que se ha codeado en los últimos días en las innumerables reuniones y actos a los que ha acudido y en los que ha coincidido con empresarios y políticos de la ciudad de Murcia y de la Región. Su mensaje ha sido claro: intentará sacar al Murcia del atolladero desde la gestión y el rigor económico, nada de tirar el dinero así como así.

Por eso, los primeros movimientos del nuevo Murcia no tienen nada que ver con los pasos que daba el club grana antes de la llegada del mexicano. Donde más se nota es en el apartado de fichajes, en el que el Murcia no es el mismo de los dos últimos mercados el club grana tiró de talonario e hizo ofertas muy jugosas en lo económico. Fue su estrategia para fichar a algunos de los jugadores más cotizados del mercado. La entidad murciana ha dado un paso atrás en este sentido y ha dejado que otros equipos como el Extremadura, Cartagena, Elche, Mallorca, Racing y Mirandés, lleven la voz cantante del actual mercado de fichajes y estén ofreciendo más dinero que los granas.

Algunos gastos

250.000
euros es el coste mensual del Real Murcia, incluyendo el pago de impuestos. La mayor parte corresponde a la plantilla, cuerpo técnico y trabajadores de las oficinas.
80.000
euros anuales. Es el sueldo de algunos jugadores del equipo grana.
10.000
euros es el coste mensual de la factura de la luz de la Nueva Condomina y Cobatillas.

Este es el escenario en el que el Murcia quiere fichar a Stoichkov, atacante del Linense. El gaditano ha recibido una oferta del Murcia, pero no es millonaria, como eran las anteriores. En el caso del delantero de la Balona, el Murcia ha puesto encima de la mesa una cantidad cercana a los 3.000 euros al mes. Una cifra realista, adecuada a la zona media-alta de la categoría y que nada tiene que ver con los fichajes recientes. Cabe recordar que hace un año el Murcia sacó del Linares a Curto y del Mancha Real a Elady pagando por ambos un traspaso y ofreciendo a los jugadores sueldos más altos que lo que cobraban en sus equipos. Sergi Guardiola también llegó al Murcia en enero de 2017 desde Australia, cobrando en el Real Murcia en torno a 80.000 euros hasta que acabó la temporada 2016-17.

El Extremadura, el UCAM y el Cartagena adelantan a los granas en la carrera por los fichajes de invierno

El pasado verano el club grana siguió en la misma línea y se convirtió, junto al Extremadura, en el rey de los fichajes del grupo IV de Segunda B, pagando grandes cantidades por futbolistas como Fede Vega (cerca de 80.000 euros) y el portero Biel Ribas, que, tras la pelea de Deseado Flores con el Cartagena y el Mallorca, concretó el fichaje del guardameta por otros 70.000 euros anuales, en uno de los casos más sonados del pasado verano. Aún así no fueron los fichajes más caros de la actual plantilla grana, que tiene jugadores aún más caros.

Pero este modelo no ha sido sostenible en el tiempo ya que el club grana, tras gastar todo lo recaudado en la última campaña de abonos y prácticamente todos los ingresos publicitarios, se encontraba ahogado y sin un euro en la caja. Y con las nóminas pendientes de noviembre y diciembre. Una vez que Moro había manifestado su intención de no poner más dinero, de no haber aterrizado en Murcia García de la Vega el club grana hubiera estado abocado a la liquidación. Pero el gestor grana, que esta semana comenzará a pagar deudas pendientes, quiere reconducir el modelo y apretarse el cinturón al máximo desde el primer minuto de su mandato.

Por eso con el gestor mexicano el Murcia ya no va a tirar la casa por la ventana ni va a hacer grandes locuras en este mercado invernal. Al menos, de momento. El Extremadura ha pagado un traspaso al Cornellá de 80.000 euros por el delantero Enric Gallego, además de pagarle una ficha alta. El Cartagena, que en verano se gastó menos que el Murcia, ha puesto encima de la mesa 50.000 euros a Rubén Cruz, ex del Cádiz. No es el único fichaje albinegro ya que Owusu y Diego Benito también han supuesto desembolsos importantes para el club que dirige Paco Belmonte. O el UCAM, que ha fichado dos futbolistas de Segunda como Javi Jiménez y Julen Colinas. Hasta El Ejido, próximo rival grana, ha firmado un contrato alto al delantero Antonio Pino, por el que pagó cláusula de rescisión para sacarlo del Guijuelo. Pero el Murcia, que solo ha fichado a Molo y por la mitad de lo que le ofrecía el Elche, no va a entrar en el juego esta vez y ya no será un club derrochador.

Apagar la luz

Los ajustes también llegarán en otros departamentos del club. García de la Vega sabe que cada mes tiene que hacer frente a 250.000 euros de gastos, generados en gran parte por los salarios del personal, tanto los de la plantilla de futbolistas, como los del personal deportivo y otros departamentos como el administrativo, en el que, tras los recortes que llevaron a cabo anteriores directivas, trabajan ahora cerca de diez personas. De momento, la única persona que ha dejado la entidad ha sido Cristina Bustillo, que comenzó su andadura en el Murcia el pasado mes de mayo y que, además de ser la asesora de Raúl Moro, ejercía otras labores de gerencia. García de la Vega también ha estudiado cómo reducir otros gastos de la entidad como, por ejemplo, la factura de la luz.

El club grana acumula, de media, una factura mensual de 10.000 euros, gasto que se dispara con el uso continuado de los focos de la Nueva Condomina. Esta cantidad se podría reducir en función del horario de los partidos. El club grana ha fijado desde hace unos meses las 18.00 del domingo como hora habitual, aunque pagaría menos luz jugando a las 16.30 o 17.00, posibilidad que estudia el nuevo gestor grana, que quiere que el Murcia no sea un club derrochador y sí muy ahorrador.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos