Real Murcia

García de la Vega da un paso más para recobrar el control del Murcia

De la Vega, antes de la Junta del 11 de abril, con los notarios Paco Tornel, Antonio Escolano y Martínez Pertusa./Nacho García / AGM
De la Vega, antes de la Junta del 11 de abril, con los notarios Paco Tornel, Antonio Escolano y Martínez Pertusa. / Nacho García / AGM

El mexicano afirma que tiene la escritura de la compra del club y que hoy acudirá a la Junta como máximo accionista

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Que Mauricio García de la Vega es dueño del 84% de las acciones del Real Murcia que poseía la firma Corporación Empresarial Augusta es un hecho. El mexicano ha conseguido demostrar que el pasado 7 de marzo ejecutó de forma legal la opción de compra del club recogida en el contrato que firmó junto a Raúl Moro, entonces propietario de la entidad. Nadie puso una pistola en el pecho al extremeño, quien en diciembre de 2017, junto al mexicano, elaboró un documento con opción de compra del Murcia pendiente de una auditoría que se llevó a cabo posteriormente y que tenía por finalidad buscar pasivos ocultos en la entidad y conocer la deuda real de la entidad grana.

Después de ejecutar dicha compra, De la Vega pidió la autorización al CSD (Consejo Superior de Deportes) y solicitó su inscripción en el libro de socios del Murcia, aunque el grupo de Gálvez, que ya estaba al mando de la entidad gracias a una segunda venta posterior de Moro, lo impidió. De la Vega demandó la situación al TAS, que meses después le dio la razón. Igual que el CSD, que siguió los pasos de su superior jerárquico. Y el jueves dio otro paso para recuperar el control del club: la formalización de una escritura pública que determina la transmisión definitiva de las acciones de Moro en favor de Iconos Nacionales, propiedad de De la Vega. Un requisito que le exigía el CSD, para el que tenía 90 días, y que formalizó el 30 de agosto.

Por lo tanto, De la Vega ha dado otro paso para recuperar el control de la entidad que compró el 7 de marzo, aunque tiene que seguir peleando. Sean cuales sean las zancadillas que le pongan los Gálvez, todo apunta a que el mexicano saldrá victorioso con las leyes en la mano. El único problema es que la Justicia va lenta para De la Vega y, además, se ha encontrado con un mes de agosto prácticamente inhábil judicialmente. Aun así y, con la escritura elevada por el notario murciano Antonio Escolano, el mexicano se va a presentar hoy en una Junta de Accionistas que, de aprobar el único punto del día, sería peligrosa para sus propios intereses.

Ampliación de 18 millones

En la misma, los Gálvez pretenden aprobar una ampliación de capital de 18 millones que se destinarían a cubrir un desequilibrio patrimonial que, de no corregirse, condenaría a la liquidación al club. Paralelamente, la hipotética ampliación de capital podría dejar daños colaterales para De la Vega, y es que la compra de los nuevos títulos emitidos por los Gálvez a terceros podría diluir el 84% de las acciones del de Guadalajara. Esto, de producirse, obligaría al mexicano a seguir peleando en la justicia ordinaria para que le restituyese sus derechos, una situación que se prolongaría en el tiempo y cuyas consecuencias es complicado calcular.

Por eso, García de la Vega ha decidido atacar ahora, en un momento clave de esta guerra, y frenar la ampliación de capital que pone en peligro su propiedad. Ayer aseguró que acudirá a la Junta que se celebra esta tarde a partir de las 18.00 horas y que los Gálvez, que actúan con un poder de Moro, no tendrán más remedio que inscribirlo en el libro de socios como el máximo accionista. «El pasado 30 de agosto fue expedida la escritura correspondiente para la transmisión definitiva de 3.919 acciones serie E y 1.074.449 acciones de la serie A por parte de Corporación Empresarial Augusta a la empresa Iconos Nacionales (de su propiedad) que corresponden al 84,20% de la capital social del Real Murcia», explicó ayer en un comunicado, y añadió que el documento que lo demuestra ya está en manos de la Federación Española de Fútbol y del CSD.

El comunicado de García de la Vega

«Iré a la Junta como accionista mayoritario, tengo la escritura desde el pasado 30 de agosto»
«Carece de legitimidad, dicha empresa no posee los títulos sobre los que otorga dicho poder»
«Quien cometa delitos societarios podría ser castigado con hasta tres años de prisión»
«El Real Murcia merece respeto; invitamos al Consejo a sujetarse a la legalidad y a ayudar»

El gestor mexicano entiende que ahora tiene la documentación necesaria para entrar a la Junta como máximo accionista y tumbar la ampliación. Sigue firme en su propósito respecto al Real Murcia, y ha seguido todos los pasos legales para ser el dueño del club y ejercer «el voto como accionista mayoritario», asegurando además que quien actúe como apoderado de Corporación Empresarial Augusta (Gálvez) «carecerá de cualquier legitimidad, ya que dicha empresa no posee los títulos sobre los que otorga el poder».

García de la Vega, incluso, advierte de la «responsabilidad sobre los administradores de una sociedad» que establece la Ley de Sociedades de Capital en relación a los daños causados sobre los socios por incumplimientos inherentes a su cargo, y cita el artículo 290 del Código Penal, que en su capítulo XIII establece los «delitos societarios». Dice que quien los cometa podrá ser «castigado con la pena de prisión de uno a tres años y multa de seis a doce meses por negación ilicita del ejercicio a quienes lo tengan reconocido por ley». García de la Vega cerró su comunicado de ayer asegurando que «el Real Murcia merece respeto, por lo que invitamos al Consejo de Administración a sujetarse a la legalidad y evitar continuar una batalla que, lejos de ayudar, perjudica al club».

El papel del notario, clave

La Junta vivirá un momento determinante cuando De la Vega y sus representantes se presenten a la misma con la escritura de la propiedad de las acciones. En ese momento será Roberto Cases, el secretario del Consejo y hombre de Gálvez, el que determine si inscribe a Iconos Nacionales como máximo accionista. En todo caso y, según la convocatoria de esta Junta anunciada por el actual Consejo el pasado 3 de agosto, en la misma estará presente un notario que será el encargado de levantar acta y decidir si hay quórum o no para la celebración de la misma.

El notario tendrá que dar validez a la escritura que presentará De la Vega o al poder firmado por Moro en favor de los Gálvez para representar a Corporación Empresarial Augusta, elección que será vital para la celebración o no de la Junta.

Si García de la Vega entra finalmente como máximo accionista a esta polémica cita, votará en contra de la ampliación en los términos que quiere Gálvez y hasta tendría la potestad para solicitar el cambio del Consejo de Administración, lo que supondría la salida del club del grupo de Gálvez. Si el notario dice que no hay quórum, se tendría que celebrar una Junta en segunda convocatoria, cita que tendría lugar mañana, también a las 18.00 horas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos