Goleada con daños colaterales

Elady cruza el balón ante el portero del Marbella para marcar el 3-0./Vicente Vicéns / AGM
Elady cruza el balón ante el portero del Marbella para marcar el 3-0. / Vicente Vicéns / AGM

El Murcia muestra su contundencia en ataque en un choque que supone la despedida de Basadre, salvo sorpresa, y en el que Curto puede haberse roto el ligamento cruzado

JOSÉ OTÓNMURCIA

No fue un partido brillante el de ayer, pero al menos la afición grana volvió a esbozar una sonrisa después de muchas semanas de disgustos y cabreos. Una alegría que llegó más por la contundencia de los atacantes murcianistas que por la imagen colectiva de un grupo que tiene aún mucho crédito por recuperar y aspectos en su juego que pulir. Y es que el Murcia no fue excesivamente mejor que el Marbella, pero sí más letal a la hora de apuntar a la portería rival. El equipo grana, en los dos partidos con Basadre, ha mejorado en varios aspectos de su juego, aunque todavía tiene que defender mucho mejor si quiere seguir recuperando posiciones en la tabla. Al menos, vuelve a respirar, sale de los puestos de descenso y mira al futuro con más optimismo después de una semana cargada de reproches y malas caras en el vestuario grana en la que sale victorioso Basadre, que se marcha del primer equipo con la cabeza alta y con una goleada a favor a sus espaldas.

3 Real Murcia

Biel Ribas, Fede Vega, Forniés, Pedro Orfila, David Mateos (Juanma Bravo, min. 67), David Sánchez, Santi Jara, Armando, Pedro Martín (Llorente, min. 61), Víctor Curto (Salva Chamorro, min. 44) y Elady.

0 Marbella

Wilfred, Carlos, Razvan, Pavón (Yael, min. 80), Catena, Alonso, Corpas (Juanfran, min. 58), Indiano, Rioja (Héctor, min. 73), Chus Hevia y Añón.

EL DETALLE
El Real Murcia ganó ayer su segundo partido en Liga. El primero fue hace ya casi un mes y medio, cuando doblegó el 3 de septiembre a El Ejido por 4-1, en un choque que se disputó en la Nueva Condomina.
Goles
1-0, min. 1, Pedro Martín. 2-0, min. 57, Santi Jara. 3-0, min. 84, Elady.
Árbitro
Josep Subirats Matamoros (Comité catalán). Mostró tarjetas amarillas a David Mateos, Armando, Pavón y Héctor.
Más de 5
000 espectadores en la Nueva Condomina, en una tarde soleada y con tiempo veraniego. La afición grana despidió a sus jugadores con una gran ovación tras el triunfo.

Al equipo grana no le dio tiempo a ponerse nervioso ya que a las primeras de cambio se le puso el partido de cara. No hubo tiempo para que la afición grana mostrara su cabreo por la imagen del pasado lunes en Córdoba. Antes del primer minuto, una falta de entendimiento entre el defensa marbellí Pavón y su portero Wilfred permitió a Pedro Martín, delantero grana, hacer el primer gol del partido a puerta vacía. La insistencia y la fe del goleador grana tuvo premio en un partido que había arrancado con un ambiente enrarecido. El gol rebajó la tensión que se respiraba en la grada antes del inicio de un choque en el que los jugadores estaban en el punto de mira.

En los minutos posteriores al gol, el Murcia se mostró como un equipo bien organizado atrás, que no dejó al Marbella acercarse a la portería grana. Igual que en los primeros 25 minutos de la primera parte del choque ante el Córdoba B, en los que el equipo grana mejoró tácticamente con Basadre en el banquillo y en el que mereció un empate. Eso sí, el Murcia se mostraba más conservador y solo el disparo de Elady rompió la monotonía de un encuentro soso y sin ritmo.

Pedro Martín encarriló la victoria para los granas en el primer minuto de juego, tras un error de la defensa marbellí

Hasta que unos minutos más tarde el Marbella mostró las garras con una ocasión de oro en la que el delantero Añón se plantó solo delante de Ribas y se estrelló contra el portero balear, que hizo una intervención prodigiosa. Un minuto más tarde Rioja se probó con otro disparo lejano antes de que el colegiado anulara un remate brillante de Curto de tacón que se estrelló en la madera. El choque no era brillante y dejó otra noticia peor para los granas antes del descanso en forma de lesión de Víctor Curto, que se retiró en camilla con grandes signos de dolor. El delantero tarraconense se echó mano a la rodilla y enseguida pidió el cambio, aunque la imagen más determinante fue ver a David Sánchez, su compañero, echándose las manos a la cabeza. Al final, y a falta de la resonancia que se le practicará hoy, Curto podría tener una lesión de ligamento cruzado y estar varios meses fuera de los terrenos de juego.

En la segunda mitad el choque tampoco arrancó con unas revoluciones muy altas, aunque al menos el Murcia lo tuvo controlado. A los cinco minutos Chamorro remató de cabeza y desviada una asistencia de Elady. El equipo grana dominaba la situación, hasta que Santi Jara, en una jugada personal, batió a Wilfred con un gran disparo duro y pegado al palo. El segundo gol animó al Murcia, que ocho minutos más tarde vio como Forniés se atrevía con un disparo lejano que salió cerca del palo de la meta malagueña. El Murcia mostró su fragilidad defendiendo las jugadas a balón parado, primero en un remate de Juanfran en el segundo palo y después con otro de Catena que acabó estrellándose en la madera de la meta de Ribas.

Pero las malas noticias para los granas llegaban en forma de lesiones. Las dudas defensivas que siguió mostrando el Murcia quedaron en un segundo plano cuando Pedro Martín, el segundo delantero grana más en forma de la plantilla, se fue al suelo aquejado de unas molestias en el aductor que le obligaron a retirarse del terreno de juego. Tras las lesiones de Curto y Martín, el choque se calentó y aumentó de revoluciones. Loos jugadores del Marbella se mostraron con dureza, aunque no tuvo excesivas consecuencias en el devenir del encuentro.

El Murcia, gafado por las lesiones, perdió también a David Mateos por un fuerte pelotazo en la cabeza que le hizo abandonar el césped antes de tiempo. En su puesto entró Juanma Bravo y obligó a Armando a retrasarse hasta la posición de central. El choque acabó con buen sabor de boca para los granas pese a las bajas. Elady, uno de los jugadores más implicados de la plantilla murciana y más queridos por la grada, obtuvo el premio que llevaba buscando varias semanas logrando un gol que el público grana celebró como si fuera el de la victoria.

Al jienense, más allá de la falta de acierto, no se le puede reprochar nada y ha pasado a ser titular en un equipo para el que no contaba en la pretemporada. Incluso Chamorro, que no ha visto portería con la camiseta grana y que ha estado ensombrecido tras las figuras de Curto y Pedro Martín, fue ovacionado por la afición murciana tras rematar erráticamente un balón que debió acabar en la red malagueña. Los aplausos para el jugador oriolano fueron una muestra de confianza de la grada para un jugador que tendrá que ser importante, si se confirma la lesión de Curto, en un equipo que ha salido de la UCI pero que tiene mucho por mejorar.

Fotos

Vídeos