La grada lateral ya no es un desierto

Miembros de la peña Los Lizas, que ha cambiado el fondo sur por la grada lateral. / Guillermo Carrión / AGM
Miembros de la peña Los Lizas, que ha cambiado el fondo sur por la grada lateral. / Guillermo Carrión / AGM

Centenares de abonados nuevos y de los fondos apuestan por este espacio, casi abandonado desde el último año del Real Murcia en Primera División. Los Gálvez quieren que esta ubicación retome el pulso ante un hipotético ascenso a Segunda y las posibles exigencias de la Liga, que no quiere ver asientos vacíos por la tele

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Víctor Gálvez es un hombre de fuertes convicciones, que cree en lo que hace y que está convencido de que esta temporada acabará con el ascenso del Murcia a Segunda División. Por eso, el oriolano se prepara para lo que le exigirá la Liga de Fútbol profesional la próxima campaña, tanto en el plano económico como en el social y de marketing. Y una de las exigencias de la asociación de clubes de fútbol que dirige Tebas es que los estadios de Primera y Segunda presenten un buen aspecto visual, sobre todo en lo que a público se refiere, haciendo especial hincapié en que la grada que se ve por la televisión en las retransmisiones no esté vacía y desangelada.

La tribuna que recoge el tiro de cámara en cualquier partido televisado en la Nueva Condomina es siempre la grada lateral, una ubicación que desde que el Murcia jugó en Primera en la temporada 2007-08 nunca ha vuelto a presentar un buen aspecto. Aquella campaña y, gracias a los 25.000 socios que reunió el club grana, hubo aficionados en todas las gradas del estadio. Pero desde entonces, esta ubicación siempre ha sido un engorro para el club, que estaba obligado a abrir sus puertas y vender asientos de esta zona, pero asumiendo unos gastos superiores a los ingresos que generaba. La directiva de Abarca, incluso, se decidió a cerrarla en la temporada 2016-17 y hasta pensó en cubrir con lonas publicitarias los espacios vacíos.

TEMPORADAS PASADAS

2.000
abonos son los que, de momento, ha vendido el Real Murcia en la grada lateral. El plazo acaba el próximo viernes 31 de agosto.
60 euros
cuesta el carné en la grada lateral. Hay un precio especial de 40 para pensionistas, jubilados, parados y universitarios.
2017-18:
7.800 abonados (Segunda B)
2016-17
7.033 (Segunda B)
2015-16
5.127 (Segunda B)
2014-15
6.794 (Segunda B)
2013-14
7.820 (Segunda)
2012-13
7.785 (Segunda)
2011-12
10.002 (Segunda)
2010-11
8.876 (Segunda B)

Pero Gálvez ha cogido el toro por los cuernos y ofertó un abono de 60 euros para los que apostaran por esta ubicación. Es la localidad más barata de toda la Nueva Condomina. Además, para los jubilados, pensionistas, parados de larga duración y estudiantes el carné en la grada lateral cuesta solo 40 euros. Un precio inmejorable. A falta de una semana para el cierre de la campaña, el de Molins ya ha conseguido parte de lo que buscaba dado que 2.000 aficionados han apostado por la grada lateral. Entre ellos, alguna peña como Los Lizas, que se ha mudado desde el fondo sur. Con más de 30 miembros, este grupo, de marcado carácter familiar, está formado por aficionados murcianistas del barrio del Progreso, Patiño y otras pedanías de la capital: «Eran muchas las ventajas y hemos decidido cambiar. La diferencia de precio es importante y no nos importa que pegue más el sol. Toda la vida en la grada lateral de la vieja Condomina ha pegado el sol y no pasaba nada», asegura Pepe Liza, una de las cabezas visibles de esta agrupación.

«Es un abono más barato y nos da igual que nos dé el sol», dice Pepe Liza, cuya peña ha cambiado el fondo sur por la grada lateral

«Lo importante es que la gente se abone, da igual la ubicación», explica Pablo Guzmán, de las peñas

La Federación de Peñas ha sido la más perjudicada por esta medida, ya que el mayor trasvase a la grada lateral se ha producido desde los fondos. Cabe recordar que el abono detrás de las porterías cueta 80 euros para el público en general y 65 para los peñistas. Pese a todo, la agrupación que lidera Pablo Guzmán mantiene los mismos 3.600 asociados del pasado curso. «Las peñas han contrarrestado esta marcha de afiliados buscando más peñistas por toda la Región. Hemos hecho un gran esfuerzo».

El abono de la grada lateral ha sustituido al abono peñista como el más económico. «Ser peñista no era lo más barato este año y manteniendo el mismo número de afiliados se ha puesto en valor lo que significa ser peñista y la labor que realizamos», afirma Guzmán, que también recuerda que han dejado la organización los miembros de la peña Los Coloraos, la más numerosa con la que cuenta el club grana, lo que también se ha notado.

Guzmán no quiere crear polémica. «Es evidente que la imagen era lamentable y entiendo que el club haya querido potenciar esa ubicación, pero el fondo sur seguirá siendo el auténtico motor de la Nueva Condomina. Lo importante es que la gente se abone al Real Murcia, da igual la ubicación que elija. Hay muchos aficionados que han decidido cambiar de ubicación por el precio, porque eran pensionistas o jubilados», dice Guzmán.

Superar el registro de 2011

El Real Murcia cerró las taquillas en la tarde de ayer con más de 9.000 abonados, una cifra que el club grana no alcanzaba desde la temporada 2011-12, justo después del ascenso a Segunda de Iñaki Alonso. Entonces, aglutinó 10.002 socios. En el curso 2012-13, con Siviero en el banquillo grana, fueron 7.785 socios, solo 35 menos que a la campaña siguiente, cuando el club grana atrajo a 7.820 seguidores.

Fue la última campaña de los granas en Segunda, que aún perdieron más masa social en los tres siguientes ejercicios. Tras el descenso administrativo el Murcia hizo 6.794 socios. Un año más tarde, y también con Aira en el banquillo, fueron 5.127, la cifra más baja desde la construcción de la Nueva Condomina. Al año siguiente, tras la muerte de Samper y con Martínez Abarca y un grupo de murcianos tirando del carro, el Murcia volvió a elevar su masa social hasta los 7.033, cifra inferior a los 7.800 abonados que aglutinó Raúl Moro.

El presidente impone su criterio y frena la marcha de Juanma

Fue una de las noticias más llamativas de la pasada semana. Juanma Bravo, una de las perlas de la cantera grana y centrocampista que brilló en la pretemporada, se quedaba sin ficha para el primer partido de Liga. La secretaría técnica encabezada por Toni Hernández abrazaba la idea de hacer caja por un jugador seguido por varios clubes de Segunda y Primera, como Osasuna, que estaba dispuesto a incorporarlo a su filial.

Pero en las últimas horas todo ha dado un giro. Víctor Gálvez, presidente de la entidad, ha decidido no desprenderse del jugador, ni cedido ni traspasado. El oriolano quiere que Juanma Bravo sea un ejemplo a seguir para el resto de canteranos y, finalmente, ha impuesto su criterio en un asunto escabroso. La decisión está tomada y a menos que a las oficinas de la Nueva Condomina llegue una oferta irrechazable por el jugador, Bravo estará disponible para el choque ante el Villanovense. El Real Murcia ya ha inscrito al jugador en la primera plantilla, que cuenta con 20 jugadores.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos