«Hablar ahora de lo que pasará en junio es perder el tiempo»

José María Salmerón, ayer, en la Nueva Condomina. /Nacho García / AGM
José María Salmerón, ayer, en la Nueva Condomina. / Nacho García / AGM

Salmerón ya dirige al Murcia: «Entrené al Alavés y sé lo que es estar en una ciudad que piensa entera en un solo equipo». El nuevo técnico grana se centrará en la recuperación psicológica de la plantilla durante sus primeras sesiones

ALBERTO GÓMEZMURCIA

José María Salmerón tuvo ayer su primer contacto en su nueva casa profesional. El entrenador del Real Murcia hizo gala de sosiego y templanza y prometió «trabajo diario». El técnico almeriense vio a parte del equipo grana en acción en el amistoso que jugó hace dos días en las instalaciones de La Manga Club contra el Goa de India, en el que ganaron los granas por 2-1 con goles de Nadjib y Jordan Domínguez. Hoy será el primer día de Salmerón al frente de la plantilla desde el verde. Dirigirá su primer entrenamiento en Cobatillas pensando en el partido del próximo domingo en el campo del San Fernando. Ayer, el ex del UCAM y Deseado Flores, director deportivo pimentonero, trabajaron en las oficinas de la Nueva Condomina aprovechando que la plantilla tenía día de descanso.

Salmerón no vuelve a Murcia solo. Lo hará con su preparador físico. Aunque no detalló su identidad, durante su etapa en el UCAM actuó en esta función el madrileño Alberto Peribáñez. Coincidió con el técnico grana en la temporada 2012-13 cuando ambos estaban en el Fuenlabrada. El nuevo inquilino del banquillo murciano dejó la puerta abierta a que llegue al organigrama técnico más gente de su confianza. «Hay que hablar más», apuntó. Por otra parte, Salmerón no quiere que el inicio tan convulso que está teniendo el Real Murcia este ejercicio condicione el futuro más inmediato de la entidad. «Es normal que genere ansiedad que un equipo de la dimensión del Murcia esté en Segunda B, pero debemos ir paso a paso».

No ocultó el preparador de Almería que «vengo a un club exigente, que es grande y fuerte en el ámbito nacional». Confesó que «Murcia es una ciudad que me encanta» y transmitió «mucha ilusión» por poder empezar hoy a trabajar. Salmerón también tuvo palabras para la afición en su puesta de largo como entrenador murcianista. «La masa del equipo es espectacular, es un entorno de Primera División». De hecho, Salmerón involucró a equipo, cuerpo técnico, directiva, aficionados, medios de comunicación y toda la ciudad para «que juntos podamos lograr el objetivo».

El exentrenador del UCAM se defendió y negó que fuera un preparador defensivo: «Se te ponen muchas etiquetas»

Trabajo psicológico: «Es normal que haya ansiedad en un equipo de esta dimensión, pero vayamos paso a paso»

La entidad: «Sé que vengo a un club exigente, grande y fuerte»

A nadie se le escapa que la única meta posible para el Murcia esta temporada es lograr el ascenso a Segunda. Aun así, el técnico grana optó por la mesura y afirmó que «no merece la pena pensar ahora en lo que va a pasar en mayo o junio. Eso es perder el tiempo». En su opinión, «solo hay que pensar en el partido en San Fernando y después en el siguiente encuentro, e ir así semana a semana». No escondió que «yo vengo a ganar partidos y estoy tranquilo porque hay mucho tiempo para lograr los objetivos marcados».

Tiempo suficiente

En la misma línea, manifestó que «es como si partiéramos de cero porque tenemos por delante tiempo suficiente». Salmerón se alejó de las soluciones milagrosas y puso los pies en la tierra para señalar que «no tengo una varita mágica». Desde hoy, toma las riendas de una plantilla a la que calificó como «muy buena, pero que está en situación difícil por un cúmulo de aspectos». Lo cierto es que el Murcia solo ha ganado dos partidos de nueve en Liga y ocupa en la clasificación un discretísimo puesto trece que le lleva a estar cerca de la zona de descenso.

Salmerón ya conoce Murcia. Hasta diciembre del año pasado estuvo al frente del UCAM, pero no tuvo reparos en asumir que la presión que rodea al Real Murcia es diferente que la que tienen los universitarios. Sin embargo, el entrenador pimentonero tiró de currículo y recordó que «ya estuve con anterioridad en Vitoria entrenando al Alavés en Segunda y sé perfectamente lo que es estar en una ciudad que piensa entera en un único equipo. Aquí lo importante es que todo el mundo dé el máximo para que el club esté en la categoría que le corresponde».

El inicio tan discreto de Liga que está cuajando el equipo murcianista en los primeros meses de competición ha empezado a pasar factura a los jugadores de la plantilla en el plano mental, una cuestión que también detectó el entrenador Víctor Basadre durante los dos partidos que estuvo al frente del cuadro grana. Este asunto también preocupa a Salmerón y por eso indicó que «esta semana vamos a recuperar a los jugadores psicológicamente».

A lo que restó importancia el técnico andaluz es a las críticas que está recibiendo el equipo por su endeblez defensiva y por haber encajado algún gol en diez de los doce encuentros oficiales que lleva disputados entre Liga y Copa. Para Salmerón «se habla mucho de lo defensivo, pero el fútbol es todo. Influyen la plantilla, el trabajo diario y muchas cosas. Yo quiero que el equipo sea generoso en el esfuerzo y domine todas las fases del juego, que sea fuerte en las transiciones de ataque y de defensa».

Al respecto, aprovechó para negar que él sea un entrenador defensivo. «Se te ponen muchas etiquetas», lamentó.

Renato es el elegido para cubrir la baja de Curto

La dirección deportiva del Real Murcia cree que ha encontrado en sus bases al candidato idóneo para cubrir la baja de Víctor Curto, lesionado durante el encuentro contra el Marbella del pasado domingo, en el primer equipo grana. Las confianzas están depositadas en Renato, un delantero brasileño de 20 años que lleva 4 goles con el Imperial en las 9 jornadas que se llevan disputadas en Tercera. El ariete carioca vio puerta en los encuentros que el filial murcianista disputó contra Muleño, Huércal-Overa y La Unión.

El joven futbolista, formado en categoría juvenil en el Ranero, es el ojo derecho de Deseado Flores. El consejero-delegado del Murcia habla maravillas del jugador, al cual fichó el verano pasado desde el Cartagena B después ser el máximo goleador del filial del Efesé la temporada pasada, en la que logró el ascenso a Tercera desde Preferente.

Renato tiene tres años de contrato con los granas y antes de llegar a la ciudad del Segura participó en la pretemporada del Cartagena a las órdenes de Alberto Monteagudo, técnico albinegro. El Efesé amenazó con denunciar al Real Murcia por entender que Renato tenía un año más de contrato en el Cartagonova.

Fotos

Vídeos