'Invasión' grana en un choque vital

Miles de aficionados granas, en Valencia este domingo. /@realmurciacfsad
Miles de aficionados granas, en Valencia este domingo. / @realmurciacfsad

El Real Murcia, que no sabe si podrá contar con Golobart, visita Mestalla cargado de moral y con el aliento de casi 4.000 aficionados

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

El Murcia juega hoy otra final. Esta temporada se ha convertido en algo rutinario para el equipo grana, que desde hace meses se mueve en la cuerda floja. En Mestalla, con el calor de sus aficionados muy cerca, el equipo de Mir se medirá a un Valencia B que no tiene nada que perder y que en su haber cuenta con una gran capacidad goleadora, mientras que su principal defecto es la falta de contundencia atrás. El equipo de Curro Torres, que vistió una campaña la camiseta grana, ha marcado en Liga y 'playoff' trece goles más que el Murcia (65 frente a 52), pero a la vez ha recogido el balón de su propia portería 17 veces más que los granas (48 frente a 31).

Pero el Murcia, independientemente de las virtudes futbolísticas de su rival y de las suyas propias, se tiene que agarrar a la heroica, aprovechar que va con el viento a favor y que 4.000 de sus aficionados (el desplazamiento de murcianos más multitudinario de los últimos 35 años) tirarán de él en los momentos complicados. El murcianismo está enrabietado por el castigo al que ha sido sometido el Murcia en las últimas temporadas y está ansioso por saborear la mayor alegría a la que puede aspirar: el ascenso a Segunda, un edén en el que sus problemas podrían comenzar a solucionarse. El conjunto grana aún tiene un largo camino que recorrer y hoy deberá sacar un resultado positivo en la ida de la segunda ronda de las eliminatorias por el ascenso. El escenario, un campo de Primera, es el ideal. El lugar perfecto para mostrar que va en serio en este 'playoff' y que no hay rival que se pueda interponer en su camino.

Vicente Mir tiene una gran duda que le ha quitado el sueño esta semana. El técnico valenciano, a escasas horas para que arranque el partido de ida de la segunda eliminatoria de ascenso a Segunda, aún no sabe si podrá utilizar a Golobart, uno de sus bastiones defensivos. Aquejado de una fascitis plantar, el central catalán no ha entrenado con normalidad esta semana y solo se ejercitó el jueves en el partidillo en el que el técnico grana suele probar el once que pone el domingo. Fue la única vez que Golobart, que jugó con los titulares, se dejó ver junto a sus compañeros ya que el resto de la semana ha entrenado a menos ritmo. Incluso ayer, en la última sesión antes de viajar a Valencia, Golobart se ejercitó en el gimnasio e hizo después algo de carrera continua sobre el césped.

La prueba más inequívoca de que Golobart será duda hasta el final es que Mir se ha llevado a Valencia a 19 jugadores, uno más de los que le permite la convocatoria oficial, con lo que el técnico grana apurará las probabilidades de que Golobart juegue hasta el final. Si juega, lo hará infiltrado, como en la segunda parte del choque ante el Pontevedra en la Nueva Condomina, cuando un choque con un contrincante le produjo mucho dolor. Lo curioso de la lista de convocados de Mir es que no incluye a Fran Morante, el otro central derecho de la plantilla, con lo que ha diseñado otro plan para sustituirla.

Una opción es que Borja Gómez, un central izquierdo, lo sustituya, aunque Mir prefiere que Armando juegue como central gracias a su polivalencia. En caso de hacer este movimiento, Adri Cruz o Diego Benito podrían volver a la medular, mientras que durante la semana Mir ha dejado entrever la titularidad de Elady y Rayco. En el cuadro valencianista la principal duda por molestias es Aridai, su máximo goleador con 15 tantos, aunque el filial valencianista tiene otros futbolistas determinantes como los murcianos Grego Sierra y Rafa Mir, vitales para Curro Torres, un técnico que ha dicho que «el Murcia tiene la obligación de ganar, nosotros solo de disfrutar».

Fotos

Vídeos