Fútbol | Segunda B

Llega el Melilla tras una semana agitada

Salmerón, técnico del Real Murcia, dirige un entrenamiento en las instalaciones de Cobatillas./Vicente Vicéns / AGM
Salmerón, técnico del Real Murcia, dirige un entrenamiento en las instalaciones de Cobatillas. / Vicente Vicéns / AGM

El Murcia recibe hoy a un rival directo, después de unos días marcados por el cabreo de Ribas. Los granas no inscribieron hasta el viernes a Molo y Carlos Martínez, circunstancia que generó inquietud en el vestuario de Cobatillas

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

El Real Murcia tiene este mediodía un partido vital para sus aspiraciones de afianzarse en el 'playoff' y, de paso, seguir mirando al liderato. Además de los tres puntos en juego que, de ganar, permitirían al equipo de Salmerón conservar la cuarta plaza y aspirar a escalar hasta la tercera o la segunda en función de los resultados del Marbella y el Extremadura, ganando hoy el Murcia dejaría tocado a un rival directo. Si el conjunto grana tumba al Melilla en la Nueva Condomina sería un paso atrás para los norteafricanos.

Y es que el cuadro que dirige Manolo Herrero ocupa actualmente la sexta plaza de la clasificación, pero se encuentra a solo tres puntos del equipo grana. De hecho, en caso de revés para los de Salmerón, el Melilla empataría a puntos con los murcianos y, gracias a los enfrentamientos directos, le superaría en la clasificación ya que en la ida el resultado fue de empate a cero. El equipo que pierda hoy, si es que no se da el empate, retrocedería en sus aspiraciones de meterse entre los que jugarán las eliminatorias de ascenso.

Los números del Melilla dicen que es un contrincante peligroso para el Murcia. De hecho, de las últimas cinco semanas solo ha perdido en una, cuando cayó en casa ante Las Palmas Atlético, un rival de la parte baja. Los otros cuatro partidos los solventó con victoria, incluyendo los que ganó como local ante el Granada B y el Cartagena, dos rivales de la zona alta. El Melilla siempre dispone de un presupuesto alto, y esta temporada ha incorporado a futbolistas con experiencia y calidad como Juanma Espinosa, Yacine (ambos con 6 goles) y Boateng, un futbolista cargado de calidad.

El Melilla ganó cuatro de los últimos cinco partidos; el Murcia no ha perdido en las últimas ocho jornadas y en seis no encajó un gol

Pero el problema para los granas es que este choque, que llega después de una racha de ocho jornadas sin perder de las que en seis acabó con la portería a cero, tiene lugar en pleno vendaval de noticias que no tienen nada que ver con lo que pasa en el césped. Después de ganar con solvencia en El Ejido, el conjunto de Salmerón tiene que jugar otro partido vital, en plena remontada, muy pendiente de lo que pasa fuera del terreno de juego. Lo principal, la promesa del nuevo gestor de la entidad grana de pagar las dos nóminas pendientes antes del próximo martes 31 de enero. Futbolistas como Biel Ribas ya ha amenazado con marcharse del club gracias a que su contrato se lo permite en caso de impagos, mientras que otros futbolistas están igual de cansados.

Inscripción con suspense

Además, Salmerón ha pasado toda la semana pendiente de qué iba a ocurrir con Molo y Carlos Martínez, los dos primeros futbolistas que ha fichado el Murcia en el mercado invernal y que no fueron inscritos en la federación murciana hasta el mediodía del viernes, justo después de que la federación española certificara y desbloqueara la situación del Murcia, que abonó 110.000 euros para levantar las denuncias del Betis de Valladolid (15.000), Sanlúcar y sus ayudante (30.000) y algunos exfutbolistas del Murcia (65.000). Una situación de tensión que no habrá dejado entrenar al cien por cien a Molo y Carlos Martínez y que ha tenido preocupado al entrenador grana. Además, para colmo, incluso la formación del nuevo Consejo grana puede haber distraído a un vestuario que suspira para que llegue la estabilidad al club, después de varios años convulsos.

Por lo tanto, el Melilla y los problemas extradeportivos son los principales rivales de un Murcia que puede hacer debutar a Molo en el centro de la defensa y a Carlos Martínez en puesto de un Santi Jara que sigue de baja tras ser operado de apendicitis. Forniés puede volver, tras cumplir sanción, al lateral izquierdo, mientras que Fede Vega, tras brillar en El Ejido, podría seguir en el derecho. Juanma Bravo también podría jugar de inicio en el centro del campo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos