Fútbol | Real Murcia

Manolo, goleador de un Murcia con brillo

Manolo, con la camiseta grana, defendido por un jugador del Recreativo, el 23 de diciembre de 1985.
Manolo, con la camiseta grana, defendido por un jugador del Recreativo, el 23 de diciembre de 1985. / Tomás

La entidad grana, aprovechando la visita del Cacereño en la Copa, rendirá tributo a uno de los grandes iconos de su historia. «Murcia siempre será una ciudad y una afición especial, que llevo en el corazón y que me dio la oportunidad de debutar en Primera», dice el exfutbolista extremeño

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

murcia. Recordar la figura de Manuel Sánchez Delgado 'Manolo' traslada a los aficionados murcianos a la década de los ochenta del siglo pasado, el periodo más brillante de la historia del club grana. Entonces, el Real Murcia era un equipo temido y respetado en Segunda, candidato por mandato al ascenso a Primera cada verano, y cuyo principal error fue no crear la estructura necesaria ni los cimientos para asentarse en la élite del fútbol español.

En aquellos años, en los que figuras como Guina, Moyano y Figueroa vistieron la camiseta grana, el Real Murcia supo fijarse en un joven extremeño, que jugaba de delantero en el Cacereño y cuya mayor virtud era su inteligencia para rondar el gol. No era un delantero fornido, pero ganaba con facilidad la partida a las defensas contrarias. Era habilidoso, ingenioso y audaz. Y aunque Manolo solo estuvo tres campañas vistiendo la camiseta del Real Murcia, ha quedado grabado como uno de los grandes jugadores de la historia grana

Mañana, el club que preside su paisano Raúl Moro, rendirá homenaje a este delantero, que tendrá el corazón dividido entre el equipo que le vio nacer y el que lo catapultó al estrellato. Ambos se miden en Copa: «En el Murcia pasé tres años muy buenos. Agradezco el detalle, el gesto y el reconocimiento. Son dos equipos muy importantes en mi vida. En el Cacereño nací y crecí, y el Murcia me dio la oportunidad de debutar en Primera y alcanzar una madurez clave para llegar al Atlético de Madrid y a la selección».

Ambos equipos, por historia, deberían estar en otra categoría: «Gane quién gane voy a estar contento porque son dos equipos que quiero. Son las circunstancias. Ambos deberían estar en una categoría superior. Yo con el Murcia estuve un año en Segunda y dos en Primera, y por ciudad, afición y tradición debería estar más arriba. Hay que intentar que vuelva cuanto antes».

El Murcia fichó a Manolo antes de 1985, pero fue cedido al Sabadell para que pudiera cumplir con el servicio militar. En la campaña 1985-86 aterrizó en el Murcia, en Segunda, que tenía el objetivo del ascenso: «Recuerdo siempre el cariño de la afición. Llegué a Murcia siendo un crío, con 20 años, y me fui dejando grandes amigos. Tengo grandes recuerdos. A nivel personal se portaron conmigo muy bien, no tengo ninguna queja y siempre llevaré a Murcia en el corazón. Mejoré en el aspecto deportivo, y también en el humano».

En su estreno de grana consiguió el ascenso a Primera, colaborando con 8 goles, mientras que en las dos siguientes hizo 20 en Primera con el Murcia. Recuerda a muchos de los que le ayudaron: «El ascenso lo conseguí con Vicente Carlos Campillo, pero también tuve como entrenador a Benítez, a Dunai y a Kubala. De compañeros tuve muy buena relación con Manu Núñez, Vidaña, Juanjo, Pérez García, Guina, Moyano, Campello, Eugenio, Herrero y Miguel Sánchez, que era un capitán fantástico. Y muchos más. Ojalá pueda darles un abrazo mañana».

Goles históricos

En la retina de los aficionados murcianos hay dos goles que se quedarán grabados para siempre: «Fueron los dos tantos más espectaculares que he conseguido en mi trayectoria deportiva. El que marqué de chilena desde el borde del área fue en el año 1986, al Athletic. Fue el primero de un partido que ganamos 2-0. El segundo llegó en un Real Murcia-Real Madrid que acabó empate a uno, y lo hice también de chilena. Fue un centro de Miguel Sánchez, Eugenio me la puso de cabeza y yo batí a Buyo. Fueron momentos inolvidables. En aquella etapa fui feliz, viví una época muy bonita del Murcia».

Manolo ha vuelto más de una vez a una ciudad que le catapultó al Atlético de Madrid a cambio de 80 millones de pesetas, y después a la selección española: «Cuando regreso a Murcia me gusta pasear por Platería, Alfonso X y la Plaza de las Flores. Recuerdo también cuando íbamos a comer todos los jugadores solteros al Mesón de Luis, en Centrofama», dice Manolo con nostalgia.

Más

Fotos

Vídeos