Mauricio García de la Vega toma el mando

Mauricio García de la Vega charla con Deseado Flores en las oficinas de la Nueva Condomina, ayer./Edu Botella / AGM
Mauricio García de la Vega charla con Deseado Flores en las oficinas de la Nueva Condomina, ayer. / Edu Botella / AGM

El mexicano llega a Murcia antes de lo previsto; ya se ha reunido con Hacienda y se prepara para hacer frente a los pagos más urgentes, entre ellos el de las nóminas pendientes. «No quiero cambiar nada; para sacar esto adelante tenemos que trabajar todos», dijo el nuevo gestor grana a sus empleados

José Otón
JOSÉ OTÓNMurcia

Dicen los que ya han tratado con él que Mauricio García de la Vega es un hombre educado y agradable en el cara a cara, y que, además, es una persona firme y realista en sus convicciones. Todos los que ya le han estrechado la mano también han captado que no se anda por las ramas y que se ha puesto a trabajar en el Murcia desde el minuto uno, una semana antes de la fecha en la que tenía prevista su llegada. De hecho, sorprendió el pasado martes a todos los empleados del club, a los que no dudó en reunir para lanzarles un mensaje claro: «No tengo intención de cambiar nada, pueden estar ustedes tranquilos, pero para sacar esto adelante tenemos que trabajar todos juntos», dijo. Mauricio García de la Vega dedicó sus primeras horas a los mandos del Murcia a encerrarse en su despacho con Deseado Flores, mano derecha de Raúl Moro y encargado de diseñar la actual plantilla grana. Ayer, además de hacer trabajo de despacho, bajó al césped de la Nueva Condomina para saludar personalmente a algunos de los técnicos del club grana que impartían el Clinic de Navidad grana.

En las pocas horas que lleva en Murcia, como dejó claro cuando comenzó a estudiar la compra del club antes de Navidad, Mauricio de la Vega, que ha llegado solo desde México, ha mostrado signos evidentes de que va en serio. El representante mexicano, al contrario de lo que hizo Raúl Moro, ha hecho un examen exhaustivo de las cuentas del Real Murcia, ha buscado hasta la última factura pendiente y ha diseñado sus primeros movimientos. Incluso la semana del 10 de diciembre, la del enfrentamiento entre el Murcia y el Lorca Deportiva en la Nueva Condomina, García de la Vega mantuvo una reunión con Hacienda en Murcia, a pesar de que el acuerdo aún no era total.

Una vez analizadas las cuentas del club, pronto detectó que la deuda de 15 millones con la Agencia Tributaria era el mayor obstáculo para enderezar el rumbo del Murcia. En la reunión con el fisco, aunque fue informal, hubo un punto de encuentro: el Real Murcia debía hacer frente a los pagos corrientes de la sociedad (trimestre de IVA e IRPF) y después podrían trazar las bases para un futuro acuerdo global. Un gesto, el de García de la Vega, que hace pensar que el mexicano va en serio.

Al contrario de lo que ocurrió con Moro, García de la Vega tiene previsto presentar su proyecto públicamente. Quizás el próximo lunes, en un acto que aún está por cerrar. De momento, el nuevo gestor piensa dar un paso más: quiere buscar un piso en Murcia para vivir y no alojarse siempre en un hotel (hasta ahora lo ha hecho en el JC1), como hacía Jesús Samper, por ejemplo. Incluso es posible que su hijo, que también se llama Mauricio, le acompañe en su periplo murciano. La 'era García de la Vega' ya ha arrancado, el mexicano seguía ayer por la tarde trabajando en las oficinas del club grana, y ya se prepara para hacer frente a los pagos más urgentes, como son las nóminas pendientes, la deuda con la AFE y el corriente con Hacienda. Después le tocará buscar al ascenso a Segunda.

Acuerdo por objetivos

El acuerdo entre Moro y García de la Vega será redondo si el Murcia deja la Segunda B. En el contrato existen varias cláusulas por las que Moro cobraría una importante cantidad de dinero si el club que tiene alquilado a García de la Vega llega a Segunda. También si logra plaza en Primera.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos